Destacado

Comentaristas

jun

16

La ciudad perdida de la Atl√°ntida

La leyenda cuenta que la Atlántida era una isla de grandes dimensiones que podría considerar un continente, y que fue destruída por un terremoto o tsunami que inundó totalmente sus tierras dejándola por siempre sumergida bajo las aguas y olvidada en el pasado.

Sus habitantes poseían una tecnología y cultura muy superior a la de los contemporáneos de su época y fueron decisivos en los avances de todas las culturas mundiales. Su ubicación les permitía el acceso a culturas tan dispares como la egipcia y la Maya y eran consumados viajeros, dominando con sus barcos todos los mares y océanos del planeta.

La similitud entre estructuras arquitect√≥nicas como las piramides Mayas y Egipcias, o el parecido fon√©tico de algunas palabras en culturas separadas por aguas y miles de kil√≥metros de distancia se deben seg√ļn los partidarios de la existencia de dicha isla o continente y a la influencia que los Atlantes (nombre con el que habitualmente se designa a los habitantes de la Atl√°ntida) gracias a su avanzada tecnolog√≠a marcaron culturas de todo el mundo.

La leyenda de la Atl√°ntida parte de Plat√≥n hacia el 350 a.C., el cual, en los di√°logos Timeo y Critias, cuenta la historia de una civilizaci√≥n floreciente que viv√≠a en una isla “m√°s all√° de las columnas de H√©rcules” (nombre antiguo del Estrecho de Gibraltar).

√Čl aseguraba basarse en el sabio griego Sol√≥n, que 200 a√Īos antes dec√≠a haber o√≠do en Egipto que una isla hab√≠a sido destruida “al oeste” como consecuencia de un gran cataclismo que la sumergi√≥ en las aguas en tan solo unas horas. En m√°s o menos 20 p√°ginas describe esta floreciente cultura, sus ciudades y abundancias y como debido a una afrenta a los dioses (eran adoradores de Poseid√≥n) fueron castigados y una serie de cataclismos les sumergieron en las aguas.

Los arqueólogos saben hoy que la civilización de la Atlántida, tal como la describe Platón, es muy similar a la desarrolladísima cultura minoica, que floreció durante la Edad de Bronce, hasta el siglo XV ac, en las islas del mar Egeo. La cultura minoica desapareció bruscamente alrededor de 1470 ac, y hasta ahora nadie ha podido explicar por qué. 

En cuanto a la Atlántida, los investigadores coinciden en que la Atlántida fue destruída por obra de una erupción volcánica de incalculable poder destructivo. El cráter lanzó al aire roca fundida y vomitó ceniza y piedra pómez sobre las embarcaciones hacinadas de la posible Atlántida; la gente de los barcos, imposibilitada de escapar, sufrió una muerte lenta, horrible, mientras el torrente de lava ardiente crecía y hacía irrespirable la atmósfera.

La  agonía terminó con la llegada de una ola gigantesca, tal vez de 60 metros de altura, que barrió la isla y destrozó las embarcaciones. La enorme ola, que viajaba a más de 240 kilómetros por hora, alcanzó pronto las costas y el agua arrasó todas las ciudades y aldeas a lo largo de la costa septentrional.

Tambi√©n se ha propuesto una teor√≠a seg√ļn la cual la lluvia de cenizas provocada por el volc√°n habr√≠a sido responsable de las plagas que azotaron Egipto y en las cuales se bas√≥ el relato b√≠blico. La lluvia de cenizas abarc√≥ un √°rea de m√°s de 16,000 kil√≥metros cuadrados.

David un lector del blog nos ha dejado este interesante video espero que lo disfruten.

Votación: 3.1/5 (979 votos cast)
Artículos relacionados:
La Atl√°ntida, ¬ŅMito o Realidad?



Por Pedro (63.542 vistas)

  Recomendarías este post? Vote down Vote up

45 Respuestas

Informaci√≥n Bitacoras.com…

Valora en Bitacoras.com: La leyenda cuenta que la Atl√°ntida era una isla de grandes dimensiones que podr√≠a considerar un continente, y que fue destru√≠da por un terremoto o tsunami que inund√≥ totalmente sus tierras dej√°ndola por siempre sumergida b…

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

[...] del Tri√°ngulo de las Bermudas, tambi√©n a los que relacionan el misterio con otro fenomeno como La Atlantida pueden seguirlo pulsando sobre el link. please wait…Votaci√≥n: 4.4/5 (93 votos cast) Art√≠culos [...]

Hola por favor revisa estas fotos de piramides recien encorntradas en Peru, tienen cubiertas de piedra cuarzo.
Y espero tu opinion gracias.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola Eduardo, las piramides no tienen nada que ver con la Atl√°ntida….

No entiendo tu comentario…

Votación: 2.9/5 (669 votos cast)

la atlantida se undio por un movimiento natural de la tierra

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola Alejandro,

Muchas son las teorias que se juntan al hablar de la desaparicion de la Atlantida, pero algo relacionado con lo sísmico fue el desencadenante

Un saludo

Votación: 2.9/5 (651 votos cast)

La Atlantida existe lo unico que esta tapada por hielo en el polo cuando llegue el 21/12/2012 vamos a poder ver (algunos) la belleza de la Atlantida sepulatada hace miles de millones de a√Īos.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola Damian,

Ojal√° sea cierto y la podamos ver…. seguro que nos ayuda a comprender muchas cosas que ahora no entendemos, ya que era una civilizaci√≥n muy avanzada para su tiempo..

Un saludo

Votación: 2.9/5 (670 votos cast)

Ya que estamos en un espacio de Tarot sería bueno que alguien lance las cartas en una cruz celta para ver si la Civilización Hidráulica de los Antis es Atlantis.
http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY
Lo que sí es seguro es que todo lo mostrado en los Antis es 100% real y en ello se incluye la isla de los Anillos concéntricos, que tienen estructuras humanas en su interior y todo lo que se muestra en el video.
Si es Atlantis, bien. Si no lo es, bien también, ya que los mapas precolombinos son completamente reales y en ellos se muestran decenas de ciudades circulares, aunque solo unu tiene graficado los tres puertos externos.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola David,

Gracias por tu aportación hemos incluido el video del enlace en el articulo para que lo disfrute todo el mundo!!

Muchas gracias

Votación: 3.0/5 (730 votos cast)

Si quieren entretenerse un poco con la Civilización Hidráulica de los Antis.
Abran Google Earth y utilizando la herramienta de medir coloquen un punto en el Estrecho de Gibraltar ‚ÄúColumnas de H√©rcules‚ÄĚ y el otro punto en el lago Rogagua, que se encuentra en la sabana de los Musus, o sea en el Departamento de Beni, Bolivia.
La idea no es medir ninguna distancia, sino que vean como los bordes de las megalagunas rectangulares de los Musus forman una línea recta con el Estrecho de Gibraltar y la desembocadura del Amazonas.
No solo estoy hablando de las lagunas que se encuentran entre los ríos Beni y Mamoré, sino que lo mismo ocurre con la dirección de las lagunas orientales del Mamoré y las que se encuentran al sur de San Pablo.
Espero que se diviertan con las rarezas del corazón de la nesos sudamericana.
Salu2,
David Antelo
P.D: Las mega lagunas rectangulares de los Antis son 100% reales y nada tienen que ver con alg√ļn efecto del sonar.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Plat√≥n expone claramente en el Timeo y el Critias que Atlantis se hallaba localizada justamente “ante la boca” (pro tou stomat√≥s) de las “Columnas de H√©rcules”, junto a Gadeira, nombre con el que era conocida C√°diz en la Antig√ľedad Cl√°sica. La expresi√≥n “pro tou stomat√≥s”, “ante la boca (o embocadura)”, como bien ha demostrado el investigador hispanocubano Georgeos D√≠az-Montexano, solamente fue usada por los autores griegos para se√Īalar algo que se hallaba muy pr√≥ximo, “ante las puertas”, “a la vista”; desde unos pocos cent√≠metros hasta no m√°s de unos 20 km de distancia. Por consiguiente, es absolutamente imposible (entre otras muchas razones de peso, y de sentido com√ļn) que Atlantis estuviera en un lugar tan lejos de Gibraltar como lo est√° Am√©rica del Sur (y otros remotos lugares del Mundo). Sin duda alguna, Atlantis solamente pudo hallarse en Iberia misma o en parte de esta y Marruecos, o muy pr√≥xima a ambas; en cualquier caso, como muy lejos a la altura de las Islas Madeira.

Otra evidencia que apoya la identificaci√≥n de la Atl√°ntida con la N√™sos Iberia, es la descripci√≥n que leemos en el Critias 113-114, de como Poseid√≥n dividi√≥ la N√™sos en 10 provincias o regiones, y como una de estas 10 regiones se hallaba junto a las mismas Columnas de H√©rcules y se llamaba Gadeira, o sea, C√°diz. Como bien demuestra D√≠az-Montexano, el √ļnico lugar en todo el planeta tierra donde siempre han existido unas Columnas de H√©rcules, junto a un pi√©lago o golfo Atl√°ntico (t√©rminos que usa Plat√≥n), y junto a una regi√≥n llamada Gadeira, es la misma √°rea geogr√°fica del entorno del actual Estrecho de Gibraltar.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola Jose Manu,

Gracias por tu aportacion.

Recibe un cordial saludo

Votación: 3.0/5 (709 votos cast)

Ilustre JoseManu:
No es correcto afirmar que:
-o-
Plat√≥n expone claramente en el Timeo y el Critias que Atlantis se hallaba localizada justamente ‚Äúante la boca‚ÄĚ (pro tou stomat√≥s) de las ‚ÄúColumnas de H√©rcules‚ÄĚ; junto a Gadeira, nombre con el que era conocida C√°diz en la Antig√ľedad Cl√°sica. La expresi√≥n ‚Äúpro tou stomat√≥s‚ÄĚ, ‚Äúante la boca (o embocadura)‚Ä̂Ķ, solamente fue usada por los autores griegos para se√Īalar algo que se hallaba muy pr√≥ximo, ‚Äúante las puertas‚ÄĚ, ‚Äúa la vista‚ÄĚ; desde unos pocos cent√≠metros hasta no m√°s de unos 20 km de distancia.
-o-
Esta es una INTERPRETACI√ďN del Sr. Diaz-Montexano y no una DEMOSTRACI√ďN, ya que las traducciones de los textos de Plat√≥n a otros idiomas, no especifican si se trataba de 20 cm, 20 km o 200 millas‚Ķ Lo que quiere decir que para aceptar la versi√≥n propuesta se debe suponer que todos los traductores (Exceptuando obviamente a Diaz-Montexano) eran una tropa de cretinos que no ten√≠an idea del griego antiguo.
Si de ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ se trata el asunto, mejor es que no confundamos INTERPRETACI√ďN con DEMOSTRACI√ďN, ya que la distancia es inmensa y la abrumadora mayor√≠a de traducciones de los textos de Plat√≥n, (A la lengua viva que nos d√© la gana, excepto la de Montexano), simplemente dice que la famosa nesos se encontraba en frente de‚Ķ, sin indicar ninguna distancia.
En cuanto al nombre del gemelo del primer Rey, tampoco nos olvidemos que el ilustre Diaz-Montexano no demuestra NADA, sino que simplemente interpreta lo siguiente:
El texto de Plat√≥n dice que: ‚ÄúAl gemelo que naci√≥ despu√©s de √©l, al que toc√≥ en suerte la parte externa de la ‚Äúnesos‚ÄĚ, desde las columnas de Heracles hasta la zona denominada ahora en aquel lugar Gadirica, le dio en griego el nombre de Eumelo, pero en la lengua de la regi√≥n, Gadiro. Su nombre fue probablemente el origen del de esa regi√≥n.‚ÄĚ
Es decir, el Rey Gadiros se transformó en Cádiz, interpreta Diaz-Montexano.
Si leemos bien el texto, con el ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ que dice tener el Sr Diaz-Montexano no nos podr√≠amos hacer los locos con las cotas, salvo que seamos poco rigurosos o unos fil√≥logos militantes que ajustamos los datos a nuestra regalada gana.
Si se utilizan los t√©rminos ‚Äúdesde‚ÄĚ y ‚Äúhasta‚ÄĚ, queda claro que las Columnas de Heracles no se encuentran en la regi√≥n llamada Gadirica y seg√ļn las traducciones del 99% de cretinos, (Salvo Diaz-Montexano, que es el √ļnico que sabe traducir), la regi√≥n de Gadiro es la parte externa de la gran nesos, que debe contener una nesos de anillos conc√©ntricos con medidas geofr√°ficas precisas, que nada tienen que ver con la filolog√≠a, sino con la geograf√≠a.
Si de MOSTRACIONES estamos hablando, no nos podemos hacer los pengas si a alg√ļn fil√≥logo le afirmo que en frente de las Columnas de Heracles existe una gran Nesos mayor que la Libia y el Asia de la antig√ľedad, que en su centro hay una Nesos de anillos conc√©ntricos con las mismas medidas egipcias descritas por Plat√≥n y que dista a 50 estadios de un mar interior completamente rodeado por tierra firme y que de yapa tiene delfines‚Ķ Pero como el fil√≥logo puede seguir jodiendo con Cadiz, puedo decir que la parte externa de la gran nesos tiene una inmensa regi√≥n cuyos habitantes se llaman Guajiros, cuyo nombre, (por Divina Providencia), se puede relacionar con Gadiro. Es m√°s, las obras hidr√°ulicas en la zona de los Guajiros son similares a las que se encuentran en el centro de la gran nesos descrita anteriormente, adem√°s de su cer√°mica, sus lomas, sus obras hidr√°ulicas, su lenguaje, sus genes y sus mapas precolombinos.
Ilustre Sr. JoseManu. Por favor le ruego ponerse en contacto con su maestro Diaz-Montexano para preguntarle si en alguno de los lugares que él propone como Atlantis (Que son cerca de una decena), ha encontrado una isla de anillos concéntricos cuyo centro mida 5 estadios, rodeada de un canal de agua de 1 estadio egipcio de ancho. Esa isla debe estar rodeada de una banda de tierra de 2 estadios de ancho, seguida por una extensión igual de agua que está limitada por una banda circular de 3 estadios de ancho de tierra, seguida de una de agua similar a la anterior.
No se olvide que en la isla del √ļnico NO-CRETINO del planeta, (El Sr. Diaz-Montexano), debe haber murallas que rodean la isla, tampoco se olvide que la isla debe estar bajo el agua a poca profundidad y dentro de ella deben haber manantiales de agua fr√≠a y agua caliente, como dice Plat√≥n‚Ķ Tampoco se olvide de preguntarle por los tres puertos externos y las d√°rsenas huecas dobles en el interior, adem√°s de los puentes que se nombran en el relato de Plat√≥n.
Sr. JoseManu, le voy a simplificar la figura. Una cosa es una Atlantis filol√≥gica y otra muy distinta es una Atlantis geogr√°fica, ya que ni por asomo el Sr. Diaz-Montexano ha encontrado nada que cuadre con la descripci√≥n antes dada. Y cuando digo NINGUNA no quiero que ning√ļn fil√≥logo me interprete como que quise decir ‚Äúal lado de una‚ÄĚ o a 20 km de otra, sino que el Sr. Diaz-Montexano no ha entregado ni media nesos que tenga la descripci√≥n antes nombrada, mientras que en la NO-Atl√°ntida de los Antis, s√≠ existe una nesos real que cumple al pie de la letra con lo descrito anteriormente. Pero‚Ķ, no hay por qu√© preocuparse, ya que no es Atlantis, sino la NO-ATLANTIS o una simple nesos de anillos conc√©ntricos, construida por humanos, que se encuentra ubicada en el centro de una sabana rectangular de forma oblonga, rodeada de monta√Īas que llegan hasta el mar y donde floreci√≥ la Civilizaci√≥n Hidr√°ulica de los Antis, que dicho sea de paso, no tiene nada de mitol√≥gica e irreal, como s√≠ podr√≠a cuestionarse el relato de Plat√≥n.
Quisiera saber qué explicación filológica se encuentra a lo siguiente:
‚ÄúEsta zona de la nesos estaba de cara al viento sur, de espaldas a la constelaci√≥n de la Osa y protegida por el viento del norte‚ÄĚ.
Hace unas horas atr√°s estaba en Europa y les juro que la Osa no estaba de espaldas y, por las veces que me he cruzado de hemisferio, les puedo asegurar que el Norte es un viento fr√≠o, mientras que ‚Äúde espaldas a la Osa‚ÄĚ, el Norte es c√°lido y en el centro de la Nesos de los Antis, resulta que es el viento predominante, sobre todo, de cara al viento sur, donde se encuentra la nesos de anillos conc√©ntricos, con muros y estructuras en sus nesos circulares y que dista a 50 estadios egipcios de un mar interior donde viven delfines.
Yo s√© que hay que ser cretino para considerar que la ausencia de evidencia puede ser considerada como evidencia de ausencia, pero igual de cretino ser√≠a aquel que considera la ausencia de evidencia como evidencia de existencia. Lo que quiere decir que cerca de una decena de ubicaciones propuestas por el ilustr√≠simo Diaz-Montexano no pasan de ser una filol√≥gica INTERPRETACI√ďN que no coincide con la descripci√≥n geogr√°fica de una nesos de anillos conc√©ntricos. Lo que las convierte en un juego de palabras en el cual NO SE DEMUESTRA NADA y para ello uno de los primeros supuestos de base que se debe asumir; es que el 99% de los traductores eran un regimiento de INEPTOS, salvo el ilustr√≠simo y sabio Diaz-Montexano.
Sr. JoseManu. Si el argumento fuerte de su demostraci√≥n se basa en que ‚Äúla ausencia de evidencia puede utilizarse como evidencia de existencia‚ÄĚ no est√° siguiendo el ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ del iluminado Diaz-Montexano y si quiere hablar de una DEMOSTRACI√ďN o una hip√≥tesis no filol√≥gica, mejor es que indique las coordenadas de la Nesos de anillos conc√©ntricos descubierta por el gran iluminado.
Lamentablemente, hasta donde me he enterado, ni con dos pu√Īados de ubicaciones propuestas por el sabio y agresivo Sr. Diaz-Montexano ha podido encontrar una nesos que ‚Äúcon el rigor cient√≠fico‚ÄĚ que tanto pregona esta eminencia, cuadre con la forma y medidas indicadas por el ‚ÄúMentiroso‚ÄĚ de Plat√≥n‚Ķ
Obviamente que Plat√≥n debe ser un ‚ÄúMentiroso‚ÄĚ, ya que si Diaz-Montexano no encuentra la nesos de anillos conc√©ntricos, no debe ser porque el gran fil√≥logo est√© errado en sus apreciaciones, sino porque el fil√≥sofo fue un cretino y justamente la descripci√≥n geogr√°fica m√°s detallada, se la invent√≥ para que el sabio hispano-cubano nos demuestre a la tropa de cretinos incultos, que s√≥lo √©l supo leer a los antiguos.
Salu2,
David
P.D: La pelota est√° en su cancha.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Bueno parece que tenemos a dos talentos sobre la Atl√°ntida….

Continuen continuen….

Votación: 3.0/5 (702 votos cast)

Sr JoseManu:
Yo creo que el Sr. Diaz-Montexano tiene una deuda con todos los Atlnatólogos del planeta que, como él, buscan la mítica isla.
Digo esto porque √©l, y s√≥lo √©l, tiene el documento original en griego y el saldo de bellacos lo tiene en Lat√≠n… Yo creo que el Sr. Diaz-Motexano lo tiene porque Plat√≥n se lo dej√≥ de herencia en Cuba.
Qu√© pena!!! Lo tiene y no lo comparte con el mundo, indicando que ese, y solo ese documento, es el √ļnico que se puede considerar absolutamente verdadero.
¬ŅQuisiera que nos diga c√≥mo le hizo para obtener el original griego, si todos los dem√°s a lo √ļnico que aspiran es a conocer el escrito en lat√≠n? ‚ÄúAlea jacta est‚ÄĚ
¬ŅSer√° que es verdad que √©l, y s√≥lo √©l, tiene el documento original o se trata de una interpretaci√≥n?
Como la pregunta es sarcástica desde su base, de aquí en adelante a cualquiera se le ocurrirá decir que gracias a un monje tibetano, (porque el título suena raro), consiguió un texto de la destrucción de Atlantis, pero en Egipcio y lo encontró en el sótano de una iglesia cristiana que alguna vez fue un mitreo.
S√© que el cuento es un tanto raro, pero el cuento de la √ļnica verdadera traducci√≥n es del mismo calibre.
¬ŅQu√© tienen que ver los tibetanos con los egipcios?
Nada!!! Yo no soy experto ni en filolog√≠a tibetana ni egipcia‚Ķ, de hecho, cuando leo egipcio lo hago en castellano y digo ‚Äúojo, momia parada, ojo, serpiente, momia sentada, escarabajo‚ÄĚ, pero lo que me queda claro es que el relato original de la nesos desaparecida, no dec√≠a ‘pro tou stomat√≥s’, sino algo as√≠ como ‚Äúmanito de un lado, ibis, un tri√°ngulo raro‚Ķ, etc‚ÄĚ o algo por el estilo.
Perd√≥n por los errores ortogr√°ficos de mi castellano-egipcio‚Ķ Admito que no lo domino, pero s√© muy bien que el relato en egipcio no pudo decir ‘pro tou stomat√≥s’, ‚Äúni al ladito de‚ÄĚ, ‚Äúa 20 cm de‚ÄĚ, ‚Äúa menos de 20 km de‚ÄĚ o cosa parecida. En primer lugar, porque los egipcios no med√≠an en el sistema m.k.s., y en segundo lugar, porque no le creo a un fil√≥logo que indica la posici√≥n de casi una decena de Atlantis y ni una de ellas cuadra con las numerosas medidas indicadas por Plat√≥n, como tampoco cuadra su periodo temporal, lo que lo convierte en el m√°s purista de los libre-interpretadores.
Salu2,
David
http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Una adicional para el Sr. Montexano.
Resulta ser que si se cambian los 9.000 a√Īos por 900, antes que Sol√≥n se entere que Atlantis desapareci√≥, tendr√≠a que entregar evidencia de la existencia de Elefantes y caballos en el mar, pero los elefantes no deben ser tan comunes como para llamarlos simplemente elefantes, ya que sus textos se refieren a la raza de elefantes, lo que indica alguna diferencia‚Ķ, que en las posiciones propuestas deben ser elefantes acu√°ticos y con cola de delf√≠n, mientras que los caballos deben pastar en los botes atlantes.
Si de hacerse el loco cuando conviene y descartar lo que no conviene se trata el asunto, resulta que la nesos de anillos concéntricos debe estar protegida por el viento del norte, de cara al viento sur y de espaldas a la Osa, pero, no conforme con esta descripción que se entrega en el diálogo del alquimista (Timeo), la citada nesos debe encontrarse a 50 estadios de un mar interior rodeado por tierra (obviamente, ya que de otra forma no sería un mar interior) y la gran nesos, a diferencia de la de los anillos, debiera estar rodeada de océano auténtico.
El Sr. Diaz-Montexano primero debiera explicar por qué Platón describe un mar verdadero rodeando la gran nesos y posteriormente describe otro, rodeado por tierra firme, que no lo califica como mar verdadero.
No nos olvidemos que la nesos de anillos conc√©ntricos debe ubicarla en una sabana oblonga rodeada de monta√Īas, pero si de ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ se trata el asunto, ninguna persona le debiera perdonar la licencia de inventarse una sabana que no tenga la forma de cuadril√°tero rectangular, salvo que el autor est√© tratando de encajar a martillazo limpio una sabana filol√≥gica en vez de una sabana real.
Siguiendo el tema de la sabana, el autor no se debe hacer el penga, ‚Äúsi es rigurosamente cient√≠fico‚ÄĚ en cuanto a las medidas indicadas por Plat√≥n, ya que de lado a lado, es decir, desde las monta√Īas de un lado, hasta las monta√Īas del otro, la sabana debe medir 3.000 estadios y desde el centro del mar hacia arriba, 2.000, pero como de ‚ÄúRigor cient√≠fico‚ÄĚ y no de paja mental, se est√° hablando, el investigador est√° obligado a justificar la medida que ha utilizado para sus c√°lculos, ya que basta con una peque√Īa hojeada a las medidas antiguas para darse cuenta que los estadios pueden variar bastante, dependiendo del estadio del que se habla, ya que no es lo mismo el de Olimpia que el de Delfos y no nos olvidemos que el cuentito de Plat√≥n es de origen egipcio, lo que quiere decir que, si se trata de una transcripci√≥n de un relato egipcio, el estadio medir√≠a poco m√°s de 158 m y esta medida no vari√≥ hasta la √ļltima dinast√≠a donde los Ptolomeos (griegos), se adue√Īaron del imperio del Nilo.
Tal vez pueda pasarse por alto el tema clim√°tico en el asunto, pero el ‚Äúriguroso cient√≠fico‚ÄĚ Diaz-Montexano no se puede hacer tan el loco con el tema de las precipitaciones pluviales del periodo que propone, sin recordar que el Sahara ya exist√≠a en la √©poca que, (dicho sea de paso), √©l tergivers√≥ a Plat√≥n, aunque √©l podr√≠a decir ‚Äúinterpret√≥‚ÄĚ.
Digo esto porque debe ingeniarse una buena soluci√≥n para su nesos que le permita cosechar la tierra dos veces al a√Īo. La primera, gracias a la buena voluntad de Zeus y la otra con los canales, sin olvidarnos que cualquiera de sus posiciones debe conectar dichos canales con su nesos de anillos conc√©ntricos y no conforme con ello, la nesos de los anillos debe verter sus aguas al mar completamente rodeado por tierra firme‚Ķ Al menos Plat√≥n dice que ‚Äúcon absoluta correcci√≥n‚ÄĚ as√≠ se la puede llamar.
Yo creo que el ‚Äúriguroso‚ÄĚ, no debe hacerse el loco con el clima tan a la ligera, ya que su sabana debe llenarla de canales, r√≠os, pantanos y lagos, como indica Plat√≥n, salvo que el fil√≥sofo sea un mentiroso consumado. Adem√°s debe arregl√°rselas para bajar todo tipo de madera de sus monta√Īas y la verdad es que no s√© c√≥mo lo har√≠a en el 900 antes de Sol√≥n y en un lugar en el que no aclara d√≥nde se encuentra.
En cuanto a los temas de la guerra, mejor es no olvidarse que Atlantis estaba dividida en 10 reinos y la descripci√≥n que se hace en el Critias es √ļnicamente del reino central, que es el dirigido por Atlante. Habr√≠a que preguntar al individuo que plantea la Atlantis filol√≥gica ¬ŅD√≥nde est√°n los 60.000 distritos que nombra Plat√≥n? Y no s√≥lo la nesos de anillos, pero mejor es que no se haga el penga, ya que los distritos no pueden estar en otro lugar que no sea la sabana, suave, llana y plana que se describe, pero para complicar un poco m√°s el asunto, debieran sacarse las cuentas de la cantidad de personas que debieron vivir en la llanura, ya que para la guerra cada distrito aportaba unas 20 personas, pero obviamente que el distrito no se compon√≠a de aquellos 20 que ir√≠an a la guerra.
Si el fil√≥logo se da cuenta, est√° obligado a alimentar un ej√©rcito de 1.200.000 personas y solo se habla del reino central, as√≠ que debe ver d√≥nde mete el saldo del ejercito que aportan los 9 reinos hermanos de Atlantis, considerando que alguien se debe quedar para hacer producir la tierra y que los hijos no se queden solos. Si el ej√©rcito es el 20% de la poblaci√≥n (Un Super Ej√©rcito), su nesos debe estar poblada al menos por 6.000.000 de habitantes‚Ķ ¬ŅEsta cantidad de personas entran en su Atlantis que navega entre Europa y √Āfrica? S√≠, seguro que debe entrar all√≠, solo que ya se murieron de hambre hace mucho tiempo, ya que seg√ļn su investigaci√≥n filol√≥gica los Atlantes que vivieron 900 a√Īos antes de Sol√≥n, no conoc√≠an el tractor, pero eran magos de la producci√≥n agr√≠cola, ya que en el mismo terreno deben haber inmensos bosques, pantanos, lagos y r√≠os, adem√°s de manadas de caballos y la famosa raza de elefantes que es muy voraz. No olvidemos que este mismo territorio es rico en minerales y debe tener la capacidad de mantener un ej√©rcito de al menos 1.200.000 hombres‚Ķ Es mejor que los nueve reinos adicionales no jodan y mantengan su propio ej√©rcito, ya que la Capital debi√≥ estar bastante ocupada en mantener el suyo procurando que su gente no se muera de hambre.
De los 60.000 distritos, el fil√≥logo debiera indicar al menos 1.000‚Ķ ¬Ņo no?, que tan solo es el 1.7% del total, ya que 3.000 a√Īos no es un tiempo tan largo como para que se trague las mayores riquezas y poder√≠o que describi√≥ Plat√≥n.
Una cosa es una Atlantis filológica y otra muy distinta una Atlantis geográfica.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Puede ser que yo no tenga desarrollado el ‚Äúsentido com√ļn‚ÄĚ, pero al menos no pienso haber perdido del todo el ‚Äúsentido del humor‚ÄĚ. Con esto quiero indicar que me he dado cuenta, desde otra rama de las ciencias, (que no es la filolog√≠a), lo humorista que hab√≠a sido el Sr. Diaz-Montexano, ya que no puede hablar de ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ y a la vuelta de la esquina terminar cambiando fechas e inventando un disparo de perdigones con 9 Atlantis, suponiendo que alguna de ellas ES‚Ķ
Oigan!!!, Platón describe UNA nesos de anillos concéntricos y no 9!!!
Mi p√©simo ‚Äúsentido com√ļn‚ÄĚ me indica que la hip√≥tesis est√° filtrando agua por muchos huecos y m√°s parece una cacer√≠a de patos que un disparo de precisi√≥n con mira telesc√≥pica. ¬ŅAcaso no se repite hasta el cansancio eso del ‚ÄúRIGOR CIENT√ćFICO‚ÄĚ?
Imag√≠nense a Newton planteando en su Principia. ‚ÄúTodo lo que sube tiene que bajar, pero tambi√©n todo lo que sube puede quedarse quieto arriba y la manzana que me cay√≥ en la cabeza pudo haber ca√≠do en forma diagonal, siempre y cuando no haya hecho una curva en su ca√≠da, que bien pudo ser hacia arriba y en forma sinusoidal, pero, ahora pido que consideren estas nuevas leyes de la din√°mica de los cuerpos con el rigor cient√≠fico que he tenido, ya que explican d√≥nde caer√° la manzana de la irracionalidad o la soberbia.‚ÄĚ
Si el tema no se entendi√≥, no quiere decir de ninguna manera que est√© fallando el ‚Äúsentido com√ļn‚ÄĚ, sino el ‚Äúsentido del humor.‚ÄĚ
Aclaro, aunque pueda ser obvio, que cuando hablo del Sr. Diaz-Montexano, no es porque no lo haya leído, sino justamente porque lo he hecho.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola David,

La verdad es que contigo estamos aprendiendo cosas nuevas!! Madre mía esre una enciclopedia!!

Gracias por tu réplicas y comentarios

Igualmente nuestro agradecimiento a Manu que debate su perspectiva… de forma inquebrantable…

Un saludo a ambos!!

Votación: 3.0/5 (671 votos cast)

Admin:
Gracias por lo de la enciclopedia que me encantaría que me ajuste ese zapato, pero debo admitir que sería un zapato prestado, ya que mucho de lo que escribo debiera ser firmado por gente del equipo de investigación.
De hecho, yo jam√°s he puesto un pie en Pasorapa y la persona que est√° dirigiendo las excavaciones en esa zona es Omar Claure, que forma parte de Yesusa¬īiri, mientas que la documentaci√≥n de los petroglifos del Mutum no fue obra del equipo, sino de los amigos de la SIARB.
Lo que he estado haciendo en los blogs, es difundir (Con permisos previos de los investigadores), una informaci√≥n que no deseamos que sea el privilegio de un peque√Īo y “selecto” grupo, sino que sea de dominio p√ļblico.
Esto se ha definido hace m√°s de un a√Īo atr√°s porque la experiencia nos ha ense√Īado que los avances pueden llegar de cualquier parte y sabemos muy bien que en la zona existe una marcada ausencia de investigadores.
La verdad es que sabemos muy poco del total de esta Civilizaci√≥n, pero lo poco que sabemos lo tratamos de difundir por muchos medios y quiz√°s en alg√ļna otra esquina de la blog√≥sfera vean a alguien repitiendo el mismo tema.

Salu2,
David Antelo

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola David,

La verdad que todo lo que sea investigar para aprender sobre civilizaciones esta bien!!

De nuevo buen trabajao de investigacion!!

Un saludo

Votación: 3.0/5 (688 votos cast)

RESUMEN DE CR√ďNICAS ‚Äď PAITIT√ć TIERRA DE MUSUS
Podr√≠a decirse que el objetivo del presente cap√≠tulo simplemente consiste en presentar las piezas dispersas de un rompecabezas llamado Paitit√≠ ubic√°ndolas en su contexto hist√≥rico y bas√°ndose principalmente en las cr√≥nicas y relatos del periodo colonial, que son las √ļnicas fuentes escritas con las que se cuentan. Se aclara que en el presente cap√≠tulo no se realizar√° ning√ļn an√°lisis geogr√°fico para determinar la posible ubicaci√≥n del M√≠tico Reino, ya que esto corresponder√° al siguiente cap√≠tulo.
Si bien, el Reino oriental del Gran Paitit√≠ no puede ser separado del periodo colonial, tampoco podr√≠a ser analizado sin considerar sus relaciones con el imperio Incaico, ya que es en el Cuzco donde los espa√Īoles se enteran por primera vez de la existencia de este m√≠tico reino. Se trata de un reino ubicado en el territorio de los Antis del Imperio Incaico que tuvo una turbulenta historia de guerras, pactos y comercio, antes de la llegada de los espa√Īoles y fragmentos de dicha historia justamente fueron escritos en el periodo colonial.
Antes de hablar de los Antis, se debe recordar que en las primeras décadas el siglo XVI el Imperio de los Incas se encontraba en una suerte de guerra civil, en la que dos hijos de Huayna Cápac se disputaban el control del Reino, ya que su padre había muerto en el Ecuador a causa de la viruela, después de haber expandido militarmente sus dominios en dichos territorios.
En éste periodo de expansión del Incario, antes de la muerte del Emperador, sus ejércitos habían estado luchando contra tribus locales en el Ecuador que se oponían a perder su libertad. Primero y sin mucho éxito, los ejércitos estuvieron al mando de su hijo Atahualpa hasta que finalmente las tribus fueron aplacadas por el Inca, pero este es el momento en que la viruela cobra lo que podría considerarse como su principal víctima y el Imperio comienza a vivir una lucha por la sucesión al trono, ya que la historia podría haber seguido otro derrotero si los conquistadores hubiesen encontrado un imperio unido.
Uno de los elementos m√°s interesantes de este relato es la aparici√≥n de la viruela en el imperio Incaico antes de la llegada de los espa√Īoles, lo que quiere decir que los conquistadores viajaban m√°s lentamente que su principal arma, ya sea por rutas mar√≠timas o por las innumerables v√≠as terrestres que conectaban el imperio de los Andes con sus vecinos. La muerte de Huayna C√°pac debido a la viruela obliga a pensar en los contactos comerciales o militares que debieron tener entre s√≠ los pueblos de las Am√©ricas antes de la llegada de los europeos, ya que si se supusiera un id√≠lico imperio aislado de su entorno, dicha contaminaci√≥n jam√°s hubiese existido, lo que a su vez quiere decir que los pueblos del sur ten√≠an alg√ļn tipo de contacto con los pueblos del norte y la contaminaci√≥n que se dio en el caso de la viruela tambi√©n debi√≥ darse en tiempos anteriores pero en cuanto a cultura, t√©cnicas agr√≠colas y tecnolog√≠as.
Volviendo al periodo de la muerte del Emperador en el Ecuador, no se puede pasar por alto que gran parte de los ejércitos, mejor preparados, se encontraba justamente en el lugar del conflicto y no en el Cuzco donde se encontraba el segundo aspirante al trono, lo que dejaría en una posición débil a Huascar y con una ventaja obvia a Atahualpa, ya que el segundo había participado en las luchas del norte y debió conocer mejor que su hermano a los generales y a la maquinaria militar operativa con las lealtades que esto implicaría.
El momento en que Atahualpa se dirige con sus ej√©rcitos al Cuzco para tomar definitivamente el trono Inca, coincide con el desembarco de los Espa√Īoles en las costas del Per√ļ y su posterior llegada a Cajamarca. Es l√≥gico pensar que los ej√©rcitos victoriosos de Atahualpa no esperaban librar ninguna batalla lejos de las fronteras del Imperio y si se daba alguna confrontaci√≥n, √©sta ser√≠a en el Cuzco o cerca de la capital. En este punto de los acontecimientos, la historia del Imperio podr√≠a encajar perfectamente dentro de cualquiera de las tragedias griegas; donde el or√°culo ya ha hablado y todos los designios de los dioses conspiran para que un pu√Īado de herederos de Ares, como centauros montados a caballo y con sus relucientes armaduras tomen por sorpresa al Inca en medio de la Plaza.
En este momento, la pieza mayor del tablero Andino se encuentra en manos de Pizarro y mientras Atahualpa está preso en Cajamarca, ocurre lo mismo con Huascar que ha sido apresado en el Cuzco por orden de su hermano y pese a su condición, Atahualpa no permitirá competencia en el trono, así que lo manda a matar.
Preso en Cajamarca, Atahualpa ya se ha dado cuenta que los ojos de los Espa√Īoles brillan m√°s que el propio oro cuando miran sus joyas y muy consciente de esta ambici√≥n, propone un trato a Pizarro en el cual negociar√≠a su libertad a cambio de un cuarto repleto de oro y dos de plata. Este trato luego fue conocido como el rescate m√°s alto que ha conocido la historia, pero lo que el Inca no consider√≥, fue que los conquistadores no cumpliesen con la otra parte de su trato y de esta manera terminaron matando a Atahualpa para seguir rumbo a la capital del imperio.
Puede ser que Atahualpa se haya dado cuenta perfectamente de que los espa√Īoles pod√≠an no cumplir con su trato, pero en la precaria situaci√≥n que se encontraba, la √ļnica alternativa que tuvo a mano fue confiar en la palabra empe√Īada. Como se dice que todos son Generales despu√©s de la batalla, la soluci√≥n del rescate planteada por Atahualpa puede ser bastante cuestionada y obviamente que existen variantes que le hubiesen permitido salvar la vida, pero lo que s√≠ queda claro es que los d√≠as del Incario ya estaban contados y dif√≠cilmente hubiese soportado el colapso de la conquista y en el mejor de los casos lo mejor que hubiesen conseguido es un tiempo extra, ya que el principal enemigo al que se enfrentaban no montaba a caballo, ni era el que dominaba al dios del trueno con la p√≥lvora, sino que se trataba del jinete Apocal√≠ptico que hab√≠a matado a Huayna C√°pac.
En este punto no se debe perder de vista que en la Edad Media Europea, la viruela había exterminado a la mitad de su población dejando pueblos y ciudades desiertas, pero en el caso Americano, la población no tenía las mismas defensas genéticas que, con siglos de epidemias habían adquirido los europeos, lo que quiere decir que el Apocalipsis ya había llegado a las Américas para quedarse, pero además de la viruela, el arma inconsciente e invisible de los europeos no solo era la peste, sino las gripes, la rubeola, la varicela y todo un coctel viral para el cual la población americana no estaba preparada.
Si los datos propuestos por Charles Mann en su libro son correctos, el 95% de la población Americana pereció en el periodo de la conquista y de la colonia. No habría imperio, pasado, presente y quizás futuro que puede resistir una ocupación con tan alto nivel de mortandad, pero como este dato es una suma total producto de las enfermedades y de las guerras, se podría suponer las implicaciones que tendría la viruela como detonante.
Si lo que ocurri√≥ en Europa con la Peste Negra, tambi√©n ocurri√≥ en las Am√©ricas y en una escala mayor, se puede suponer que los espa√Īoles llegaron a Cajamarca cuando la epidemia ya se hab√≠a desatado. Una epidemia de estas caracter√≠sticas debi√≥ obligar a las poblaciones a abandonar las ciudades y los campos de cultivo, escapando a lugares m√°s aislados en las monta√Īas y las selvas, lo que debi√≥ facilitar la tarea de los conquistadores en dicho centros poblados. En este caso la producci√≥n agr√≠cola, en un primer momento ser√≠a excedentaria ya que existir√≠an menos personas qu√© alimentar, pero al ser abandonados los campos de cultivo y ser ocupados por los reci√©n llegados, en un momento posterior los alimentos debieron escasear, ya que los espa√Īoles no llegaron con el fin de labrar la tierra, sino buscando oro.
Ante esta situaci√≥n el poder central de cualquier imperio, se ver√≠a resquebrajado, perdiendo gran parte de su capacidad de reclutar ej√©rcitos para la defensa, porque se han dispersado muchos de sus pueblos debido al efecto combinado de las epidemias y a la guerra civil, mientras el hambre y una nueva guerra tambi√©n son inminentes, peor a√ļn cuando su Emperador ha muerto por la viruela, lo que desat√≥ un conflicto interno en el cual los dos herederos directos al trono tambi√©n terminaron muertos, dejando un vac√≠o de poder en el imperio. Esta situaci√≥n se vuelve a√ļn m√°s precaria cuando se habla de un gobierno extremadamente centralista en el cual todos los asuntos importantes, incluidos la producci√≥n, el comercio, la distribuci√≥n de bienes y la construcci√≥n de grandes obras p√ļblicas, son dirigidos por un selecto grupo de Incas.
Volviendo nuevamente al tema de la conquista, cuando Huayna C√°pac muere es llevado al Cuzco y como todos los antiguos emperadores, este no ser√≠a enterrado, sino que ser√≠a momificado en su palacio y el nuevo Inca deber√≠a construirse uno nuevo, ya que el anterior estar√≠a ocupado por la momia de su padre y por sus sirvientes. Esta extra√Īa costumbre se suma a aquella en la que los antiguos emperadores sal√≠an en procesi√≥n y segu√≠an siendo consultados como leg√≠timos hijos del sol.
Un elemento interesante que no se debe pasar por alto, es que aunque el emperador haya muerto en el norte debido a la viruela, la peste seguirá viviendo en él y tendrá la Cápacidad de contagiar a aquellos que tengan contacto con el cadáver.
Aunque Atahualpa y Huascar tambi√©n hayan muerto por los designios turbulentos del ocaso del imperio, el fin de los Incas todav√≠a no hab√≠a llegado, ya que la sangre real a√ļn ten√≠a la capacidad de generar un sucesor al trono, pese a la orden dada por Atahualpa cuando estaba preso en Cajamarca, ya que el Emperador muerto no solo ten√≠a un par de hijos, sino que al igual que sus ancestros hab√≠a procreado una casta de descendientes con derecho a la sucesi√≥n.
En este punto, cuando Atahualpa mandó a apresar y luego matar a su hermano, sabía muy bien que los potenciales sucesores al trono podrían convertirse en un peligro para sus aspiraciones y, con su cabeza pendiendo de un hilo, dichos Incas debieron tomar todos sus recaudos, porque la desaparición de la fracción disidente de la realeza Inca había formado parte de la orden que dio Atahualpa desde su cautiverio. Indudablemente este debió ser un mal momento para sus opositores en la capital, ya que con el ejército en contra, los designios habían creado un buen momento para esconderse o escapar del Cuzco, sobre todo si por mala suerte se pertenecía a la casta real y no se tenía mucha afinidad con el cautivo de Cajamarca.
En este punto de la historia, los espa√Īoles ya hab√≠an transitado por tres grandes imperios Americanos, el Azteca, el Maya y el Inca, y en sus conquistas hab√≠an encontrado riquezas con las que jam√°s habr√≠an so√Īado, de haberse quedado en Europa y la fama de estas conquistas se hab√≠a convertido en un regadero de p√≥lvora en Espa√Īa y ya eran muy bien conocidas en el viejo continente, as√≠ de esta manera, los no primog√©nitos se hicieron a la mar con el fin de hacerse ‚ÄúLa Am√©rica‚ÄĚ y as√≠ ganar riquezas, fama y t√≠tulos nobiliarios que los convertir√≠an en ‚Äúgrandes se√Īores‚ÄĚ en vez de chancheros o agricultores. La ambici√≥n de los conquistadores, adem√°s de alimentarse de las riquezas reales de los imperios dominados, se nutr√≠a de la mitolog√≠a Americana, que hablaba de reyes dorados y de un cuarto imperio que a√ļn no hab√≠a sido encontrado.
Cuando los Espa√Īoles llegan al Cuzco, a la capital de los Incas, se topan con las riquezas de Cory-Cancha , con sus templos forrados en oro y su jard√≠n en el que hab√≠an animales y plantas fabricado del mismo metal, lo √ļltimo en lo que debieron pensar es en la historia y la cultura de los pueblos americanos, sino en la forma de fundir los metales para transportarlos a Espa√Īa y as√≠ asegurarse un nombre y un buen vivir. Pero la ambici√≥n, justificada mil veces por las riquezas de los imperios saqueados se hab√≠a mezclado con relatos mitol√≥gicos y hechos reales que hac√≠an suponer la existencia de un cuarto imperio con calles y templos dorados.
En el Ecuador los espa√Īoles, por fuentes ind√≠genas se hab√≠an enterado de la ceremonia de un ‚ÄúRey‚ÄĚ que en su rito se sumerg√≠a en una laguna sagrada. El cacique estaba completamente pintado con polvo de oro y justamente este brillo era el que buscaban los conquistadores, as√≠ que el comentario original jam√°s tuvo la posibilidad de permanecer en secreto y se transform√≥ en uno de los mitos m√°s conocidos entre los conquistadores de todos los puntos cardinales.
Otra vez de vuelta al Per√ļ, muchas de las cr√≥nicas de la √©poca colonial indican el inter√©s que ten√≠an los espa√Īoles en encontrar el Cuarto Imperio, as√≠ es que cuando llegan a dominar al Incario, una de dichas cr√≥nicas relata c√≥mo los habitantes del Cuzco fueron interrogados sobre el paradero del √ļltimo Inca y la direcci√≥n que consiguieron fue la de los Antis.
En aquella √©poca, el Imperio Inca, Tahuantinsuyo estaba dividido en cuatro regiones, adem√°s del Cuzco. La regi√≥n del Sur era conocida como Colla-Suyo, mientras que la regi√≥n del Conti-Suyo se encontraba al Oeste, la del Chincha-Suyo era la regi√≥n del Norte y por √ļltimo, la regi√≥n del Este llevaba el nombre de Anti-Suyo, donde Antis en lengua Quechua significa Este y Suyo o Suyu significa regi√≥n. Es esta la direcci√≥n y la regi√≥n de la que se enteran los espa√Īoles cuando preguntan por el Inca en el Cuzco, pero adem√°s los relatos de los ind√≠genas ubican en esta regi√≥n un m√≠tico reino que en la mente de los conquistadores se termina mezclando con el mito del ‚ÄúRey Dorado.‚ÄĚ
En este punto, se debe distinguir entre el relato del rito del Rey Dorado ba√Īado en polvo de oro, que con el tiempo termin√≥ convirti√©ndose en la ciudad dorada o Ciudad del Dorado y el Gran Paitit√≠, ya que el primero es conocido en el Ecuador y hace referencia a un rito y el segundo es un relato de un cacique y una ciudad que se encuentra en los Antis. Es la regi√≥n que trat√≥ de conquistar el Inca Sinchi Roca sin tener mucho √©xito y que posteriormente, en el a√Īo 1476, su descendiente, el Inca Yupanqui, tambi√©n intent√≥ conquistar. El Emperador mand√≥ al reino de los Musus un ej√©rcito con 10.000 hombres siguiendo el rumbo naciente del r√≠o Amarumayo, o Gran Serpiente, que actualmente es conocido con el nombre de Madre de Dios o Manutata, pero estos ej√©rcitos tambi√©n fueron diezmados, quedando solo 1.000, lo que oblig√≥ al Inca a entablar relaciones diplom√°ticas y comerciales con los Antis, lo que a su vez le permiti√≥ levantar fortificaciones en la tierra de los Musus.
Para poder leer m√°s f√°cilmente los comentarios originales del Inca Garcilaso de la Vega, se debe saber que en muchos casos la letra ‚Äúf‚ÄĚ tiene el mismo sonido que la ‚Äús‚ÄĚ y la letra ‚Äúv‚ÄĚ es utilizada como ‚Äúu‚ÄĚ o viceversa, adem√°s de usar juntas las letras ‚Äú√£‚ÄĚ en vez de ‚Äúan‚ÄĚ, ‚Äúq~‚ÄĚ en vez de ‚Äúque‚ÄĚ junto a otra serie de s√≠mbolos que ya no forman parte del actual castellano. Por este motivo y para una mejor comprensi√≥n del lector, el siguiente fragmento del texto original ser√° modificado siguiendo las pautas anteriormente nombradas y corrigiendo lo que actualmente se considerar√≠an como errores ortogr√°ficos.
Se hace notar que en la siguiente modificación del relato, de Garcilaso de la Vega, se optó por respetar la redacción y la puntuación del documento, lo que no ayudaría mucho más a su lectura, pero con los cambios anteriores se mantendrá el texto lo más fiel al original.
“COMENTARIOS REALES
Cap. XIIII
Los sucesos de la jornada de Musus hasta el fin del ella.
Por este r√≠o aunque tan grande y hasta ahora mal conocido, le pareci√≥ al Rey Inca Yupanqui hacer su entrada a la provincia Musu que por tierra era imposible poder entrar a ella por las brav√≠simas monta√Īas, y muchos lagos, ci√©nagas, y pantanos que hay en aquellas partes. Con esta determinaci√≥n mand√≥ cortar grand√≠sima cantidad de una madera que hay en aquella regi√≥n, que no s√© c√≥mo se llame en Indio, los espa√Īoles la llaman higuera, no porque lleve higos que no los lleva, sino por ser tan liviana y m√°s que la higuera.
Tardaron en cortar la madera, y aderezarla, y hacer de ella muy grandes balsas casi dos a√Īos. Hici√©ronse tantos que cupieron en ella diez mil hombres de guerra, y el basimento que llevaron. Lo cual todo prove√≠do, y aprestada la gente, y comida, y nombrado el general, y maeses de campo, y los dem√°s ministros del ej√©rcito, que todos eran Incas de la sangre real, se embarcaron en las balsas que eran capaces de treinta, cuarenta, cincuenta, Indios cada una, y m√°s y menos. La comida llevaban en medio de las balsas en unos tablados, o tarimas de media vara de alto, porque no se les mojase. Con este aparato se echaron los Incas r√≠o abajo, donde tuvieron grandes recuentros y batallas con los naturales llamados Chunchos que viv√≠an en las riberas de una mano y a otra del R√≠o. Los cuales salieron en gran n√ļmero por agua, y por tierra, as√≠ a defenderles que no faltasen en tierra como a pelear con ellos por el R√≠o abajo sacaron por armas ofensivas arcos y flechas que son las que m√°s en com√ļn usan todas las naciones de los Antis. Salieron almagrados los rostros, brazos, y piernas, y todo el cuerpo de diversos colores, que por ser la regi√≥n de aquella tierra y muy caliente andaban desnudos no m√°s de con pa√Īetes, sacaron sobre sus cabezas grandes plumajes compuestos de muchas plumas de papagayos, y guacamayas.
Es as√≠ que al fin de muchos trances en armas, y de muchas pl√°ticas que los unos y los otros tuvieron, se redujeron a la obediencia y servicio del Inca todas las naciones de la una ribera y otra de aquel gran r√≠o, y enviaron en reconocimiento de vasallaje muchos presentes al Rey Inca Yupanqui de Papagayos, Micos, y Guacamayas, miel y cera, y otras cosas que se cr√≠an en aquella tierra. Estos presentes duraron hasta la muerte de Tupac Amaru, que fue el √ļltimo de los Incas, como lo veremos en el discurso de la vida y sucesi√≥n de ellos, al cual cort√≥ la cabeza el Virrey Don Francisco de Toledo. De estos Indios Chunchos que salieron con la embajada, y otros que despu√©s vinieron se pobl√≥ un pueblo cerca de Tono veinte y seis leguas del Cozco, los cuales pidieron al Inca les permitiese poblar all√≠ para servirle de m√°s cerca, y as√≠ ha permanecido hasta hoy. Reducidas al servicio del Inca las naciones de las riberas de aquel r√≠o, que com√ļnmente se llama Chunchu por la provincia Chunchu, pasaron adelante y sujetaron otras naciones hasta llegar a la provincia que llaman Musu, tierra poblada de mucha gente belicosa y ella f√©rtil desv√≠o, quieren decir que est√° doscientas leguas de la ciudad del Cozco.
Dicen los Incas que cuando llegaron all√≠ los suyos, por las muchas guerras que atr√°s hab√≠an tenido llegaron ya pocos. M√°s con todo esto se atrevieron a persuadir a los Musus se redujesen al servicio de su Inca, que era hijo del sol, al cual hab√≠a enviado su padre desde el cielo, para que ense√Īase a los hombres a vivir como hombres y no como bestias; y que adorasen al sol por Dios, y dejasen de adorar animales, piedras, y palos y otras cosas viles. Y que viendo que los Musus les o√≠an de buena gana, le dieron los Incas m√°s larga noticia de sus leyes, fueros, y costumbres, y les contaron las grandes haza√Īas que sus Reyes en las conquistas pasadas hab√≠an hecho, y cuantas provincias ten√≠an sujetas, y que muchas de ellas hab√≠an ido a someterse de su agrado, suplicando a los Incas someterse por sus vasallos, y los que adoraban por dioses. Particularmente dicen que les contaron el sue√Īo del Inca Viracocha y sus haza√Īas. Con estas cosas se admiraron tanto los Musus, que holgaron de recibir la amistad de los Incas, y de abrazar su idolatr√≠a, sus leyes, y costumbres, porque les parec√≠an buenas, y que promet√≠an gobernarse por ellas y adorar al sol, por su principal dios. M√°s que no quer√≠an reconocer vasallaje al Inca, pues que no los hab√≠a vencido y sujetado con las armas. Empero que holgaban de ser sus amigos y confederados, y que por v√≠a de amistad har√≠an todo lo que conviniese al servicio del Inca, mas no por vasallaje, que ellos quer√≠an ser libres, como lo hab√≠an sido sus pasados.
Debajo de esta amistad dejaron los Musus a los Incas poblar en su tierra, que eran poco m√°s de mil cuando llegaron a ella; porque con las guerras y largos caminos se hab√≠an gastado los dem√°s, y los Musus les dieron sus hijas por mujeres, y holgaron con su parentesco, y hoy los tienen en mucha veneraci√≥n, y se gobiernan por ellos en paz y en guerra, y luego que entre ellos se asent√≥ la amistad y parentela, eligieron embajadores de los m√°s nobles para que fuesen al Cozco, a adorar por hijo del sol al Inca, y conformar la amistad y parentesco que con los suyos hab√≠an celebrado, y por la aspereza y maleza del camino de monta√Īas brav√≠simas ci√©nagas y pantanos‚Ķ Salir al Cozco. Donde el Inca los recibi√≥ con mucha afabilidad, y les hizo grandes favores y mercedes. Mand√≥ que le diesen larga noticia de la corte, de sus leyes, y costumbres, y de su idolatr√≠a, con las cuales cosas volvieron los Musus muy contentos a su tierra, y esta amabilidad y confederaci√≥n dur√≥ hasta que los espa√Īoles entraron en la tierra y la ganaron.
Particularmente dicen los incas que en tiempo de Huayna C√°pac quisieron los descendientes de los Incas, que poblaron en los Musus, volverse al Cozco; porque les parec√≠a que no habiendo de hacer m√°s servicio al Inca que estarle quedos, estaban mejor en su patria que fuera de ella, y que teniendo ya concertada su partida para venirse todos al Cozco con sus mujeres e hijos, tuvieron nueva como el Inca Huayna C√°pac era muerto, y que los espa√Īoles hab√≠an ganado la tierra, y que el imperio y se√Īor√≠o de los Incas se hab√≠a perdido con lo cual acordaron de quedarse de hecho, y que los Musus los tienen como dijimos en mucha veneraci√≥n, y que se gobiernan por ellos en paz y en guerra. Y dice que por aquel paraje lleva ya el r√≠o seis leguas de ancho, y que tardan en pasarlo en sus canoas dos d√≠as.‚ÄĚ
A diferencia del los escritos de Plat√≥n, en este caso no existe raz√≥n valedera para dudar que el Inca Garcilaso de la Vega en sus ‚ÄúComentarios Reales‚ÄĚ ha tratado de escribir una fabula o alg√ļn relato mitol√≥gico alejado de la realidad hist√≥rica y en dicho relato, aunque no se nombren las riquezas incalculables de un Rey Dorado, se ha realizado una breve descripci√≥n de los Musus de los Antis, como un reino confederado al Incario que dista a 200 leguas de el Cuzco, viajando por v√≠as fluviales, ya que en el relato de los Antis claramente se indica que el camino es imposible por v√≠a terrestre debido a la topograf√≠a del terreno.
En otra parte de las cr√≥nicas, las ‚Äúcrueldades y tiran√≠as de Atahuallpa‚ÄĚ son nombradas por Garcilaso de la Vega, as√≠ que es de suponer que la llegada de los espa√Īoles al Cuzco, en un primer momento, debi√≥ ser un motivo de alegr√≠a para su familia materna y los Incas que hab√≠an escapado de Atahualpa, pero dicha alegr√≠a no debi√≥ ser duradera cuando los espa√Īoles profanaron los templos tomando el poder absoluto.
Volviendo al momento de la llegada triunfal al Cuzco, este es el lugar y el momento en que los espa√Īoles escuchan por primera vez el nombre del Paitit√≠ y en ese momento es asociado al Reino del Dorado del que hab√≠an o√≠do hablar en el Ecuador. Este tambi√©n ser√≠a el momento en el cual deb√≠an volver de los Antis los descendientes de los Incas con toda su familia, como indica Garcilaso de la Vega, pero dicho retorno se vio truncado por los recientes cataclismos sufridos por el Imperio del Sol, es el momento de la peste que podr√≠a explicar la desaparici√≥n de los pobladores de las ciudades y el campo, pero tambi√©n es el momento en que las cr√≥nicas relatan c√≥mo los habitantes de la capital fueron interrogados sobre el paradero del √ļltimo Inca y la ubicaci√≥n que se logr√≥ obtener de ellos es que dicho lugar se encontraba ubicado a tres d√≠as de camino del r√≠o Madre de Dios, entre los r√≠os Paitit√≠ y el r√≠o Pamara.
Si las cr√≥nicas coloniales son ciertas, resulta l√≥gico y factible suponer, que un grupo de Incas haya escapado en direcci√≥n a los Antis, y m√°s precisamente a la tierra de los Musus que eran sus aliados; que, seg√ļn el relato de Garcilaso de la Vega, quedaba a 200 leguas de camino fluvial, puesto que en dicho territorio hac√≠a tiempo se hab√≠an asentado familias Incas que no pudieron volver a la capital, sea por la muerte de Huayna C√°pac, sea por la posterior lucha de sucesi√≥n entre Atahualpa y Huascar o por la toma de la capital por parte de los espa√Īoles. El detonador para el no retorno pudo ser cualquiera, pero el efecto ser√≠a el mismo al igual que el lugar de destino, es decir, el Reino de los Musus ubicado en los Antis.
Es lógico pensar que en el momento de zozobra del Imperio algunos Incas hayan pensado en refugiarse en el territorio del pueblo que ellos nunca pudieron dominar y que gracias a las relaciones diplomáticas establecidas por el Inca Yupanqui se convirtieron en un pueblo libre pero aliado, mientras que otro lugar lógico para establecer la resistencia ante los conquistadores sería la tierra de los Chunchos que queda en las estribaciones de la Cordillera de los Andes.
Cuando el Cuzco hab√≠a ca√≠do sin mucha resistencia a mano de los espa√Īoles, en un primer instante la conquista espa√Īola pudo considerarse como una liberaci√≥n, sobre todo por los enemigos de Atahualpa, pero luego vino el momento de la decepci√≥n, con la posterior rebeli√≥n de Manco Inca que luch√≥ infructuosamente por restablecer su reino y la posterior captura y muerte de Tupac Amaru por orden del Virrey Toledo.
Seg√ļn documentos de la √©poca y posteriores, ya en el a√Īo 1533, el Inca junto con su gente se encarg√≥ de poner a salvo algunas reliquias y tesoros de la ciudad del Cuzco para llevarlos a Paititi y en estos documentos se nombra que la ruta de escape que tomaron es el r√≠o Madre de Dios, tambi√©n llamado Amarumayo (Gran serpiente) o Manutata (R√≠o Madre).
Al llegar las leyendas de este M√≠tico Reino del Paitit√≠ a o√≠dos de los europeos, quiz√°s sus conquistas anteriores, pero sobre todo sus ambiciones, lo convirtieron en un reino con m√°s poder y riquezas de las que en realidad tuvo. No se debe olvidar que en la mente de los conquistadores aun brillaba el recuerdo de las riquezas obtenidas por Cortez en Tenochtitl√°n, la vista de las imponentes ciudades Mayas que atravesaron, pero sobre todo el oro y la plata del inmenso rescate recientemente obtenido en Cajamarca y el brillo de los palacios del Cuzco, adem√°s de la leyenda Ecuatoriana que hac√≠a referencia a un Rey Dorado que se sumerge en una laguna. Todas estas riquezas producto de sus conquistas, es probable que no hayan hecho m√°s que atribuirle a√ļn m√°s riquezas al Rey Dorado relacion√°ndolo con el Gran Paitit√≠ y sus suposiciones se vieron reforzadas al escuchar la ruta tomada por el √ļltimo Inca que hab√≠a escapado con su s√©quito en direcci√≥n a los Antis, llevando riquezas incalculables.
En aquella época el mítico reino del Paitití lo describen dos viajeros de la siguiente manera:
“Paitit√≠, provincia tan copiosa de gente cuanto lo dicen las noticias que de aquel archipi√©lago se tienen… sabese la mayor parte della ser lagunas muy pobladas.”
“Grande laguna que todos estos r√≠os causan en tierras llanas y que hay en ella muchas islas muy pobladas de infinita gente y que al Se√Īor de todas ellas le llaman el gran Paitity. ”
A√ļn hoy, en la regi√≥n del Cuzco, m√°s precisamente en la zona de Chinchero y Urubamba, que queda al borde de las selva amaz√≥nica, los ind√≠genas peruanos creen que el reino del Paitit√≠ es el refugio de los √ļltimos Incas que a√ļn permanecen all√≠, escondidos del mundo esperando el momento propicio para restablecer el orden y el Reino.
Lo dif√≠cil en este punto es separar de las cr√≥nicas y las leyendas los t√©rminos que hablan del Dorado y el Gran Paitit√≠, ya que como se dijo anteriormente, el primero es un rito de un Rey Dorado cuyo relato fue escuchado por primera vez en el Ecuador, mientras que la primer vez que se escuch√≥ del Gran Paitit√≠ fue en el Cuzco, lo que quiere decir que no necesariamente se trata del mismo lugar, ni del mismo personaje, pero obviamente, esto no import√≥ mucho a los conquistadores que se embarcaron en las expediciones que buscaban el m√≠tico Cuarto Imperio y era natural que la Corona Espa√Īola no iba a frenar ninguna iniciativa de conquista.
Resulta claro que no existe consenso sobre el origen del t√©rmino Paitit√≠, ya que a ning√ļn cronista o sacerdote de la √©poca se le ocurri√≥ preguntar la lengua a la que pertenec√≠a o su significado y as√≠ fue que el relato del Gran Paitit√≠ lleg√≥ a formar parte de la mitolog√≠a sudamericana, quedando escrito en las memorias y cr√≥nicas de la conquista con los nombres de “Paykikin”, “Paitit√≠”, “Paititi” sin tilde, “Paitite”, “Paiquiquin”, “Pa√≠ Titi” o “Pay Titi”, aunque una versi√≥n del nombre que se analizar√° m√°s adelante, podr√≠a escribirse como ‚ÄúPa`i Titi‚ÄĚ.
Uno de los primeros relatos coloniales en los que se nombra al Paitit√≠ es el que hace un jesuita que hab√≠a llegado al Per√ļ en el a√Īo 1571. El Padre Jos√© de Acosta nombra al Paitit√≠ en su libro ‚ÄúHistoria natural y moral de las Indias 2 Cap√≠tulo VI ‚ÄĚ.
‚ÄúCorre este r√≠o desde las sierras del Per√ļ, de las cuales coge inmensidad de aguas, de lluvias y de r√≠os, que va recogiendo en s√≠, y pasando los grandes campos y llanadas del Paytiti, y del Dorado, y de las Amazonas, sale, en fin, al oc√©ano y entra en √©l cuasi frontero de las islas Margarita y Trinidad.‚ÄĚ
Aunque el Padre Acosta en su relato habla de grandes campos y llanadas, asoci√°ndolos al Paitit√≠, tambi√©n se puede ver como coloca el Dorado justo a continuaci√≥n del anterior, como que se tratase de un mismo lugar o lugares muy cercanos. Esto no se puede considerar como algo extra√Īo para los relatos de su √©poca, ya que las zonas que en ellos se describe son lugares muy poco explorados y las fuentes originales son por lo general de ind√≠genas, de los cuales los europeos desconf√≠an, y de un pu√Īado de exploradores.
Unos a√Īos antes que el Padre Acosta llegase al Per√ļ, el Gobernador Juan √Ālvarez Maldonado ya hab√≠a hecho una incursi√≥n en territorio de los Antis sin mucho √©xito, como nombra en ‚ÄúRelaci√≥n verdadera del discurso y subceso de la jornada y descubrimiento que hize desde el a√Īo de 1567 hasta el de 69. ‚ÄĚ
En dicho documento, de a√Īo 1570, en las √ļltimas p√°ginas se entrega una descripci√≥n del ‚ÄúPaitite‚ÄĚ, como se ver√° a continuaci√≥n.
Nuevamente, al igual que en el caso de Garcilaso de la Vega, para facilitar la lectura, se actualizar√° el castellano y se corregir√°n los errores ortogr√°ficos.
“PROVINCIAS DESCUBIERTAS
POR EL GOBERNADOR
JUAN √ĀLVAREZ MALDONADO
Lo primero seguiremos la corriente del río Magno por ambas partes hasta el Paitite.
Ya es dicho como desde Opatari sigue el r√≠o Magno incorporando en s√≠ los r√≠os dichos. Desde el dicho sitio a la mano derecha al sur del r√≠o Magno est√° una provincia que llaman Toromonas mitimas o extranjeros y l√≠mites con ellos la provincia de los Caraocaes. Van desnudos. Quince leguas m√°s debajo de Opatari frontero de esta provincia al norte de este r√≠o empiezan las provincias de los Manaries que son grandes y muy poblados y desde el r√≠o Paucarguambo abajo empiezan la provincia de los Opataries los cuales llegan hasta el r√≠o de Guariguaca y desde aqu√≠ empiezan las provincias de los Capinas y Cavanavas. Con esto confina la provincia de los Cayanpuxes y sobre la mano derecha del r√≠o cuarenta leguas de la cordillera del Per√ļ est√° la provincia de los Aravaonas y el r√≠o abajo est√° la provincia de los Toromonas y m√°s abajo la provincia de los Calipas y confina con ellos la de los Marupas a la mano derecha del r√≠o y a la mano izquierda est√° la grande provincia de los Capinas provincia de Roa que confina con los Cayanpuxes y a un lado de los Roanos est√° la provincia de Guanuco-marca y m√°s abajo la provincia de los Escaicingas y m√°s abajo la provincia de los loros y m√°s adelante la provincia de las mujeres y estas dos provincias postreras son pasando el r√≠o Paucarmayo frontero del Paitite.
LA TIERRA DEL PAITITE
Pasado el r√≠o llamado Paitite la cual tierra tiene llanos que empiezan desde pasado el dicho r√≠o. Estos llanos ten√≠an de ancho quince leguas Poco m√°s seg√ļn la cuenta de los indios hasta una cordillera de sierra alta de nieves que semejan los indios que la han visto como la del Per√ļ pelada. Los moradores de los llanos se llaman Corocoros y los de la sierra se llaman Pamaynos. De esta sierra dan noticia ser muy rica de metales. En ella hay grand√≠simo poder de gente al modo de los del Per√ļ y de las mismas ceremonias y del mismo ganado y traje y dicen que los Incas del Per√ļ vinieron de ellos. Es tanta gente y tan fuerte y diestra en la guerra que con ser el Inca del Per√ļ tan gran conquistador aunque envi√≥ al Paitite por muchas veces a muchos capitanes no se pudo valer con ello antes los derrotaron muchas veces y visto por el Inca cuan poco poderoso era para contra ellos determin√≥ de comunicarse con el gran se√Īor del Paitite y por v√≠a de presentes y mand√≥ el Inca que le hiciesen junto al r√≠o Paitite dos fortalezas de su nombre por memoria de que hab√≠a llegado all√≠ su gente. Esta es la noticia de m√°s cantidad y riqueza de las de toda la Am√©rica. Puede hacerse en ella gran servicio a Dios predicando el Sagrado Evangelio y acrecentar sumamente el Estado y la Corona de Espa√Īa. Dios por su misericordia se acuerde de aquellos ciegos gentiles Para que salgan de la ceguera en que est√°n.
Comenzando desde la cordillera que est√° a las espaldas de Chuquiabo est√°n los Moxos de Yuroma y confina con ellos los Moxos de Mayaquize y luego las provincias de Mayas e Yuquimonas y la provincia de los Pacajes y la de los Yumarineros y la provincia de los Muyumas y la de los Chunchos y Guanapaonas y la de los Tirinas y la provincia de los Cabinas y los Corbinas y la de los Chimareras y los Guarayos y la provincia de los Mariquires. Esta corre hasta la provincia del Paitite y Corocoros.
Los Moxos, Pacajas, Yumarineros, Chunchos, Avaraonas, Toromonas, Celipas, Corivas, Chimaneras, Marupas, Cabinas, Capinas todas estas provincias son de gente alzada vestida de algod√≥n y todos de unos ritos y ceremonias que son como los Incas del Per√ļ.
Cunchos y Avaraonas con las demás dichas tienen plumería y hacen de ella imagineríay otras cosas ricas de labores y vestidos muy primos.
Moxos es la tierra de minas de oro. Los Yumarineros es tierra de minas de oro y plata. Es gente guerrera que desbarat√≥ al Inca del Per√ļ. Los Chunchos tienen minas de oro y plata. Avaraonas y las provincias comarcanas a ellos poseen perlas.
Las armas que tienen son flechas, macanas, dardo, estolica, rodelas emplumadas. Los de la monta√Īa pelean desaparecidos de lo raso en escuadrones. Los Corocoros pelean con cerbatanas y unas saetillas con hierba de ballesteros cosa da√Īinos√≠sima. Los Pamayos pelean con hachas, porras de metal y ondas. Las mujeres pelean con flechas. Los Opataries y Manaries y Cayaupuxes, Aravaonas, Toromonas, Capinas, Corbinas, Chimaneras estas provincias y todo el Magno abajo hasta el Paitite hay almendras en grand√≠sima cantidad muy mejores que las de Espa√Īa y en muchas de estas hay cacao como lo de Nueva Espa√Īa.
En la provincia del Peitite hay minas de oro y plata y gran cantidad de √°mbar cuajado. En la cordillera de la nieve hay cantidad de ganado como lo del Per√ļ aunque es m√°s peque√Īo. Los naturales visten lana y hay chinilla y piedras de rico cristal.
LAS COMIDAS
Hay en esta tierra en lugar de pan, ma√≠z, yuca, motes, man√≠, zapallos, frisoles de muchas maneras mucho √Īame, chape que son ra√≠ces y llacos y mucho aj√≠ otras muchas comidas de √°rboles hay que son guayabas, pl√°tanos, ciruelas de andrinas como las de Espa√Īa, cerezas unas como las de Espa√Īa y otras mayores como albaricoques capotes y lo que m√°s es grand√≠sima suma de almendras, pi√Īas y muchos g√©neros de corocos de palmas reales y palmitos y avos y cierta manera de aceitunas y ca√Īa frisola y guanavanas y muchos √°rboles de b√°lsamo y liquid√°mbar muchos √°rboles de almaciga laureles y canela.
La comida carne que tienen es puercos cayanos del monte con el ombligo en el espinazo muchas vacas de antas y ciervos y venados‚Ķ y ovinas que son otros venados bermejos, liebres y conejos, cuyes que es cierta manera de conejos de la tierra cuadaquinaxos que son como lechones grandes y erizos, aves, pavas, paujiles, fais√°n, perdices, aplomas, guacamayas, papagayos, t√≥rtolas, turqu√≠es de pluma colorada girifaltes y sacres y muchos avestruces, garzas reales, √°nsares monteses, patos de agua, grullas y otras muchas diversidades de aves que no se supo el nombre de ellas = Fieras, tigres, leones, gatos, cervales, escollos que es cierta especie de zorras, muchas monas, perico ligero armado comadreja = pescados, s√°balos, sollos, bagres de a cuatro arrobas y anguillas y rayas mojarra y coteas y guanas, jureles, pejes voladores, caimanes, tortugas y otros muchos g√©neros de pescado inc√≥gnitos y bufeos, caimanes, culebras grandes y v√≠boras. Pasada la cordillera de las nieves de Per√ļ se divide la dicha tierra en monta√Īa y sabana la monta√Īa empieza desde la cordillera y prosigue a setenta y ochenta y m√°s y menos leguas.‚ÄĚ
En el fragmento del relato de √Ālvarez Maldonado se pueden encontrar muchas coincidencias con el relato, escrito d√©cadas despu√©s, por Garcilaso de la Vega, ya que ambos hablan de los intentos Incas por dominar sin √©xito los llanos de los Antis. Un elemento curioso es que ambos relatos coinciden en que el Inca, por v√≠a diplom√°tica, mand√≥ construir un par de fortalezas a orillas de un r√≠o, que seg√ļn indica el relato de √Ālvarez Maldonado, se tratar√≠a del r√≠o Paitit√≠.
En el relato de Garcilaso de la Vega, se indica que en la √©poca del Inca Yupanqui, el remanente de unos mil incas que quedaron de su campa√Īa de conquista, gracias a la v√≠a diplom√°tica, se terminaron asentando en el territorio de los Musus y que cuando trataron de volver al Cuzco no lo pudieron hacer por la situaci√≥n en que se encontraba la capital, mientras que en el relato de √Ālvarez Maldonado se indica que en esta tierra ‚Ä̂Ķ hay grand√≠simo poder de gente al modo de los del Per√ļ y de las mismas ceremonias y del mismo ganado y traje y dicen que los Incas del Per√ļ vinieron de ellos.‚ÄĚ
Si la anterior frase del documento de Maldonado fuese cierta, quiere decir que casi un siglo antes de la llegada de los espa√Īoles al Per√ļ, los primeros Incas habr√≠an llegado al Cuzco desde los Antis, ya sea de las estribaciones de la cordillera o desde los llanos orientales. Esto podr√≠a explicar por qu√© desde las √©pocas de Sinchi Roca y luego las del Inca Yupanqui, los Incas trataron de conquistar infructuosamente los Antis, que al no ser logrado el objetivo finalmente deriv√≥ en una suerte de tratado diplom√°tico entre las partes que permiti√≥ a los Incas establecerse y comerciar en un territorio libre pero a la vez aliado del Incario.
Casi una d√©cada atr√°s, las fabulosas riquezas de las Am√©ricas tambi√©n hab√≠an generado incursiones a la selva pero desde la cuenca del Plata en el sur. Es la √©poca en que √Ďuflo de Chaves se encuentra en busca del Kandire, la tierra de En√≠n o el Gran Paitit√≠, que seg√ļn las versiones Paraguayas, es el momento en que se da la primera desmembraci√≥n de su pa√≠s, cuando √Ďuflo de Chaves no funda una ciudad en la zona de los Xarayes terminando como gobernador del extenso territorio de Santa Cruz de la Sierra , Moxos y los llanos de Manso.
En b√ļsqueda del Gran Paitit√≠ o la tierra de Enin, los registros hist√≥ricos indican que varias expediciones salieron de San Lorenzo de la Frontera hacia el norte, en direcci√≥n a los llanos de Moxos, como ser las de Juan de Mendoza (entre 1600 y 1603), las de Sol√≠s Holgu√≠n, de 1617 a 1624 y muchas otras expediciones que salieron desde el a√Īo 1631 hasta 1667.
Seg√ļn los mapas de la √©poca, la Gobernaci√≥n de √Ālvarez Maldonado se encontrar√≠a al norte de la de Chaves, dicha gobernaci√≥n m√°s precisamente estar√≠a ubicada al Norte de Moxos en los territorios que posteriormente fueron conocidos como el Acre, pero su fallida incursi√≥n no termin√≥ con la suerte de un pacto diplom√°tico como el que hizo el Inca Yupanqui, sino con todo su ej√©rcito exterminado.
Setenta a√Īos despu√©s de la incursi√≥n de Maldonado a los Antis, aparece un extra√Īo relato que habla sobre el Paitit√≠ y un resumen del mismo es el que se encuentra en el ‚ÄúMonumenta Amaz√≥nica‚ÄĚ que es un documento en el cual se describe la expedici√≥n norteamericana de mediados del siglo XIX, que fue realizada con el fin de estudiar la cuenca del Amazonas. En el a√Īo 1853 se imprimieron 10.000 ejemplares de dicho documento para uso del Senado de los Estados Unidos.
En aquella expedici√≥n, los norteamericanos recopilaron una serie de relatos coloniales de distintos archivos y distintos lugares por donde pasaban. Entre estos que encontraron se encuentra un extra√Īo relato de un padre dominico que fue conseguido en el Per√ļ y que figura en el Monumenta Amaz√≥nica de la siguiente manera.
“Entre los a√Īos 1639 y 1648, el padre dominico Tom√°s de Chaves entr√≥ a la tribu de los chunchos de Cochabamba, en Bolivia. Se llev√≥ a doce de ellos a Lima, donde fueron bautizados. Luego regres√≥ y vivi√≥ en esta tribu durante catorce a√Īos, realizando varias expediciones, la √ļltima de estas a la tribu de los Moxos del Mamor√©, fue en 1654. All√≠ cur√≥ a un cacique de una enfermedad y el emperador de los Musus (este es el gran Paititi o Rey Dorado de los espa√Īoles), envi√≥ seiscientos hombres armados al cacique de los moxos, orden√°ndole que enviara al reverendo padre para que curase a su reina. Los moxos se mostraron sumamente reacios a partir con su m√©dico; pero al recibir amenazas de exterminaci√≥n de parte de los embajadores del emperador, accedieron sumisamente; as√≠ el padre emprendi√≥ viaje cargado en hombros por los indios. Despu√©s de viajar durante 30 d√≠as, llegaron a las orillas de un r√≠o tan ancho que apenas se pod√≠a ver la otra orilla (se supone que era el Beni). En este lugar los embajadores indios hab√≠an dejado sus canoas, desamarr√°ndolas y lanz√°ndolas al agua, navegaron r√≠o abajo durante doce d√≠as, para finalmente desembarcar. El padre encontr√≥ una ciudad grande habitada por un n√ļmero incre√≠ble de salvajes, todos soldados, que cuidaban este gran puerto sobre el r√≠o y la entrada al imperio de los Musus. No se ve√≠a ninguna mujer ya que viv√≠an en otra ciudad, a una legua de distancia y s√≥lo ven√≠an durante el d√≠a para traer comida y bebida a los guerreros y luego regresaban en la noche.”
“Observ√≥ que en este punto, el r√≠o estaba dividido en muchos ramales que parec√≠an ser navegables y que formaban grandes islas en las cuales hab√≠an grandes poblados. Desde aqu√≠ viaj√≥ durante veintisiete d√≠as hasta llegar a la Corte; el Rey sali√≥ a recibirlo vestido con las m√°s finas y delicadas plumas de diferentes colores. Trat√≥ a su invitado con gran cortes√≠a y le prepar√≥ un fabuloso banquete; le cont√≥ que hab√≠a escuchado de sus magn√≠ficos poderes como m√©dico, raz√≥n por la cual hab√≠a enviado por √©l para que curase a la Reina que sufr√≠a de una enfermedad que hab√≠a desconcertado a todos sus m√©dicos. El buen padre le aclar√≥ que no era un m√©dico y que no hab√≠a sido preparado para ese arte, pero observando que la Reina estaba pose√≠da por los demonios (“obsesa”), la exorciz√≥ de acuerdo a los rituales, y ella se convirti√≥ gustosamente al Cristianismo. Estuvo once meses en la Corte de Paititi, al t√©rmino de los cuales d√°ndose cuenta que el vino y la harina para la Sagrada Comuni√≥n se hab√≠a terminado y habiendo bautizado a un infinito n√ļmero de ni√Īos en “articulo mortis”, se despidi√≥ de sus Majestades, recomend√°ndole a la Reina que conservara la fe que hab√≠a recibido, absteni√©ndose de ofender a Dios. Rechaz√≥ un magn√≠fico obsequio del Rey que consist√≠a en oro, plata, perlas y bellas plumas, lo cual, seg√ļn el padre Tom√°s, era muy estimado por el Rey y sus cortesanos”.
En el relato se muestra claramente que los Moxos no necesariamente son los Musus, como com√ļnmente se los ha relacionado, ya que es en la zona de Moxos del Mamor√© que el padre Chaves es requerido por el Emperador de los Musus, lo que puede indicar que se trata de un pueblo ubicado al norte de Moxos, ya que despu√©s del camino en hombros, la ruta tomada es aguas abajo. Este argumento se confirma por el hecho de que cualquier ruta fluvial que se tome en los llanos benianos ser√° en este sentido, ya que todas las aguas terminan desembocando en el r√≠o Mamor√© y luego en el Madera.
Para quien no conozca los llanos de los Antis, el anterior relato puede parecer como un invento derivado de la fiebre del oro, que ha sobrevivido a poco más de un siglo de distancia del rescate de Cajamarca, pero se debe recordar que en esos momentos la Villa Imperial de Potosí y su cerro rico producen tanta riqueza que han convertido a la ciudad de las alturas en uno de los lugares más poblados del planeta y por ende, uno de los lugares más importantes.
Volviendo al tema anterior; el relato podr√≠a parecer pura ficci√≥n si el lector aun sigue creyendo que los llanos amaz√≥nicos de los Antis estaban poblados de tribus n√≥madas que se agrupaban en peque√Īos asentamientos, sin conocer la agricultura y alg√ļn tipo de civilizaci√≥n, como indicar√≠a el error de Holmberg, bien descrito por Charles Mann. Podr√≠a parecer una mentira si se desconoce la existencia de grandes puertos en la sabana y la existencia de grandes islas que alguna vez estuvieron densamente pobladas. El relato sonar√° a f√°bula si el lector no sabe que en el Beni se puede encontrar el oro que se indica, como bien lo supo en la pr√°ctica Kenneth Lee y muchos otros, cuando se embarcaron en esa aventura al norte del departamento. Si la persona no sabe de la existencia de grandes archipi√©lagos de islas circulares ubicados en el centro de la sabana, podr√° dudar del relato del padre Chaves y tal vez se asombre mucho al saber que dichas islas estaban conectadas entre s√≠ por canales rectos, que a su vez se conectaban a un sistema hidr√°ulico mucho m√°s grande que comprend√≠a inmensas extensiones de campos de cultivo elevados.
Una informaci√≥n adicional a confirmar, es que en √©pocas de la colonia se se√Īala que el Conde de Castelar envi√≥ un cronista al Rey, que indicaba que el Reino del Paitit√≠ se encontraba en la regi√≥n comprendida entre los r√≠os Madre de Dios, Beni, Mamor√© y Andera. Estos l√≠mites corresponden con el territorio del Paitit√≠ mostrado en el mapa de la gobernaci√≥n de √Ālvarez Maldonado, que aparece al final del documento .
Los relatos coloniales que hablan del Gran Paitit√≠ no terminan con el padre Chaves, sino que existen posteriores documentos y uno anterior escrito por Juan Recio de Le√≥n en el a√Īo 1623, que ser√° transcrito de forma extensa a continuaci√≥n:
“Breve relación de la descripción y calidad de las tierras y ríos de las provincias de Tipuane, Chunchos y otras muchas que de ellas se siguen del gran reino de Paytite de que es gobernador Pedro de Leaegui Urquiza, hecha por Juan Recio de León, su Maese de campo y lugarteniente de gobernador y Capitán General, Justicia Mayor y poblador de las dichas provincias con particular poder por su Majestad Católica.
Est√°n las dichas provincias y reino de Paytite en la Am√©rica meridional que com√ļnmente llaman tierra firme, Nuevo Reino de Granada, Pir√ļ y Chile, cuya costa corre de norte a sur apart√°ndose al polo ant√°rtico de la equinoccial 53 grados en que est√° el estrecho de Magallanes y de la banda del norte, polo √°rtico, alcanza la dicha tierra 10 grados; hace divisi√≥n de los dichos reinos que espa√Īoles poseen y las provincias del Paytite (nuevo descubrimiento) una monta√Īa y cordillera nevada que nace junto al r√≠o de la Hacha y acaba en los √ļltimos fines del reino de Chile, no se aparta de la costa del sur por donde m√°s se extiende la tierra m√°s que tan solamente 70 leguas muy poco m√°s o menos.
La grande y muy leal ciudad del Cuzco, cabeza de aquellos reinos est√° 12 leguas apartada de la cordillera al oeste y en 15 grados de la equinoccial al sur y en 18 de la de La Paz, dos leguas de la cordillera; entre estas dos ciudades est√° la provincia de Arexaca que hace frontera y raya con los b√°rbaros del dicho descubrimiento y por el pueblo de Pelechuco, √ļltimo de ella al norte, junto a las minas de oro de Carabaya se hizo la entrada abriendo desde la dicha cordillera 20 leguas de camino hasta el asiento de los indios Mojos donde queda poblada la villa de San Juan de Sahag√ļn con 34 espa√Īoles vecinos y en ella un convento con tres religiosos sacerdotes de la orden de San Agust√≠n con t√≠tulo y nombre de San Juan de Sahag√ļn.
Desde esta dicha villa abr√≠ doce leguas de caminos de cerros y monta√Īas hasta el valle de los indios Sua√Īas a donde se juntan dos r√≠os que nacen de la dicha cordillera, que el que llev√© a la mano derecha hasta esta junta se llama Pelechuco y el de la izquierda Choquata (hasta aqu√≠ corren estas aguas al este); de aqu√≠ para adelante lo llaman a este r√≠o Toyche (lleva la vuelta del nordeste). Pas√© en balsas estas juntas y caminando al rumbo que traigo al este desde donde fui abriendo otras 20 leguas de camino hasta llegar al famoso valle de Apolobamba, las primeras seis leguas de laderas altas, temple fresco, y las 14 de muy crecidas monta√Īas. Tiene este valle 14 leguas de largo y 4 y 6 en parte de ancho y en lo √ļltimo de √©l, en sitio abundoso de agua y le√Īa, pobl√© la ciudad de Nuestra Se√Īora de Guadalupe con otros 30 espa√Īoles, que es la cantidad que su Majestad por sus ordenanzas manda. Gozan este valle las provincias de Lecos y Abachiles; abr√≠ desde esta ciudad, caminando por el dicho rumbo 8 leguas de camino a donde hall√© una monta√Īa y cordillera peque√Īa, que desde ella a dos pueblos que llaman Uchupiamo e Yuarama, cabezas de 15 provincias de chunchos, hay 12 leguas que tambi√©n se abri√≥ el camino. En estos dos pueblos est√° fray Joseph Garc√≠a Serrano, Vicario Provincial de las dichas provincias y fray Baltasar de Buytr√≥n, de la orden de San Agust√≠n, en dos iglesias que fundamos con pilas de bautismo donde los dichos dos religiosos bautizaron antes que yo saliese de all√° m√°s de 60 caciques y principales, sin otra nueva cantidad de b√°rbaros. Estas dos iglesias est√°n a la orilla del Toyche a la banda del este, tres leguas la una de la otra; y cuatro m√°s abajo entra en este r√≠o otro mucho m√°s caudaloso, corriendo del sudeste, que viene su nacimiento de muchos r√≠os de los reinos del Pir√ļ, que son √©stos Cochabamba, Ayopaya, Cabare, Caracato, el de la ciudad de La Paz, Simaco. Este pasa por la ribera de Tipuane, muy caudalosa de oro, todos los dichos r√≠os a 10 y a 20 y a 30 leguas las monta√Īas adentro por el rumbo dicho se van juntando y 20 leguas m√°s adelante de las 30 entran dichos dos r√≠os en √©ste, que llaman Lorca y Miguilla, y desde que estos dos entran en este grande r√≠o van las aguas apacibles por serlo ya la tierra desde que dichos r√≠os se juntan en una madre; hasta entrar en el Toyche tiene nombre de Diabeni, que en lengua de los naturales quiere decir junta de las muchas aguas.
En la junta de estos dos r√≠os por todas bandas hay maravillosos y crecidos poblados de indios y en las tierras que se extienden entre el nacimiento que traje desde la cordillera hasta esta junta y desde aqu√≠ hasta volver el Diabeni arriba a sus nacimientos dichos, est√°n m√°s de 15 provincias de chunchos de que es se√Īor don Diego Amutare, escudero del gran Zelipa, al que mat√≥ el √°rbol, que fue quien nos llev√≥ a su zona para que le defendi√©semos de cuatro provincias que tra√≠an guerra con √©l y le obedecieron luego que llegamos. Don Diego Amutare y sus gobernadores don Carlos Ballesta que es su segunda persona y don Juan Apanilla tienen nombres de espa√Īoles por estar bautizados, tienen en cada provincia otro gobernador que por no ser cristianos tienen el mismo nombre de las provincias que gobiernan que son √©stas: Espada, Chuquimaran√≠, Passari, Chayam√≥n, Arabaona, Mayas, Mayajas, Marupa; los Marupas viven de 100 y en 200 juntos en galpones grandes.
De la gran cordillera del Pir√ļ, sitio de Carabaya al norte hasta el de Vilcabambanacen estos r√≠os: San Juan del Oro, Aporomi, Sangabaa, Paucartambo, Andes del Cusco, Yucay, Vilcabamba y otros que no tienen nombre. Todos los cuales, cortando la cordillera al este, a trechos de cantidad de leguas se van juntando y acabadas las corrientes de las monta√Īas hacen todos juntos en tierra muy llana una madre tan opulenta y extendida que no se determina el bulto de una persona de la una a la otra orilla; de aqu√≠ para adelante le dan los naturales nombre de Magno, que en su lengua quiere decir junta de muchas aguas; entra en el Toyche y Diabeni cincuenta leguas m√°s al nordeste de la junta de los dos dichos.
Hay entre √©ste y el Toyche, que viene siguiendo desde el principio de la entrada, otro tan grande pedazo de tierra y monta√Īas como el de las provincias de los Chunchos; ocupan las monta√Īas de esta parte haciendo frontera en Carabaya la provincia del Menico y corriendo al norte, haciendo frontera a todos los Andes del Cusco, Yucay y Vilcabamba, otras cuatro o cinco provincias de quien es se√Īor el gran Tarano, y desde la junta del Toyche y Diabeni hasta la que hace con el Magno hay el m√°s maravilloso valle de las 50 leguas dichas que hasta aqu√≠ se ha visto, tierras llenas de much√≠sima gente de que es se√Īor Avama, el m√°s famoso cacique que hasta hoy hemos conocido. No quedaba cristiano cuando yo sal√≠, pero por las grandes ansias que ten√≠a de serlo tengo por sin duda que lo es ya, de m√°s de habernos hecho nuevas amistades.
Entr√© a este descubrimiento temeroso de que tanto n√ļmero de r√≠os hab√≠an de encenagar la mayor parte de la tierra, pero hasta hoy no he topado una cuadra de tierra empantanada, sino la tierra m√°s sana y seca que he visto en mi vida, llueve en toda ella cuatro o cinco veces del a√Īo, digo meses del a√Īo. Todas las tierras y indios hasta aqu√≠ declaradas son de las calidades, riquezas y frutos, ritos y ceremonias que se siguen.
Las 20 leguas primeras de la entrada hasta la villa de San Juan de Sahag√ļn, el primer tercio de ellas es muy fr√≠o, tierras muy altas y quebradas de poca monta√Īa, maravillosos pastos para el ganado de carga que se cr√≠a en el Pir√ļ; y las dem√°s hasta la villa de San Juan de Sahag√ļn, son de monta√Īas m√°s cerradas, no tan quebrada la tierra, mejores temples. Hay mucho incienso y ca√Īafistola y otras resinas, mucho algod√≥n, zarzaparrilla en abundancia; fertil√≠sima tierra que da una fanega de ma√≠z de cosecha 300 y 400 en partes, y yo he cogido m√°s de 450. No hay en esta parte naturales conocidos pero hay muy grande cantidad de indios cristianos del reino del Pir√ļ, no hacen da√Īo a los espa√Īoles de la entrada.
Desde esta dicha villa hasta los indios sua√Īas y juntas de los dos r√≠os hay 12 leguas de m√°s crecidas y cerradas monta√Īas, pero mejores valles. Hay algunos indios naturales, aunque pocos y retirados de los del Pir√ļ, entre ellos muchos, esta parte es tierra rica al oriente de las minas de oro de Carabaya, en sus r√≠os y quebradas se hallan infinitos granos de este metal y en las playas grandes lavaderos de oro; no es menos fructuosa la tierra que la de San Juan de Sahag√ļn.
Desde la junta de los dos r√≠os Choquata y Pelechuco a la ciudad de Nuestra Se√Īora de Guadalupe hay dos cerros poderos√≠simos: el primero, de oro, est√° a la salida de estos r√≠os que le llaman Mapulio que quiere decir cerro de oro; h√°llase en las quebradas de √©l nueva muestra de su riqueza, de m√°s de las muchas cateaduras que los naturales hacen. Treinta leguas m√°s adelante hay otro que llaman Chipulizani, es tierra m√°s fr√≠a muy rica de plata por lo que los naturales de √©l dan a entender defendi√©ndole de la gente de otras provincias y poniendo pena de la vida los cabezas a los s√ļbditos, que no digan a los espa√Īoles que hay plata en √©l; entre uno y otro cerro hay temples fr√≠os, templados y m√°s calientes, maravillosos pedazos de savanales; gozan de estas tierras las provincias de lecos y abachiles y tambi√©n algunos de los chunchos las alcanzan.
De las 20 leguas que desde Guadalupe hay hasta las dos iglesias, son las 12 de una monta√Īa m√°s clara y seca que todas las pasadas, aunque no son las dem√°s h√ļmedas. Esta monta√Īa clara tiene la mayor cantidad de los √°rboles de canela, nuez moscada, nogales de Castilla, ca√Īafistola, b√°lsamo, incienso, guayac√°n y cacao en mucha abundancia; ense√Ī√© a los naturales de esta parte clavo, y dijeron que me ense√Īar√≠an mucha cantidad de √©l en otras provincias m√°s adentro, donde por entonces no pude satisfacerme; tambi√©n los ense√Ī√© pimienta y no me dieron noticia de ella.
Todos los indios de estas provincias de los chunchos, menicos y taranos ocupan las tierras montuosas. No es gente en tan grande n√ļmero como la de las provincias de los llanos, porque siempre en las tierras m√°s fragosas hay menos naturales. Visten todos los de estas monta√Īas maravillosamente de algod√≥n, porque es tierra abundosa de √©l; con muchas listas y labores de colores de cochinilla y a√Īil, g√©nero que tienen muy sobrado. Usan todos de los ritos y ceremonias que los del Pir√ļ, por ser indios procedidos, que el Hinga entr√≥ aqu√≠ de guarnici√≥n; es gente muy crecida y d√≥cil de condici√≥n, sust√©ntanse en todas estas partes de mucho ma√≠z, frijoles, pallares, camotes, yuca, zapallo y otras muchas legumbres que la tierra produce; tienen much√≠simas frutas: pl√°tanos, guayabas, lucumas, pitayas, anan√°s, mameyes, muchos palmitos y d√°tiles, ca√Īa dulce; no tienen ganados dom√©sticos pero hay grandes manadas de puercos que llaman zaynos, que naturaleza les puso el ombligo en el lomo; andan en manadas de 100 y 200 y son de condici√≥n que al m√°s peque√Īo de toda la manada siguen todos como a su capit√°n, y si alguna persona hiere o mata alguno, si tan presto no se sube en un √°rbol o se asegura lo hacen pedazos los dem√°s, pero poni√©ndose en alto con un chuzo los puede matar a todos si es que no acierten a matar el capitanejo, porque en sinti√©ndole muerto o herido desamparan todos el puesto tan violentamente como si tuvieran alas. Hay tambi√©n a las orillas de los r√≠os otro g√©nero de puercos que llaman guardatinajas, hay muchas antas y venados, monos, micos, cuyes, osos, leoncillos de poca fiereza, en partes hay algunos tigres que es el animal m√°s bravo que hay en estas partes; no tienen gallinas ni aves de Castilla ni otras mansas excepto patos pero hay muchas pavas de las que en Espa√Īa llaman gallinas de las Indias silvestres, en todas las monta√Īas; hay tambi√©n muchos pauj√≠es, que es otro g√©nero de aves mayores y de mayor regalo que las pavas; muchas guacamayas, guacharacas, torcaces, t√≥rtolas, papagayos, perdices y otros muchos g√©neros de aves de diversas colores, gozan tambi√©n de maravillosos pescados de estos r√≠os, que los conocidos por sus nombres son √©stos: s√°balos, r√≥balos, pataloes, sollos, bagres, doncellas y otros muchos diferentes que los de Espa√Īa.
En todas estas monta√Īas no se agregan los naturales a grandes poblados, exti√©ndense por r√≠os, quebradas y sitios de aguas a 100 y a 200 y a 300 los mayores pueblos; son las casas de palo y algunas altas a modo de gaviones o fuertecillos para defenderse de sus enemigos; c√ļbrenlas de hojas de palmas. Hay en todas las monta√Īas dichas much√≠sima miel de abejas, bon√≠sima y muy blanca, y m√°s y mejor en la monta√Īa de la especia, hacen con miel y una legumbre que llaman man√≠, maravilloso, turr√≥n. Gobi√©rnanse por caciques, como tengo dicho, aunque hay en el distrito de cada se√Īor un Mo√°n, al modo del sacerdote del √≠dolo Bel que favorecido del demonio los enga√Īa y le obedecen m√°s que a las cabezas principales, o por mejor decir le temen m√°s; √©ste tal, cuando los indios temen que han de tener guerra con algunos enemigos o tienen necesidad de que llueva para sus sementeras, se va a la guaca y or√°culo donde tienen los √≠dolos en que adoran, como que habla con el sopay, que no lo dudo, porque es el diablo, y les dice lo que le parece que basta para que le adoren moch√°ndole con regalos. Esta fiera bestia por no se ver despose√≠do de este se√Īor√≠o se puso a hacernos grandes contradicciones a nuestra ley y en particular alegaba en su favor un maravilloso suceso de que doy mil gracias a nuestro Se√Īor de haber sido instrumento de √©l.
Y es el caso que en la ocasi√≥n que el Virrey don Francisco de Toledo sub√≠a a la ciudad del Cuzco, quien hab√≠a m√°s de cuarenta y seis a√Īos, sali√≥ del pueblo de Inarama, donde est√° fundada una de las dos iglesias, un b√°rbaro de edad de m√°s de 80 a√Īos, t√≠o y padre de los mayores se√Īores de esta tierra entr√≥ en la ciudad del Cusco y vido las ceremonias que los cristianos hac√≠an, y al cabo de algunos d√≠as se volvi√≥ a su tierra, y a lo que √©l mismo confes√≥ vivi√≥ hasta edad de 100 a√Īos sin enfermedad ninguna y llegando a ella se tull√≥, y vivi√≥ tullido 30 a√Īos m√°s de los 100 y cada uno de estos 30 ped√≠a a sus hijos y sobrinos que fuesen a tierra de cristianos y que los tuviesen por amigos suyos, que era buena gente para defenderlos de sus enemigos y que los pidiesen padre para que lo hiciesen cristiano como √©l lo hab√≠a visto; y con enga√Īo, de un a√Īo en otro iban a tra√©rselos.
Se pas√≥ todo este tiempo y fue Dios servido que a Zelipa su sobrino le diesen guerra cuatro provincias para que sirviese de prodigio de tan buen suceso; finalmente nos fue a buscar y luego que llegamos a donde estaba el enfermo, alentadamente se arroj√≥ a los pies de los sacerdotes pidiendo bautismo y luego le ense√Īaron a rezar lo que bast√≥ para bautizarle, y despu√©s de haber recibido este sacramento falleci√≥ dentro de 14 horas, que sabe Dios qui√©n ha de gozar de su divina presencia y tambi√©n sabe en el trabajo que nosotros nos vimos por el suceso, pues nos tuvieron por empalados en los reinos del Pir√ļ, pero orden√≥lo nuestro Se√Īor de manera que no hubo peligro ninguno.
Al Mo√°n o fiera que quiso defender su partido con este argumento le derribamos de su enga√Īo haci√©ndole fiscal de recoger la gente y chusma que se iba bautizando a la iglesia para ense√Īarles la doctrina cristiana, d√°ndole a entender que en este oficio le dar√°n m√°s regalos que en el que usaba de antes y que en √©ste serv√≠a a quien le hab√≠a de salvar y en el otro ofend√≠a a quien le hab√≠a de condenar. El cual oficio admiti√≥ y obr√≥ nuestro Se√Īor tanto en √©l que el d√≠a de San Nicol√°s le bautizaron, y es tan maravilloso ministro para este ministerio que tengo por sin duda, seg√ļn el fruto que hace, que es obra del bienaventurado Santo de quien se le dio el nombre de Don Nicol√°s. Tambi√©n estos moanes les sirven de confesores.
De aquí me pasé a la otra banda del Toyche, a los llanos de los anamas donde fui bien regalado y me dieron noticia de que en la junta que hace el río Magno con el Diabeni, a la banda del norte está la provincia de los guarayos y desde ella otras muchas por las orillas de un grande río que más adelante al norte entra en una grande laguna. Este río viene de parte que es fuerza entender que se forma de los ríos de Guamanga, Abancay y del gran Paucarmayo, que por otro nombre llaman Apurima.
Estos guarayos dicen que son advenedizos y se entiende que entraron de la costa del Brasil, cabo de San Agustín. No visten, pero así hombres como mujeres traen el cabello de la cabeza tan largo y tan peinado que les llega a las pantorrillas; son caribes, comen carne humana, a cuya causa los quieren mal los comarcanos.
Diéronme también noticia que de la banda del norte de este río Apurima, confines del Paytite, estaba una provincia de mujeres que viven sin hombres, y preguntándoles cómo podían conservarse de aquella manera dijeron que hombres tenían en la otra banda del Paytite al este de que darían más razón los Marquires que confinan con ellos.
Y pregunt√°ndoles qu√© noticias ten√≠an de la gente que adelante hab√≠a y del rumbo que llevaban estos r√≠os, me trajeron tres o cuatro indios principales muy baqueanos de aquellas navegaciones y haci√©ndoles preguntas respondieron que por tierra o por agua llegaban en cuatro d√≠as a una grande cocha que quiere decir grande laguna que todos estos r√≠os causan en tierras muy llanas y que hay en ella muchas islas muy pobladas de infinita gente y que al se√Īor de todas ellas le llaman el gran Paytiti y que los indios de aquellas islas son tan ricos que traen al cuello muchos pedazos de √°mbar por ser amigos de olores, y conchas y berruecos de perlas, lo cual vide yo en algunos anamas y ense√Ī√°ndoles algunos granos de perlas q

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

de perlas que yo tenía les dije que si se criaban en aquellas conchas estos granos y respondieron que los Paytites les daban todos aquellos géneros y que, como aquellos granos no los sabían horadar para hacer sartas de ellos, que los echaban por ahí. Y preguntándoles que de dónde los sacaban dijeron que también lo habían preguntado a los Paytites y que les respondieron que de aquella cocha.
Di√©ronme tambi√©n noticia estos indios de otra mucha cantidad de gente que hay caminando al norte, en las faldas de una cordillera nevada que se levanta de junto a la laguna del Paytite, caminando al nuevo reino de Granada y que son muy riqu√≠simos de plata y ganados de carga de los que se cr√≠an en el collao del Pir√ļ. Tuve esto por cierto por ver vestidos de ropa de abasca de la que se hace en el Pir√ļ de la lana de estos ganados a dos indios que me trajeron all√≠, naturales de la parte donde dicen hay ese ganado. Tambi√©n pregunt√© qu√© nombre daban a este r√≠o tan caudaloso que, de estas juntas hasta la laguna, que en √©l no se determina de ninguna suerte tierra de orilla a orilla, y dijeron llamarle el gran Parauri que es decir en Espa√Īa Duero, que recoge todas las aguas. Dijeron tambi√©n que dos isletas de la laguna, las m√°s cercanas a ellos, peleaban con cerbatanas arrojando unas saetillas con yerba de ballestero.
Traen muchos de los anamas grandes muestras de riqueza como son manillas de oro en las mu√Īecas y otras en las gargantas de los pies y las mujeres muchas chagualas colgadas de las narices y orejas, finalmente pudiera hacer relaci√≥n de muchas m√°s cosas y maravillas de las grandezas de esta tierra si no me obligaran dos cosas a decir mucho menos de lo que es. El vicio establecido en el mundo a no dar cr√©dito a cosas que de presente no se ven; y la segunda y principal causa de no lo apurar m√°s es que los indios se enfadan de que les hagan muchas preguntas, creyendo que lo que con instancia preguntamos es m√°s provecho nuestro que el que a ellos les podemos dar; y a causa de que no se alterasen no trat√© de m√°s preguntas.
Al tiempo de volverme al Uchupiamo e Inarama me hicieron una grande fiesta de pesquería en este famoso río Parauri y sacaron de él con la mayor facilidad del mundo infinitos géneros de pescados entre los cuales muchas rayas, dorados, bufeos y otros muchos que se crían en la mar.
Acabada esta fiesta y despidi√©ndome de ellos me pidieron sacerdotes para que los bautizasen como los hab√≠a dado a los pueblos de Uchupiamo e Inarama y les dije que no los hab√≠a, pero que les daba palabra de salir a tierra de cristianos por ellos para d√°rselos. Y parti√©ndome a Uchupiamo a donde estaban los sacerdotes envi√≥ el Anama aquellos cuatro indios principales baqueanos y grandes marineros de estas aguas, que todos lo son, a que me acompa√Īasen. Y habiendo llegado a donde estaban los dichos religiosos me dijeron los caciques de Uchupiamo, Tuaramas y estos Anamas que me vinieron acompa√Īando que en la grande laguna del Paytite hab√≠a m√°s de 18 a√Īos que hab√≠an entrado unos viracochas bermejos, que es fuerza entender que son ingleses u holandeses y que todos los a√Īos traen de su tierra cuchillos, machetes, chaquiras, tafetanes y lienzos, g√©neros de que carecen estos naturales, con que rescatan muy grandes riquezas de oro, plata, perlas, √°mbar y otros muchos g√©neros de estimaci√≥n. Y haci√©ndoseme dificultosa y incre√≠ble esta noticia me ense√Īaron al punto machetes y cuchillos y algunos tafetanes tra√≠dos del dicho Paytite de muy pocos d√≠as, y aunque es verdad que con d√°divas de estos g√©neros que yo entr√© dando a los naturales de importancia fui bien admitido y due√Īo de todo este descubrimiento, repar√© en si aquellas que me ense√Īaban eran herramientas de las que yo les daba y viendo la gran diferencia que hab√≠a de unas a otras les di cr√©dito a su relaci√≥n. Todos estos indios dijeron que los m√°s de ellos van al Paytite dos o tres veces en el a√Īo a tratar y contratar y que √©sta es la causa de tener esas herramientas en su poder. Y de la declaraci√≥n que hicieron de estos viracochas bermejos algunos indios ante algunos soldados int√©rpretes se hizo ante mi gobernador informaci√≥n, la cual tengo en esta corte con mis papeles.
D√≠jeles que, pues que eran tan baqueanos del Paytite, que me se√Īalasen las formas de la laguna y islas y traza de r√≠os que de ella sal√≠an y lo hicieron, y en la misma forma que lo se√Īalaron lo puse en una planta y mapa de aquellos reinos que est√°n en mi poder.
Vinieron de la gran provincia de los Marquires que est√° a la banda del levante del Diabeni cuatro indios principales por orden de su se√Īor a llamarme para que fuese all√°; yo lo hice porque lo ten√≠a en prop√≥sito, y habiendo llegado a esa provincia vi una maravillosa fortaleza que dijeron haberla hecho el canpo de Hinga para que quedase memoria de que su gente hab√≠a llegado hasta aqu√≠ cuando entr√≥ conquistando esta tierra. Recibi√≥me el Marquir (que es el Se√Īor) muy bien, h√≠zome muchas preguntas: que a qu√© era mi entrada a aquella tierra y otras. Yo le respond√≠ que hab√≠a entrado llamado de Zelipa, se√Īor de los Chunchos, para defenderle de sus enemigos y a ense√Īarle la ley cristiana. Respondi√≥ que le parec√≠a muy bien y me regal√≥ algunos d√≠as. Tienen un caudaloso valle de almendrales de m√°s crecidas y gruesas almendras y mejores que las de Espa√Īa; de donde los Chunchos las rescatan y de una en otra provincia van llegando a las del Pir√ļ donde ha mucho tiempo que son conocidas. Tiene esta provincia m√°s de cien leguas de ancho y de largo m√°s de doscientas hasta cerca de los confines del Paytiti, seg√ļn me dieron de noticia; y tambi√©n me la dieron de otras muchas provincias de gente que est√°n al este de √©sta, hacia el Brasil y el norte; entre ellos y la laguna del Paytiti dijeron que estaba una provincia de hombres sin mujeres; y pregunt√°ndoles que c√≥mo aquellos hombres viv√≠an sin mujeres, respondieron que dos meses al a√Īo las ten√≠an y que de otra parte por aquellas aguas ven√≠an a juntarse con ellos. Son tan valerosas las mujeres que pelean con sus enemigos mejor que si fueran varones.
Es tan llana la tierra de esta provincia y tan poblada de gente que hay pueblos de a dos y a tres mil casas de tapia y adobe, puertas y ventanas de madera aunque toscamente labradas, las casas cubiertas de paja. Es fertil√≠sima tierra de ma√≠z y legumbres y de ganados silvestres aunque de puercos no tanto como en las monta√Īas. Abunda en pesquer√≠a. Tienen mucha sal, de lo que carecen los chunchos. Es agradecid√≠sima gente, galana, limpia, de diversas colores, algo morenos y blancos y otros tan rubios que son cortos de vista. Visten de algod√≥n, aunque algunos solteros andan con s√≥lo panpanillas. √Čstos, como todos los dem√°s, usan de arco y flecha y macana, con mucha plumer√≠a; de tres y cuatro dobleces de cuero de anta para su defensa, traen por insignia los se√Īores una hachuela de armar del mejor metal que tienen, que al fin es oro.
Los ritos y ceremonias de esta gente de todos los llanos son en esta forma, que cuando se ha de tener uno por casado con una mujer no hay m√°s concierto que dar el novio un vestido al suegro y otro a la suegra y si la moza no tiene padres al pariente m√°s cercano y con esto se la lleva a su casa.
Cuando tienen guerra con sus enemigos, despu√©s de haber acabado la batalla se juntan todos en la plaza junto a una casa de comunidad donde tienen en dep√≥sito muy grande n√ļmero de armas y el √≠dolo en que adoran, y sacan el √≠dolo, y le ponen en medio de la plaza y junto a √©l al se√Īor y tambi√©n con ellos al que se mostr√≥ m√°s valiente en la batalla; donde todos danzan, celebran su fiesta y hacen muchas borracheras de muchas bebidas que todos acostumbran a hacer de ma√≠z, yuca, batata, almendra y otras muchas legumbres, y habiendo acabado la fiesta ofrecen al √≠dolo, al se√Īor y al valiente, por iguales partes, muchos pedacillos de √≠dolos de oro, plata y otros metales, conforme cada uno puede.
Tienen por costumbre si pasan por la parte donde fueron vencidos de volver las espaldas a aquel puesto y los vencedores al contrario, que todas las veces que pasan por all√≠ dejan alguna se√Īal de lo que llevan, a modo de ofrecimiento.
Si en aquella tierra ri√Īe un indio con otro hasta que se mata no hay costumbre de ponerlos en paz y tienen por afrenta de apartarse hasta que uno o ambos mueren, y el remedio que para eso hay es que ha de abrazarse la mujer de uno con el otro y la del otro con el otro y con eso se apartan al punto y quedan los mayores amigos del mundo.
Cuando muere alg√ļn principal le ponen en medio de la plaza y sacan de la guaca el √≠dolo y le ponen junto a √©l y todos traen all√≠ las bebidas que tienen en su casa y hasta que las acaban de beber no llevan el cuerpo a la sepultura. El uso de la sepultura es que tienen en el campo de cada linaje un torre√≥n muy alto de ladrillo o adobe y por de dentro una escalera volteada; y all√≠, puestos, donde ponen los cuerpos difuntos de aquel linaje, que hoy d√≠a est√°n tan enteros los m√°s de ellos como hoy hace mil a√Īos cuando all√≠ los metieron, que basta para entender que es la tierra m√°s sana del mundo. Con esos cuerpos los d√≠as del entierro algunos √≠dolos de oro y plata ofrecen a su usanza.
De aquí me volví el río Diabeni arriba donde en diferentes provincias me sucedió la tragedia de los 24 principales de que hago relación en mi memorial.
Todos los indios de las monta√Īas tienen diferente lengua que los del Pir√ļ, algo m√°s clara, pero tambi√©n entienden algo de la general del Hinga, los de los llanos tienen diversidad de lenguas diferentes de todas las que hasta aqu√≠ se conocen.
Todas cuanta provincias he visto, desean con grandes veras el conocer de Dios y pues en ese reino se siguen dos tan poderosos aumentos que el primero es gozar su Magestad y el bien com√ļn de los espa√Īoles de tan grandiosas tierras y frutos de ellas y el segundo, √ļltimo y m√°s principal gozar tanto n√ļmero de almas de la presencia de Dios, quien en todo se sirvi√≥ de ordenar lo que m√°s convenga a su santo servicio.
Pues el inter√©s que se sigue de excusar de llevar la plata de Potos√≠ noventa leguas de tierra hasta Arica tan fragosas como se sabe y desde Arica a Lima 200 por la mar y de la ciudad del Cuzco y sus comarcas 150 de tierra hasta Lima de los caminos m√°s espesos de aquellos reinos, pues de Lima a Panam√° no son las calmas de aquel mar de ninguna ayuda, ni las 18 leguas de tierra firme dejan de ser de m√°s costa que mil de otras partes, de m√°s de ser Puertobelo por su ponzo√Īoso temple sepultura de hombres, pues de all√≠ a la Habana ya se sabe la p√©rdida que en las serranillas el a√Īo de 1605 tuvo don Luis Fern√°ndez de C√≥rdova sin embargo de la que el a√Īo de 1622 hubo en el canal, de m√°s de los excesivos gastos de la invernada y la flota de Nueva Espa√Īa del dicho a√Īo, bien se sabe lo que perdi√≥ a la vista de la Bermuda, y el suceso de la invernada de este a√Īo y p√©rdida de √©l ya se ve cu√°n grande ha sido.
A cuya causa se debe bien considerar de cu√°nto provecho es el camino de las 80 leguas que desde la provincia de Larecaja yo abr√≠ hasta las dos iglesias del dicho descubrimiento y cien leguas m√°s de r√≠os caudalosos, apacibles y muy navegables hasta los confines del Paytite y grande laguna del Dorado desde donde salen otros dos r√≠os en la forma que tengo dicho, que el uno entra en el Mara√Ī√≥n y el otro hace el de las Amazonas gran Paran√°, tan conocidas sus entradas en el mar del norte en uno y dos grados de la banda de Cancro, viaje de la mitad menos de tiempo y gastos que el que por tierra firme se hace, dem√°s de ser temples san√≠simos y abundosos de comidas y diversas y maravillosas maderas para cualesquier f√°bricas.
Muy notorio es la brevedad del viaje desde el r√≠o de la Plata a Espa√Īa; pues de las bocas de los dos r√≠os que est√°n a la mitad del camino es fuerza entender que ha de ser de menos tiempo.
Y caso que esta navegaci√≥n faltase, que no puedo creer que puede faltar, no por eso debe dejar de ser favorecido el dicho descubrimiento pues el menor de los dos intereses que se siguen es mayor que √©ste, que es gozar riquezas e Imperio tan grandioso y en particular el Cielo tan grande adorno de almas, que es la causa m√°s principal en que los cristian√≠simos reyes, Monarcas de Espa√Īa, han fundado y fundan todo el ser de sus empresas.
Madrid, 19 de octubre de 1623.
JUAN RECIO DE LE√ďN‚ÄĚ
Se puede ver que la geograf√≠a descrita en el relato de Recio de Le√≥n es mucho m√°s detallada que el relato del padre Tomas Chaves , pero coincide en su descripci√≥n, lo mismo que con las cr√≥nicas de √Ālvarez Maldonado y el peque√Īo comentario del Padre Acosta. Un elemento que no se debe pasar por alto en el relato de Recio de Le√≥n, es que la descripci√≥n del Paitit√≠ es entregada por los Guarayos y llama la atenci√≥n que ‚Äú‚Ķhaci√©ndoles preguntas respondieron que por tierra o por agua llegaban en cuatro d√≠as a una grande cocha que quiere decir grande laguna que todos estos r√≠os causan en tierras muy llanas y que hay en ella muchas islas muy pobladas de infinita gente y que al se√Īor de todas ellas le llaman el Gran Paytiti, y que los indios de aquellas islas son tan ricos que traen al cuello muchos pedazos de √°mbar por ser amigos de olores, y conchas y berruecos de perlas, lo cual vide yo en algunos anamas y ense√Ī√°ndoles algunos granos de perlas que yo ten√≠a les dije que si se criaban en aquellas conchas estos granos y respondieron que los Paytites les daban todos aquellos g√©neros y que, como aquellos granos no los sab√≠an horadar para hacer sartas de ellos, que los echaban por ah√≠. Y pregunt√°ndoles que de d√≥nde los sacaban dijeron que tambi√©n lo hab√≠an preguntado a los Paytites y que les respondieron que de aquella cocha.‚ÄĚ, pero en el p√°rrafo siguente el relato de Recio de Le√≥n dice que ‚Äú‚ĶDi√©ronme tambi√©n noticia estos indios de otra mucha cantidad de gente que hay caminando al norte, en las faldas de una cordillera nevada que se levanta de junto a la laguna del Paytite.‚ÄĚ
Unos p√°rrafos adelante en el relato, Recio de Le√≥n tambi√©n escribe que ‚ÄúEl vicio establecido en el mundo a no dar cr√©dito a cosas que de presente no se ven; y la segunda y principal causa de no lo apurar m√°s es que los indios se enfadan de que les hagan muchas preguntas, creyendo que lo que con instancia preguntamos es m√°s provecho nuestro que el que a ellos les podemos dar; y a causa de que no se alterasen no trat√© de m√°s preguntas.‚ÄĚ Dicho comentario da a entender al lector que en este punto ha empezado a desconfiar del relato que le hacen los guarayos y basado en el conocimiento que tiene de esto ind√≠genas, explica el motivo por el cual cree que esta gente se ha puesto reacia a entregar informaci√≥n.
En este punto se vuelve a aclarar que en el presente capítulo, el objetivo no es analizar minuciosamente los relatos de la colonia, sino simplemente exponer cada una de las piezas del rompecabezas, quedando pendiente para el siguiente capítulo las interpretaciones y explicaciones de cada uno de los relatos coloniales.
A finales del siglo XVII y comienzos del XVIII, ya avanzado el periodo de la colonia los Jesuitas, se interesaron en evangelizar los llanos de Moxos y es as√≠ que en el a√Īo 1693 el Padre Agust√≠n Zapata ingresa a la zona de los Cayuvavas, que es un territorio que se extiende entre el Mamor√©, norte del r√≠o Yacuma y los grandes lagos ubicados en el centro de la llanura beniana.
En un libro escrito por William Denevan y Josep Mar√≠a Barnadas se puede leer que ‚Äú‚Ķr√≠o abajo llamado Cayuvava. Zapata visit√≥ a los Cayuvava ese mismo a√Īo trocando cuchillos, hachas y machetes, por man√≠, ma√≠z y yuca; inform√≥ haber visto siete aldeas, con un promedio de 1800 personas cada una, gobernada por un jefe barbudo y llamado Paitit√≠ ‚ÄĚ Y en la p√°gina siguiente dice que ‚Äú‚Ķpues en 1695 el padre Zapata asever√≥ como un hecho que el jefe de la aldea Cayuvava era llamado ‚ÄúPaitit√≠‚ÄĚ, repiti√©ndolo Eguiluz y Altamirano‚Ķ ‚ÄĚ
En el a√Īo 1704, en el mismo territorio de los Cayuvava, el padre Jos√© Garriga fund√≥ la misi√≥n de Exaltaci√≥n de la Santa Cruz, pero es bueno recordar que dicha misi√≥n no fue fundada a orillas del Mamor√© como se encuentra actualmente, ni llevaba el nombre actual, sino que la primera fundaci√≥n se llam√≥ San Miguel y estaba ubicada a ocho leguas al poniente del r√≠o Mamor√©, luego se la traslad√≥ a la altura de la desembocadura del Iruyane con el Mamor√© con el nombre de ‚ÄúExaltaci√≥n de la Santa Cruz‚ÄĚ, ubicada a menos de 20 km de su posici√≥n actual, pero debido a inundaciones, la Misi√≥n nuevamente fue trasladada hasta la posici√≥n que actualmente tiene, que es una elevaci√≥n en la margen occidental del Mamor√©. A la primera misi√≥n del padre Garriga, le sigui√≥ la de San Carlos, fundada por √©l mismo y ubicada en una gran isla circular a poco m√°s de cinco kil√≥metros al sudeste del lago Guachuna. Luego fueron fundadas las misiones de Concepci√≥n y las Pe√Īas.
Los jesuitas estuvieron asentados en las tierras del cacique Paitit√≠ cerca de siete d√©cadas, hasta que la corona espa√Īola expuls√≥ de sus colonias a la Compa√Ī√≠a de Jes√ļs entre los a√Īos 1667 y 1668; siendo el Beni uno de los √ļltimos lugares en ser abandonados.
Mucho tiempo despu√©s e ingresando al periodo republicano. En el a√Īo 1845, el investigador franc√©s Alcides D‚ÄôOrbigny lleg√≥ al territorio de los Cayubaba y en sus viajes por la Am√©rica Meridional, al igual que el Padre Zapata, inform√≥ que el cacique de los Cayubaba se llamaba Paititi.
M√°s tarde, en a√Īo 1924, el viajero e investigador Erland Nordenski√∂ld, indica que los Cayubaba se encontraban localizados en una amplia regi√≥n y que la antigua misi√≥n de Exaltaci√≥n fung√≠a como el centro pol√≠tico y cultural de los Cayubaba, pero dicho investigador no habla del nombre del cacique y Exaltaci√≥n de la Santa Cruz ha dejado de tener la importancia que tuvo en el periodo de la goma para convertirse en parte de la periferia de uno de los departamentos m√°s abandonados del pa√≠s.

-o-
Espero que se diviertan,
Salu2,
David Antelo

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Lo que escrito anteriormente es el borrador del cap√≠tulo de un libro que no se relaciona directamente con “La Conspiraci√≥n Atlante del a√Īo 2007″ y que espero tener listo hasta finales del presente a√Īo.

¬ŅD√≥nde qued√≥ Atlantis en este documento?
En ning√ļn lado, ya que ni Sol√≥n ni Plat√≥n vivieron la conquista europea de las Am√©ricas.
Tal vez con esto se entienda por dónde despunta la hilacha de la NO-Atlantis de los Antis.

Saludos,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola David,

Gracias por la tremenda informacion que nos has posteado

Un saludo

Votación: 3.1/5 (674 votos cast)

Sres:
Creo que se están perdiendo un bonito debate que partió en otra esquina de la blogósfera con un tal Víctor, así que voy a copiarles lo que él ha escrito en este blog.
Victor dice:

Author: Victor
Comment:
Estimado Sr. Antelo. Se nota que usted no sabe que s√≠ existen textos griegos conservados con los escritos de Plat√≥n. Es cierto que los originales, lo que escribi√≥ Plat√≥n con su pu√Īo y letra, no se han conservado (D√≠az-Montexano nunca ha dicho lo contrario), pero s√≠ se han conservado las copias (en papiros) de la primera edici√≥n docta que hicieron sus disc√≠pulos de la Academia…

Lo primero (como usted afirma) no son unos códices en Latín, las primeras traducciones latinas se hicieron varios siglos después de existir ya los primeros textos en griego.

Una duda, ¬Ņpor casualidad no ser√°s amigo de un tal Jos√© P√©rez, que tambi√©n insiste en esta misma ignorancia?

Usted no hace m√°s que dar muestras de supina ignorancia. Es algo de sobra conocido por los estudios de la tradici√≥n manuscrita de los textos de Plat√≥n, desde la primera edici√≥n docta realizada en la Academia, pocos a√Īos despu√©s de fallecer Plat√≥n, que las copias se hac√≠a cada varios siglos.

Por favor, documéntese un poco antes de seguir haciendo el ridículo.

Como bien ya le expuso JoseManu en otro foro, “Hay que a√Īadir, adem√°s, que las copias del siglo IX A.D., remontan a otras del siglo VI-V A.D., y estas a otras m√°s antiguas a√ļn. Y todo esto est√° perfectamente demostrado por los expertos en paleograf√≠a griega cl√°sica. Que D. David Antelo no lo sepa, s√≥lo significa eso, que lo ignora como tantas otras cosas, y nada m√°s”…

Y s√≠, por mucho que le reviente a usted, el texto claramente dice: “ante la m√≠smisima boca de las Columnas de H√©rcules”, y eso lo saben todos los verdaderos expertos en Griego cl√°sico…

A prop√≥sito, cuando D√≠az-Montexano ha publicado en cierto art√≠culo que Plat√≥n localiza la Atl√°ntida justo “delante” y “del lado” (o de un lado) de las Columnas de H√©rcules, se sustenta en las cuatro preposiciones que claramente usa Plat√≥n (siempre con genitivo) que son pro, pros, epi e h√ľper, las cuatro, en su contexto (analizadas cada uno en el art√≠culo que recomiendo), demuestran m√°s all√° de cualquier duda razonable, que Plat√≥n ubica la Atl√°ntida justo ante las Columnas de H√©rcules, y por el lado de arriba, es decir, por la parte de encima (que para los griegos es hacia el norte) de las Columnas de H√©rcules, justo donde se halla Gadeira (en la Nesos Iberia), regi√≥n o reino que no por casualidad es mencionado junto a las mismas Columnas de H√©rcules, y como una de las diez partes o provincias de la misma Atl√°ntida N√™sos.

Hola, si alguien quiere saber porque es totalmente imposible que la Atl√°ntida haya estado en ning√ļn lugar de Am√©rica o de Indonesia, o en cualquier otro remoto lugar extremadamente lejano de las Columnas de H√©rcules (Gibraltar), s√≥lo tiene que leer el siguiente art√≠culo de investigaci√≥n lecicogr√°fica griega de Georgeos D√≠az-Montexano: http://www.antiquos.com/La-Atlantida-de-Platon/modules.php?name=News&file=article&sid=125

¡Más claro imposible! Sólo un verdadero ignorante en materia de Historia y Geografía Antigua, y Lexicografía de la lengua Griega Clásica, podría atreverse a seguir defendiendo especulaciones tan absurdas y tan poco serias como las de todas esas Atlántidas en América o en otros parajes remotos de Gibraltar.

See all comments on this post here:
http://www.leergratis.com/relatos/las-diferencias-de-la-ubicacion-de-la-atlantida.html#comments

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Otro comentario de Víctor indica que:

Usted ni siquiera es consciente de los absurdos argumentos que utiliza. Si ataca la credibilidad o fiabilidad de todos los códices conservados de los textos de Platón, bajo el falaz argumento de que pueden ser copias adulteradas, o re-interpretadas, o re-escritas, y que por consiguiente no pueden ser usadas como pruebas, entonces usted se está tirando piedras sobre su propio tejado, y ya podría entonces tirar toda su teoría a la basura, porque las fuentes escritas son las mismas para todos.

Si para su teoría de esa supuesta civilización de los Antis -que ninguna cátedra americanista reconoce- usted usa una traducción al uso -castellana o inglesa- del Critias, y usted cree que encaja en todo con la supuesta civilización (atención al término) de los Antis, repito, no reconocida ni por la ciencia académica Suramericana, si para usted vale la descripción del Critias, entonces usted da por válida la fiabilidad de los códices medievales conservados que son copias de otras copias de la primera edición docta que hicieron los discípulos de Platón en la Academia. Los Papiros hallados en Egipto con fragmentos de textos de Platón, al ser comparados con los códices medievales, demuestran que son absolutamente iguales, es decir, que las copias medievales son, al menos en un 99,9%, copias exactas de los más antiguos conocidos y que datan de apenas uno o dos siglos después de la primera edición de la Academia de los textos originales de Platón.

Por otra parte, los √ļnicos Antis que se conocen son un pueblo aborigen amaz√≥nico que hoy en d√≠a son conocidos como ash√°ninca o ash√°ninka y que pertenecen a la familia √©tnica arawak; estos tambi√©n eran llamados chunchos, chascosos, campas, thampas, komparias, kuruparias y campitis, aunque han sido tradicionalmente m√°s conocidos como campas. Esta etnia amaz√≥nica nunca fue una civilizaci√≥n, pues ni siquiera ten√≠a un sistema de escritura propia. Adem√°s, estos ind√≠genas amerindios llamados Antis nunca practicaron un culto al toro, ni tuvieron elefantes, ni tuvieron ej√©rcitos con carros tirados por caballos, ni una gran flota de trirremes, ni construyeron grandes acueductos en forma de puentes, o sea, acueductos que canalizaban las aguas por encima de puentes (al estilo de los usados en la Civilizaci√≥n Cl√°sica del Mediterr√°neo), ni tuvieron hip√≥dromos para las competencias de carreras de carros tirados por caballos, y por supuesto, jam√°s ha aparecido ni una sola
evidencia arqueológica que testimonie que este pueblo -con un simple nivel de aldea neolítica- haya jamás invadido el Mediterráneo, ni siquiera en un simple viaje turístico.

La Atlántida era una talasocracia, es decir, un imperio o reino marítimo, como lo fueron los minoicos y después los micénicos, y después los cartagineses y romanos. Los pueblos aborígenes llamados Antis o Ashánink nunca formaron parte de una gran civilización talasocrática.

En cualquier caso, repito, si los textos del Critias son válidos para usted, o sea, le valen para buscar esas coincidencias (la mayoría absolutamente forzadas) que usted hace con esa supuesta civilización de los Antis, entonces, igualmente son válidos para quienes ven otras cosas distintas por completo.

Georgeos D√≠az-Montexano se ha centrado en el estudio paleogr√°fico, lexicogr√°fico, y lexicol√≥gico de las fuentes documentales m√°s antiguas conservadas, y en la traducci√≥n gramatical y lexicogr√°fica correcta, seg√ļn lo que indican todos los Lexicones, Diccionarios y Gram√°ticas Cl√°sicas autorizadas y actualizadas. √Čl no se inventa nada. Ninguna de sus rectificaciones contradice las normas de la gram√°tica y la sintaxis del Griego Cl√°sico, y las definiciones y usos idiom√°ticos registrados por la Lexicograf√≠a. Al contrario, D√≠az-Montexano lo que hace precisamente es demostrar como las traducciones al uso (en todos los idiomas modernos) violan estas normas en muchos pasajes importantes, y ello ha sido la causa de tanta confusi√≥n y de que existan tantas hip√≥tesis y re-localizaciones de la Atl√°ntida, hasta en los lugares m√°s remotos del √ļnico punto exacto donde la sit√ļa Plat√≥n, y que es (por mucho que le reviente) en el “Pi√©lago o Golfo del Atl√°ntico” (Atlantikou
Pelagous), “ante o delante de la boca” (pro tou stomat√≥s) de las Columnas de H√©rcules, y “por encima” (h√ľper con genitivo) de las Columnas de H√©rcules (Cri. 108e), “de un lado”, o “al lado” de las Columnas de H√©rcules (pros con genitivo).

Si las Columnas de H√©rcules hubieran estado en la desembocadura del r√≠o que usted propone. Entonces no habr√≠a discusi√≥n alguna. Hasta el mismo D√≠az-Montexano no tendr√≠a problemas en admitir su teor√≠a. Pero la cuesti√≥n es que usted no puede re-colocar las Columnas de H√©rcules en tal desembocadura. Las Columnas de H√©rcules, seg√ļn testimonian todos los textos de la Antig√ľedad, ya eran colocadas por los griegos en Gibraltar, incluso desde antes de los tiempos de Sol√≥n. Por consiguiente, el uso de las preposiciones en el Timeo y en el Critias, correctamente traducidas, respetando siempre las normas de la gram√°tica y la sintaxis griega cl√°sica, y las definiciones de la lexicograf√≠a griega cl√°sica, s√≥lo permiten buscar la Atl√°ntida en los alrededores m√°s cercanos (al alcance siempre de la vista) del actual estrecho de Gibraltar.

Todo esto est√° perfectamente demostrado por los estudios de Georgeos D√≠az-Montexano, y as√≠ ha sido presentado ya en dos Universidades espa√Īolas, donde ha sido elogiado por su demostraci√≥n, y ning√ļn experto en Griego Cl√°sico ha contradicho ni ha cuestionado sus rectificaciones sobre los errores comunes en las traducciones al uso. Si entiende usted un poco el Catal√°n, por ejemplo, le recomiendo la tertulia o mesa redonda que √©l mantuvo con dos de las mayores autoridades en Filolog√≠a Griega (con reconocimiento internacional), la Dra. en Filolog√≠a Griega Monserrat Camps Gaset y el Dr. en Filolog√≠a Cl√°sicas Jame P√≥rtulas Ambr√≥s, quienes no solo no rebatieron las precisiones gramaticales y lexicol√≥gicas de D√≠az-Montexano sino que estuvieron de acuerdo en los puntos fundamentales, relativos a la √ļnica localizaci√≥n posible de la Atl√°ntida (en caso de que realmente hubiera existido, claro). Como nota curiosa, que demuestra el avanzado nivel de conocimientos y dominio en
materia de Griego Cl√°sico alcanzado por D√≠az-Montexano, podemos comprobar como el √ļnico que se atrevi√≥ incluso a pronunciar palabras griegas cl√°sicas fue el mismo D√≠az-Montexano. Y no olvidemos ante quienes estaba debatiendo. En Google Video tiene la tertulia ( http://video.google.es/videoplay?docid=6552052010807809349 )

-o-
Estimado Sr. Antelo. Se nota que usted no sabe que s√≠ existen textos griegos conservados con los escritos de Plat√≥n. Es cierto que los originales, lo que escribi√≥ Plat√≥n con su pu√Īo y letra, no se han conservado (D√≠az-Montexano nunca ha dicho lo contrario), pero s√≠ se han conservado las copias (en papiros) de la primera edici√≥n docta que hicieron sus disc√≠pulos de la Academia‚Ķ

Lo primero (como usted afirma) no son unos códices en Latín, las primeras traducciones latinas se hicieron varios siglos después de existir ya los primeros textos en griego.

Una duda, ¬Ņpor casualidad no ser√°s amigo de un tal Jos√© P√©rez, que tambi√©n insiste en esta misma ignorancia?

Usted no hace m√°s que dar muestras de supina ignorancia. Es algo de sobra conocido por los estudios de la tradici√≥n manuscrita de los textos de Plat√≥n, desde la primera edici√≥n docta realizada en la Academia, pocos a√Īos despu√©s de fallecer Plat√≥n, que las copias se hac√≠a cada varios siglos.

Por favor, documéntese un poco antes de seguir haciendo el ridículo.

Como bien ya le expuso JoseManu en otro foro, ‚ÄúHay que a√Īadir, adem√°s, que las copias del siglo IX A.D., remontan a otras del siglo VI-V A.D., y estas a otras m√°s antiguas a√ļn. Y todo esto est√° perfectamente demostrado por los expertos en paleograf√≠a griega cl√°sica. Que D. David Antelo no lo sepa, s√≥lo significa eso, que lo ignora como tantas otras cosas, y nada m√°s‚Ä̂Ķ

Y s√≠, por mucho que le reviente a usted, el texto claramente dice: ‚Äúante la m√≠smisima boca de las Columnas de H√©rcules‚ÄĚ, y eso lo saben todos los verdaderos expertos en Griego cl√°sico‚Ķ

A prop√≥sito, cuando D√≠az-Montexano ha publicado en cierto art√≠culo que Plat√≥n localiza la Atl√°ntida justo ‚Äúdelante‚ÄĚ y ‚Äúdel lado‚ÄĚ (o de un lado) de las Columnas de H√©rcules, se sustenta en las cuatro preposiciones que claramente usa Plat√≥n (siempre con genitivo) que son pro, pros, epi e h√ľper, las cuatro, en su contexto (analizadas cada uno en el art√≠culo que recomiendo), demuestran m√°s all√° de cualquier duda razonable, que Plat√≥n ubica la Atl√°ntida justo ante las Columnas de H√©rcules, y por el lado de arriba, es decir, por la parte de encima (que para los griegos es hacia el norte) de las Columnas de H√©rcules, justo donde se halla Gadeira (en la Nesos Iberia), regi√≥n o reino que no por casualidad es mencionado junto a las mismas Columnas de H√©rcules, y como una de las diez partes o provincias de la misma Atl√°ntida N√™sos.

Hola, si alguien quiere saber porque es totalmente imposible que la Atl√°ntida haya estado en ning√ļn lugar de Am√©rica o de Indonesia, o en cualquier otro remoto lugar extremadamente lejano de las Columnas de H√©rcules (Gibraltar), s√≥lo tiene que leer el siguiente art√≠culo de investigaci√≥n lecicogr√°fica griega de Georgeos D√≠az-Montexano: http://www.antiquos.com/La-Atlantida-de-Platon/modules.php?name=News&file=article&sid=125

¡Más claro imposible! Sólo un verdadero ignorante en materia de Historia y Geografía Antigua, y Lexicografía de la lengua Griega Clásica, podría atreverse a seguir defendiendo especulaciones tan absurdas y tan poco serias como las de todas esas Atlántidas en América o en otros parajes remotos de Gibraltar.

————————

Usted ni siquiera es consciente de los absurdos argumentos que utiliza. Si ataca la credibilidad o fiabilidad de todos los códices conservados de los textos de Platón, bajo el falaz argumento de que pueden ser copias adulteradas, o re-interpretadas, o re-escritas, y que por consiguiente no pueden ser usadas como pruebas, entonces usted se está tirando piedras sobre su propio tejado, y ya podría entonces tirar toda su teoría a la basura, porque las fuentes escritas son las mismas para todos.

Si para su teoría de esa supuesta civilización de los Antis -que ninguna cátedra americanista reconoce- usted usa una traducción al uso -castellana o inglesa- del Critias, y usted cree que encaja en todo con la supuesta civilización (atención al término) de los Antis, repito, no reconocida ni por la ciencia académica Suramericana, si para usted vale la descripción del Critias, entonces usted da por válida la fiabilidad de los códices medievales conservados que son copias de otras copias de la primera edición docta que hicieron los discípulos de Platón en la Academia. Los Papiros hallados en Egipto con fragmentos de textos de Platón, al ser comparados con los códices medievales, demuestran que son absolutamente iguales, es decir, que las copias medievales son, al menos en un 99,9%, copias exactas de los más antiguos conocidos y que datan de apenas uno o dos siglos después de la primera edición de la Academia de los textos originales de Platón.

Por otra parte, los √ļnicos Antis que se conocen son un pueblo aborigen amaz√≥nico que hoy en d√≠a son conocidos como ash√°ninca o ash√°ninka y que pertenecen a la familia √©tnica arawak; estos tambi√©n eran llamados chunchos, chascosos, campas, thampas, komparias, kuruparias y campitis, aunque han sido tradicionalmente m√°s conocidos como campas. Esta etnia amaz√≥nica nunca fue una civilizaci√≥n, pues ni siquiera ten√≠a un sistema de escritura propia. Adem√°s, estos ind√≠genas amerindios llamados Antis nunca practicaron un culto al toro, ni tuvieron elefantes, ni tuvieron ej√©rcitos con carros tirados por caballos, ni una gran flota de trirremes, ni construyeron grandes acueductos en forma de puentes, o sea, acueductos que canalizaban las aguas por encima de puentes (al estilo de los usados en la Civilizaci√≥n Cl√°sica del Mediterr√°neo), ni tuvieron hip√≥dromos para las competencias de carreras de carros tirados por caballos, y por supuesto, jam√°s ha aparecido ni una sola evidencia arqueol√≥gica que testimonie que este pueblo -con un simple nivel de aldea neol√≠tica- haya jam√°s invadido el Mediterr√°neo, ni siquiera en un simple viaje tur√≠stico.

La Atlántida era una talasocracia, es decir, un imperio o reino marítimo, como lo fueron los minoicos y después los micénicos, y después los cartagineses y romanos. Los pueblos aborígenes llamados Antis o Ashánink nunca formaron parte de una gran civilización talasocrática.

En cualquier caso, repito, si los textos del Critias son válidos para usted, o sea, le valen para buscar esas coincidencias (la mayoría absolutamente forzadas) que usted hace con esa supuesta civilización de los Antis, entonces, igualmente son válidos para quienes ven otras cosas distintas por completo.

Georgeos D√≠az-Montexano se ha centrado en el estudio paleogr√°fico, lexicogr√°fico, y lexicol√≥gico de las fuentes documentales m√°s antiguas conservadas, y en la traducci√≥n gramatical y lexicogr√°fica correcta, seg√ļn lo que indican todos los Lexicones, Diccionarios y Gram√°ticas Cl√°sicas autorizadas y actualizadas. √Čl no se inventa nada. Ninguna de sus rectificaciones contradice las normas de la gram√°tica y la sintaxis del Griego Cl√°sico, y las definiciones y usos idiom√°ticos registrados por la Lexicograf√≠a. Al contrario, D√≠az-Montexano lo que hace precisamente es demostrar como las traducciones al uso (en todos los idiomas modernos) violan estas normas en muchos pasajes importantes, y ello ha sido la causa de tanta confusi√≥n y de que existan tantas hip√≥tesis y re-localizaciones de la Atl√°ntida, hasta en los lugares m√°s remotos del √ļnico punto exacto donde la sit√ļa Plat√≥n, y que es (por mucho que le reviente) en el “Pi√©lago o Golfo del Atl√°ntico” (Atlantikou Pelagous), “ante o delante de la boca” (pro tou stomat√≥s) de las Columnas de H√©rcules, y “por encima” (h√ľper con genitivo) de las Columnas de H√©rcules (Cri. 108e), “de un lado”, o “al lado” de las Columnas de H√©rcules (pros con genitivo).

Si las Columnas de H√©rcules hubieran estado en la desembocadura del r√≠o que usted propone. Entonces no habr√≠a discusi√≥n alguna. Hasta el mismo D√≠az-Montexano no tendr√≠a problemas en admitir su teor√≠a. Pero la cuesti√≥n es que usted no puede re-colocar las Columnas de H√©rcules en tal desembocadura. Las Columnas de H√©rcules, seg√ļn testimonian todos los textos de la Antig√ľedad, ya eran colocadas por los griegos en Gibraltar, incluso desde antes de los tiempos de Sol√≥n. Por consiguiente, el uso de las preposiciones en el Timeo y en el Critias, correctamente traducidas, respetando siempre las normas de la gram√°tica y la sintaxis griega cl√°sica, y las definiciones de la lexicograf√≠a griega cl√°sica, s√≥lo permiten buscar la Atl√°ntida en los alrededores m√°s cercanos (al alcance siempre de la vista) del actual estrecho de Gibraltar.

Todo esto est√° perfectamente demostrado por los estudios de Georgeos D√≠az-Montexano, y as√≠ ha sido presentado ya en dos Universidades espa√Īolas, donde ha sido elogiado por su demostraci√≥n, y ning√ļn experto en Griego Cl√°sico ha contradicho ni ha cuestionado sus rectificaciones sobre los errores comunes en las traducciones al uso. Si entiende usted un poco el Catal√°n, por ejemplo, le recomiendo la tertulia o mesa redonda que √©l mantuvo con dos de las mayores autoridades en Filolog√≠a Griega (con reconocimiento internacional), la Dra. en Filolog√≠a Griega Monserrat Camps Gaset y el Dr. en Filolog√≠a Cl√°sicas Jame P√≥rtulas Ambr√≥s, quienes no solo no rebatieron las precisiones gramaticales y lexicol√≥gicas de D√≠az-Montexano sino que estuvieron de acuerdo en los puntos fundamentales, relativos a la √ļnica localizaci√≥n posible de la Atl√°ntida (en caso de que realmente hubiera existido, claro). Como nota curiosa, que demuestra el avanzado nivel de conocimientos y dominio en materia de Griego Cl√°sico alcanzado por D√≠az-Montexano, podemos comprobar como el √ļnico que se atrevi√≥ incluso a pronunciar palabras griegas cl√°sicas fue el mismo D√≠az-Montexano. Y no olvidemos ante quienes estaba debatiendo. En Google Video tiene la tertulia ( http://video.google.es/videoplay?docid=6552052010807809349 ).

Puestos a escoger, tiene mil veces m√°s probabilidades de ser la misma capital de Atlantis, las antigua ciudad circular con fosos conc√©ntricos de agua, alternados con anillos de tierra, hallada en Ja√©n (Marroqu√≠es Bajos) que cualquier remota tribu del Paraguay, del Per√ļ, o de cualquier otro lugar de Am√©rica; incluso a√ļn siendo poco probable -como expone D√≠az-Montexano- debido a la distancia que presenta Ja√©n con respecto al estrecho de Gibraltar y la costa mar√≠tima.

ADJUNTO MENSAJE INTERESANTE. En vistas a que el An√≥nimo, acude a iguales argumentos falaces que usted…

Anónimo dijo:

Victor dijo :
“Estimado An√≥nimo: si alg√ļn d√≠a aparreciera algo exactamenet igual a como usted dice, y seg√ļn creo entenderle, no estuviera exactamente donde la situaba Plat√≥n, “justo ante la boca de las Columnas de H√©rcules”, entonces tendr√≠amos las primeras pruebas cient√≠ficas incuestionables de que Plat√≥n (o Sol√≥n) ser√≠a el primero (y el √ļnico), en toda la historia de la lengua griega cl√°sica, que us√≥ entonces mal las preposiciones griegas, especialmente la expresi√≥n “por tou stomat√≥s”, “anteo delante de la boca” de las Columnas de H√©cules.”

Bueno, yo no lo veo exactamente así. No dudo de que Platón usara las preposiciones correctamente. La cuestión es que Platón no está relatando algo que él haya visto, relata algo que ha oido.

—- Victor responde: Eso ni usted ni nadie lo sabe. No sabemos si realmente Plat√≥n vi√≥ o no vi√≥ algo (ruinas por ejemplo). En cualquier caso, aunque √©l no hubiera visto nada (y no ser√° necesario discutir sobre este punto). En el Critias se afirma que el joven Critias (t√≠o de Plat√≥n, para quien no lo sabe) conservaba en su casa los escritos originales de Sol√≥n sobre la Historia Verdadera de la Atl√°ntida. As√≠ pues, nada impide que Plat√≥n haya tenido acceso a tales documentos originales. Por consiguiente, no se trata de algo que el escuch√≥, sino de algo que el pudo leer de primera mano, ya que dichos documentos se hallaban en el legado familiar. Recordemos que Plat√≥n es descendiente de Sol√≥n.

Anónimo dijo: A saber, que en el 600aC, Solón escuchó esa historia en un viaje a Egipto.

—- Victor responde: No fue en el 600 a. C. sino aproximadamente unos 40 o 30 a√Īos despu√Īes, o sea, entre el 570 o el 560 a. C. De acuerdo con que Sol√≥n escuch√≥ la historia en su viaje a Egipto. Esto es lo que testimonian todas las fuentes, las plat√≥nicas y la extraplat√≥nicas.

An√≥nimo dijo: El pudo perfectamente usar de forma absolutamente correcta las preposiciones, pero quiz√°s el que cont√≥ la historia que Platon oy√≥, o el propio Sol√≥n al interpretar lo que oy√≥ en Egipto, o fueron los propios egipcios los que no recordaban exactamente el lugar, ….con el tiempo o la traducci√≥n el matiz pudo confundirse. Si la tradici√≥n egipcia era oral o hab√≠a sufrido el reto de varios copistas……

—- Victor responde: mera especulaci√≥n subjetiva. Primero, porque ya est√° argumentado que los textos originales de Sol√≥n se conservaban en el legado familiar de Plat√≥n. As√≠ pues, descartemos eso de que Plat√≥n oy√≥, y pasemos directamente a Sol√≥n. Sol√≥n transcribe al griego lo que los egipcios le narran, y lo que √©l mismo vio en documentos escritos, tal y como se deduce del mismo di√°logo del Critias, cuando explica como al indagar sobre los significados de los nombres, hall√≥ que los egipcios, que fueron los primeros que reistraron la historia por escrito, hab√≠an traducido los nombres originales Atlantes, por sus significados, al idioma egipcio. Entonces Sol√≥n decidi√≥ hacer lo mismo. Tradujo los nombres ind√≠genas (epikhorioi) Atlantes a palabras griegas, siguiendo tambi√©n el significado de los nombres, y al exponer como ejemplo de un nombre Atlante el de Gadeiro, el cual traduce como Eumelos, evidencia que Sol√≥n entonces tuvo acceso a unos documentos escritos, fueran egipcios o en lengua atlante misma.

—- ¬ŅPodemos asumir que Sol√≥n cometi√≥ errores en la traducci√≥n o transcripci√≥n desde el egipcio hacia el griego? Por supuesto que podemos, pero en cualquier caso, sigue siendo una mera especulaci√≥n subjetiva que no podr√° ser solventada hasta que no se encuentre el documento egipcio o atlante original que debi√≥ usar Sol√≥n para tal transcripci√≥n. En definitiva, hasta que no aparezca alg√ļn documento egipcio que permita una comparaci√≥n con la historia de Atlantis descrita por Sol√≥n, y que conocemos a trav√©s del di√°logo sobre el Atl√°ntico de Plat√≥n.

—- Pero lo que no es serio ni riguroso es construir hip√≥tesis sobre lo que no tenemos. Y lo √ļnico que tenemos es la historia de Sol√≥n, en el di√°logo del Critias de Plat√≥n. Por consiguiente, mientras no aparezcan otros textos egipcios (o en cualquier otra lengua) anteriores a Sol√≥n, que permitan una identificaci√≥n segura con el mismo relato, o sea, que permitan establecer que fue el documento base usado para la historia, no podemos demostrar -ni siquiera argumentar con suficiente solidez- que Sol√≥n pudo equivocarse en la traducci√≥n de las preposiciones.

—- El argumento de los posibles errores y equivocaciones de Sol√≥n (o de Plat√≥n) es un argumento subjetivo y muy poco riguroso, que solamente aplican aquellos que desean re-colocar la Atl√°ntida en lugares completamente diferentes al que claramente describe Plat√≥n. Por otra parte, D√≠az-Montexano ha realizado un amplio estudio de reconstrucci√≥n del texto egipcio, y de las preposiciones, y las probabilidades de que una preposici√≥n griega como pro “algo que est√° ante o delante de algo”, “cercano, siempre a la vista”, sea un error de otra preposici√≥n egipcia que en realidad significaba “lo que est√° enfrente, pero lejos”, son extremadamente bajas, por no decir, imposible. El sistema de preposiciones egipcias ten√≠a sus perfectas equivalencias en el griego, como lo demuestran las numerosas transcripciones y traducciones biling√ľes greco-egipcias. Y una preposici√≥n como pro “ante/delante”, o una expresi√≥n como “pro tou”, “delante de”, nunca fue una traducci√≥n griega de ninguna preposici√≥n egipcia que significara lo contrario, ni otra cosa diferente que lo mismo, o sea, “lo que est√° justo delante, a la vista”. ¬Ņpor qu√© raz√≥n iba a ser justamente Sol√≥n el √ļnico que cometer√≠a errores tan graves? cuando hasta inscripciones y grafitos populares de gente menos culta demuestran las traducciones correctas de preposiciones egipcias al griego. Recomiendo que lean un poco m√°s los trabajos de D√≠az-Montexano, pues son muy esclarecedores al respecto.

Anónimo dijo: No veo que un error en la posición geográfica determine que Platón no conocía las preposiciones.

—- Victor responde: De demostrarse que la Atl√°ntida, es decir una civilizaci√≥n como la que describe Plat√≥n (y que sea identificada m√°s all√° de cualquier duda razonable con la Atl√°ntida misma), sea descubierta en cualquier otra parte del mundo diferente al entorno de Gibraltar y las costas Atl√°nticas de Iberia y Marruecos, sin dudas ello determinar√≠a que al menos Sol√≥n no conoc√≠a lo suficiente el uso de las preposiciones, al menos que cometi√≥ serios errores a la hora de traducir las preposiciones egipcias hacia el griego. Pero repito, esto s√≥lo ocurrir√≠a el d√≠a en que la Atl√°ntida (si es que realmente existi√≥) sea descubierta en otro lugar diferente al que describe el Timeo y el Critias, mientras tanto, todo lo referente a estos posibles errores de Sol√≥n, no son m√°s que meras especulaciones (que aunque parezcan l√≥gicas o est√©n dentro de lo probable) no tienen fundamento alguno, puesto que el estudio lexicol√≥gico comparado de las lenguas griegas y egipcia, demuestra que errores graves como confundir una preosici√≥n que indica “algo lejano” con “algo cercano” no ocurrieron nunca.

Salu2,
Victor

NOTA:

Centrar el debate…

Le sugiero llegar a un acuerdo para el debate. Usar s√≥lo este Blog: http://www.microplagio.com/articulos/la-atlantida-la-civilizacion-perdida/, ¬ŅY por qu√© este Blog? Por la siguientes razones:

1- Está muy bien posicionado en Google en la primera página de resultados, cuando se escribe +Atlantis +Antelo +Georgeos, por ejemplo. Hay otros un poco más arriba, en mejor posición, pero estos no permiten texto demasiado largos, ni enlaces (como el caso de Blog Digital)

2. Al parecer no tiene limitación en cuanto a la extensión de los mensajes. Lo cual resulta más cómodo.

3. Permite introducir links.

4. No es necesario introducir n√ļmeros o palabras para “Comprobaci√≥n anti-spam”. Lo cual agiliza el proceso.

5. No necesita moderación. Es decir los mensajes salen al instante

6. Es terreno neutral.

En cualquier caso, si usted encuentra otro foro o blog, en mejor posici√≥n (es decir, con un puesto m√°s alto en Google), y con mejores condiciones que este, estoy dispuesto a emplazar el debate hacia tal foro. Pero ojo, tiene que ser un sitio neutral. Es decir, ninguna p√°gina suramericana con claros intereses en americanistas o indigenistas ni una p√°gina espa√Īola con claros intereses en las teor√≠as de D√≠az-Montexano. F√≠jese que esta p√°gina est√° en M√©xico (no en Espa√Īa), y es mantenida por un mexicano, pero por lo que he visto, hasta el momento se ha mostrado neutral.

Salu2,
Victor

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Antes de enviarles la respuestas y preguntas que he tenido con V√≠ctor, al estilo de Luciano de Samosata, advierto que la verdad est√° en alg√ļn lugar que desconozco y lo m√°s indicado que se debiera hacer, es cuestionar al famoso V√≠ctor, al sabio Diaz-Montexano, Luce, Frank Joseph, Marinatos, Berlitz, Allen y obviamente, que cuestionando a estos personajes ser√° sencillo cuestionar todas las payasadas que escribo en este blog.
No crean las palabras ni los razonamientos porque suenen bonitos y coherentes, o simplemente, porque alguna ‚ÄúAcademia de sabios‚ÄĚ los avalan. No crean en los t√≠tulos pomposos, no crean en la s√°tira ni la sorna y analicen los temas por cuenta propia, ya que la verdad no obedece a la pompa, sino que al final del d√≠a se trata de la creencia de cada individuo.
No estoy diciendo que 1 + 1 sean 3 o que la verdad no exista, sino que en temas como los que se tratan en este blog, las verdades y los razonamientos ajenos no necesariamente son comunes y de alg√ļn modo obligar√≠a a razonar por cuenta propia para determinar por d√≥nde vuela la perdiz.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Víctor:
No tengo objeciones con el Blog, pero como aprend√≠ del propio Diaz-Montexano, y como se puede corroborar, he lanzado los buscapi√©s por distintos lugares de la blog√≥sfera. Tampoco tengo problemas que desde M√©xico hayan pinchado la p√°gina de Yesusa`iri, porque, de hecho, todo lo escrito en ella fue parte de una etapa del proyecto que ya fue concluida hace tiempo e importa muy poco que alg√ļn da√Īino haya metido mano en un buscapi√© estallado.
Tal vez te asombre lo que te voy a decir, pero el Proyecto Yesusa`iri no busca Atlantis.
Entremos en el tema.
¬ŅEl relato original que habla de Atlantis fue escrito en griego? Si le creemos a los di√°logos de Plat√≥n, sea la traducci√≥n griega, polaca o china, no nos queda otra salida que admitir que el relato previo fue egipcio. Sin salirnos de este punto de la lengua ¬ŅAlguien en este planeta puede asegurar que el relato original que habla de Atlantis estaba escrito en Egipcio? No lo creo, ya que pregunt√© por el relato original y no el que Sol√≥n tradujo en Egipto, pero como los egipcios ya hab√≠an hecho cambios, es probable que ese relato original ni siquiera sea de origen egipcio.
¬ŅSi no era egipcio, qu√© era? Es probable que la lengua original del relato es el famoso ‚ÄúSepaMoya‚ÄĚ, as√≠ que lo que se necesita es un estudio detallado del relato en ‚ÄúSepaMoyano‚ÄĚ y no del griego ni egipcio, ya que hasta la higiene del relato egipcio puede ser puesta en duda.
Si alguien puede afirmar que las traducciones Egipcias y Griegas son id√©nticas al ‚ÄúSepaMoyano‚ÄĚ, reci√©n podr√≠amos tomar en serio un argumento, que obviamente tiene bases en la ling√ľ√≠stica. El problema consiste en que el tan mentado texto griego, es una copia de una copia, de una copia y los Papiros hallados en Egipto con fragmentos de textos de Plat√≥n, son copias de la copia, de la copia de la copia, de la copia de la‚Ķ Un momento‚Ķ ¬ŅPor qu√© copia voy y en cu√°ntos idiomas voy? No importa, ya que no conocemos la higiene del escritor original y lo que queda claro es que este ilustre desconocido no escribi√≥ ‚Äúpro tou stomat√≥s‚ÄĚ.
¬ŅPlat√≥n es famoso por ser un gran traductor o un gran fil√≥sofo?, ¬ŅSol√≥n es famoso por haber sido un gran traductor o un gran estadista?, ¬ŅEl sacerdote de Sais, es famoso por haber sido un gran traductor? Hasta donde yo s√©, el gran traductor era el sacerdote que hablaba como lengua materna SepaMoyano, pero como ya se muri√≥ el pobre, la historia no guard√≥ su nombre, as√≠ que a este noble esp√≠ritu podemos cuestionarlo mil veces, porque su nombre no figura en ning√ļn libreto.
Seg√ļn cuentan las personas acreditadas en el asunto, el escritor original del texto naci√≥ exactamente en Dodipepo, que en lengua SepaMoyana quiere decir, ‚ÄúDonde el Diablo Perdi√≥ el Poncho,‚ÄĚ Aunque una explicaci√≥n muy interesante es la que plantea Frank Joseph, cuando indica que el relato de la Atl√°ntida puede tratarse de un informe militar de la CIA-Mediterr√°nea‚Ķ De hecho, habla del informe militar, pero lo de la CIA-Mediterr√°nea me lo cont√≥ un Dodipepoano que ya se muri√≥, simplemente para que no le pregunten burreras. La explicaci√≥n del informe militar es bastante coherente, pero como el tema es ‚Äúpro tou stomat√≥s‚ÄĚ mejor no me salgo del tema.
¬Ņ‚ÄĚPro tou stomat√≥s‚ÄĚ se utiliza como una demostraci√≥n o una interpretaci√≥n? Si se trata de una interpretaci√≥n, estoy plenamente de acuerdo con esta postura, pero lo que est√° claro es que ‚Äúpro tou stomat√≥s‚ÄĚ no pertenece a la lengua SepaMoyano.
Si la premisa o axioma de base es de dudosa reputaci√≥n‚Ķ ¬ŅBajo qu√© tipo de l√≥gica se puede arribar a una conclusi√≥n verdadera?, ¬ŅDesde cu√°ndo, lo dudoso implica ‚Äúabsolutamente verdadero‚ÄĚ? Si el axioma de base, es decir, la lengua, es desconocir lo mismo que el documento Original, c√≥mo es que Diaz-Montexano puede decir que est√° utilizando el ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ para concluir algo ‚Äúirrefutable‚ÄĚ. Hombre!!!, no nos olvidemos que el estudio de la lengua no es considerado ‚Äúciencia dura‚ÄĚ por parte de los qu√≠micos, f√≠sicos y matem√°ticos.
¬ŅTodas las copias y traducciones posteriores dicen ‚Äúal ladito de las Columnas de H√©rcules? De hecho, la respuesta es No, ya que se dice que:
‚ÄúEn aquella √©poca, se pod√≠a atravesar aquel oc√©ano dado que hab√≠a una isla delante de la desembocadura que vosotros, as√≠ dec√≠s, llam√°is columnas de Heracles.‚ÄĚ
Si la idea es ‚Äúatravesar aquel Oc√©ano‚ÄĚ. ¬ŅEl autor Dodipepoano est√° hablando de ‚Äú20 cm‚ÄĚ, ‚Äú20 km‚ÄĚ, ‚Äúa tiro de piedra‚ÄĚ o a orinada de vieja? Pregunto esto porque si a m√≠ me dan una cortapluma y un par de palos cruzados me hago una balsa y en aquella √©poca me las dar√≠a de Cubano huyendo a Miami o Africano cruzando a Europa en cayuco. El problema no se me crea con una id√≠lica nesos ubicada a la distancia de una orinada de vieja, sino porque aquel oc√©ano se pod√≠a atravesar, o sea‚Ķ 20 cm!!!, Hombre!!!, 20 km? Claro que es un problema, ya que si uno lo atraviesa no debe llegar al agua, sino a tierra.
‚ÄúEsta isla era mayor que Libia y Asia juntas y de ella los de entonces pod√≠an pasar a las otras islas y de las islas a toda la tierra firme que se encontraba frente a ellas y rodeaba el oc√©ano aut√©ntico‚ÄĚ O sea, desde las Columnas de H√©rcules nos ibamos isleando hasta llegar a la tierra firme.
Si ustedes se fijan bien, antes de escribir un fragmento de una copia trucha, de los di√°logos de Plat√≥n, yo estaba hablando de geograf√≠a y no de papayas rectas que atraviesan la idea del tomate. ¬ŅPor qu√© creen que copi√© el fragmento?
Por un simple motivo. Las papayas y los tomates no tienen nada que ver con el tema‚Ķ ¬ŅO s√≠? Si la nesos era mayor “en poder√≠o” y no se refiere al tama√Īo f√≠sico de Libia y Asia juntas, quiere decir que desde “ella”, o sea desde el poder√≠o se pod√≠a atravesar a otras nesos!!! ¬ŅO a otros poder√≠os? En este punto, el autor est√° hablando de la ubicaci√≥n de la gran nesos de Atlas o de su poder√≠o?, pero como al ilustre Diaz-Montexano le estorba este peque√Īo detalle nos va a vender esa idea del ‚Äúpoder√≠o‚ÄĚ en medio de una descripci√≥n geogr√°fica. O sea, estamos ante la astuta idea de ‚Äúlas papayas rectas que atraviesan la idea del tomate.‚ÄĚ Qu√© genial macho!!!, te pasaste!!!
Claro!!!, Platón o Solón son unos metafóricos de primera que utilizan a Libia y Asia juntas, como muestra de poderío, en medio de una descripción geográfica?
Resulta que la frase que copi√©, no importa la traducci√≥n que se utilice, es la que contin√ļa a la de ‚Äúal ladito de mi compadre H√©rcules.‚ÄĚ La gracia de esta frase es que el ilustre due√Īo de la verdad absoluta, con absoluta certeza y con la absoluta compostura que indica el ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ nos dice que Plat√≥n hablaba del poder√≠o de los Atlantes. S√≠, Libia y Asia est√°n nombradas en la frase y es probable que en SepaMoyano tambi√©n, pero como la nesos ser√≠a muy grande, s√≠ o s√≠ debe hacer algo con esta frase, ya que si no lo hace, se le cae la estanter√≠a.
¬ŅLo de Diaz-Montexano es una demostraci√≥n? No, ya que demostraci√≥n no tiene que ver con interpretaci√≥n y Libia y Asia no est√°n pintados. El problema es que el autor est√° describiendo geograf√≠a, pero como en este caso la Geograf√≠a propuesta por el fil√≥logo no encaja, y tiene el martillo de la ling√ľ√≠stica a la mano, lo que hace es martillar para que encaje Libia y Asia en un lugar que no corresponde con estas dimensiones.
Ojo que la nesos debe estar rodeado de ‚Äúoc√©ano aut√©ntico‚ÄĚ, ¬ŅQu√© es un Oc√©ano Aut√©ntico?, ¬Ņese que est√° en los Pirineos?, Ahora va a ser que los Pirineos son navegables!!! La respuesta l√≥gica es NO, ya que los Pirineos quedan al otro lado de las Columnas y no ‚ÄĚPro tou stomat√≥s‚ÄĚ
¬ŅExisti√≥ una nesos m√°s grande que Libia y Asia juntas ‚ÄĚPro tou stomat√≥s‚ÄĚ de las Columnas del compadre H√©rcules?, S√≠, pero no se encuentra a orinada de vieja de este punto, sino al otro lado del charco.
¬ŅExiste evidencia irrefutable de que a la distancia de una orinada de vieja haya existido una nesos con el tama√Īo descrito? Los ge√≥logos responden con un rotundo ‚ÄúNICA‚ÄĚ y algo debe hacer el ilustre y sabio fil√≥logo al respecto.
‚Äú‚Ķpuesto que lo que quedaba dentro de la desembocadura que mencionamos parec√≠a una bah√≠a con un ingreso estrecho. En realidad, era mar y la regi√≥n que lo rodeaba totalmente podr√≠a ser llamada con absoluta correcci√≥n tierra firme.‚ÄĚ
¬ŅPor qu√© es que ‚Äúen realidad era mar‚ÄĚ?, ¬ŅEra o no era?, ¬ŅSer√° que se trata de un mar de segunda categor√≠a o alguna jodita para los Atlant√≥logos? El caso es que ese ‚Äúmar‚ÄĚ, entre comillas, estaba rodeado de tierra firme. El peque√Ī√≠simo problema que tiene el Mediterr√°neo es que a orinada de vieja de Gibraltar, ya no se llama Mare Nostrum, sino Oc√©ano Atl√°ntico. Si se asume cualquier ubicaci√≥n interna, resulta que hasta ‚ÄĚPro tou stomat√≥s‚ÄĚ se cae, por ubicaci√≥n y falta de espacio.
‚ÄúEsta llanura era de forma oblonga y ten√≠a por un lado tres mil estadios y dos mil en el centro desde el mar hacia arriba.‚ÄĚ Es decir, unos 480 km de lado a lado y unos 320 km desde el ‚Äúmar trucho‚ÄĚ hacia arriba, solo que debemos yaparle el tema de las monta√Īas, lo que nos agranda las dimensiones, por el simple hecho de que las monta√Īas no son cuchillos parados y tienen un volumen.
‚ÄúEn primer lugar, se dec√≠a que todo el lugar era muy alto y escarpado desde el mar, pero que los alrededores de la ciudad eran llanos, suaves y planos, circundados a su vez de monta√Īas que llegaban hasta el mar.‚Ä̂Ķ ‚ÄúEntonces se loaba que las monta√Īas que la rodeaban superaban por su n√ļmero, grandeza y belleza a todas las que hay ahora.‚ÄĚ
Hasta donde se sabe, los Pirineos y los Alpes, quedan dentro de Europa y no fuera de ella y su grandeza y belleza no la voy a cuestionar, pero esperaría que el filólogo las coloque a orinada de vieja, al ladito de, pero siempre y cuando estén al poniente del punto de referencia y mejor es que las haga más imponentes que las que nombré anteriormente, ya que estas eran colonias de los Atlantes y no la Atlántida misma.
El problema es que estas imponentes monta√Īas deben enmarcar un lugar llano, suave y plano, que al menos tenga las dimensiones indicadas. Si hace la trampa de colocar en el interior de la llanura algunas monta√Īitas, debe afilar muy bien la filolog√≠a para decir que el lugar no es ‚Äúllano, suave y plano‚ÄĚ, ya que los di√°logos no nombran la sabana una sola vez.
‚Äú‚Ķhab√≠an conformado la llanura de la siguiente manera. En su mayor parte era un cuadril√°tero rectangular, y lo que faltaba para formarlo lo hab√≠an corregido por medio de una fosa cavada a su alrededor.‚ÄĚ ‚Ķ ‚ÄúHab√≠an cavado una profundidad de cien pies; el ancho era en todos lados de un estadio y, como hab√≠a sido cavada alrededor de toda la llanura, llegaba a la ciudad por ambos lados y all√≠ dejaba fluir el agua al mar.‚Ä̂Ķ ‚Äúhab√≠an abierto canales rectos de cien pies de ancho que corr√≠an a lo ancho de la llanura.‚Ä̂Ķ ‚ÄúEn cuanto n√ļmero, estaba dispuesto que cada distrito de la llanura con hombres √ļtiles para la guerra proveyera un jefe.‚Ä̂Ķ ‚ÄúEl centro de la isla estaba ocupado por una llanura en direcci√≥n al mar, de la que se dice que era la m√°s bella de todas.‚Ä̂Ķ ‚ÄúTambi√©n ten√≠a comida el resto de los animales que se alimenta en los pantanos, lagunas y r√≠os y los que pacen en las monta√Īas y en las llanuras.‚ÄĚ
No nos olvidemos de que en el centro de la nesos se encuentra la llanura, pero tampoco nos olvidemos que en el centro se encuentra la isla de anillos conc√©ntricos que dista a 50 estadios del ‚Äúmar trucho‚ÄĚ, completamente rodeado de tierra firme, o al menos es lo que se debiera decir con absoluta correcci√≥n.
La llanura es bastante nombrada en los di√°logos como para hacerse el loco con el asunto y lo primero que debiera conseguir, el ilustre fil√≥logo, es un regimiento de tractores y mucho TNT para poder nivelar su terreno, ya que si no lo nivela debe buscarle alguna interpretaci√≥n a llanos, suaves y planos. Yo propondr√≠a que con la tierra, o el agua, que le vaya quedando de la excavaci√≥n o exaguaci√≥n, se dedique a construir una llanura que sea en forma de cuadril√°tero rectangular, ‚Äúoblonga‚ÄĚ, que en lengua suajili quiere decir ‚Äúm√°s largo que ancho.‚ÄĚ (Pido perd√≥n a mis h√©roes, los fabricantes de instrumentos, por haberles robado la joda.)
¬ŅEn la nesos Ib√©rica, m√°s al este de Gibraltar, existe una llanura que tenga las dimensiones entregadas en los di√°logos de dudosa reputaci√≥n? No nos olvidemos que debemos rodearla de cadenas monta√Īosas que corran por cientos de kil√≥metros en l√≠nea recta, porque si no es de esta manera no tendremos un cuadril√°tero rectangular y si encuentran las mentadas cadenas monta√Īosas debieran encontrar la fosa de la que se habla. ¬ŅEn Iberia se encuentra esta topograf√≠a, exactamente como lo indican los di√°logos de dudosa reputaci√≥n? La respuesta es no y en el Oc√©ano, a la distancia de una orinadita de vieja, tampoco y de m√°s est√° decir que los bordes monta√Īosos no existen.
Lo que s√≠ est√° claro es que en la era glacial, que no es la propuesta del fil√≥logo, el nivel de los oc√©anos era entre 120 y 150 metros por debajo del actual. Dicho nivel hace que las islas brit√°nicas dejen de ser islas, ya que formar√≠an parte de Europa, pero con ese nivel aparecer√≠an en el Atl√°ntico una serie de islas que hoy est√°n bajo el mar, pero ninguna de ellas ser√≠a mayor a Libia y Asia juntas y ninguna de ellas tendr√≠a en su interior una sabana que al menos haya tenido 480 x 320 km2, sin considerar el √°rea que ocupan las cadenas monta√Īosas que deben rodearla. Ojo que una monta√Īa de 300 m de altura no es una monta√Īa imponente, as√≠ que el fil√≥logo se las debe ingeniar para conseguir una serie de cadenas monta√Īosas que al menos en la actualidad sobresalgan del nivel del mar. Si no es mucho pedir, por favor, quisiera que las monta√Īas que se encuentran al ladito de nuestro compadre H√©rcules sean al menos m√°s imponentes que los Pirineos o los Alpes, ya que si no es as√≠, les aseguro que no las considerar√© imponentes.
¬ŅEn la √©poca propuesta por Diaz-Montexano existi√≥ esto en, o al ladito de, Iberia?, la respuesta es no y a√ļn falta que encaje la flora y la fauna en esta geograf√≠a.
“Esta zona de la nesos estaba de cara al viento sur, de espaldas a la constelación de la Osa y protegida por el viento del norte.“
En la √©poca que indican los di√°logos de dudosa reputaci√≥n, es decir, hace unos 11.500 a√Īos a. de P. Iberia y sus alrededores tiritaban de fr√≠o, ya que nos encontramos en un periodo poco conveniente para las Atlantis del fil√≥logo, as√≠ que la salida m√°s obvia es hacer que los di√°logos no digan lo que dicen. Ya sea que se trate de las traducciones inglesas, checas, griegas o rumanas. As√≠ que la idea es argumentar con ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ que Plat√≥n, Sol√≥n, el sacerdote de Sais o el cretino de Dodipepo no sab√≠an contar los a√Īos y el relato habla de meses. ¬ŅEl relato habla de meses? No, el relato habla de a√Īos, pero como con 11.500 a cuestas y la propuesta Montexano, tiritar√≠amos de fr√≠o, y mejor es que nos hagamos los pavos con este asunto, ya que estar√≠a obligado a jugar en un terreno m√°s tenebroso que no concuerda con la geograf√≠a y la climatolog√≠a, ya que la nesos propuesta, por ya sabemos qui√©n, no se encuentra de cara al viento sur y ciertamente que no se encuentra de espaldas a la constelaci√≥n de la Osa y sonamos con la idea de protegernos por el viento del norte‚Ķ Pero como se trata de una Atlantis filol√≥gica, mejor es que desconsideremos el asunto y hagamos como que no existe.
Hasta aqu√≠, lo menos que se puede suponer, es que Diaz-Montexano es el √ļnico sabio del planeta y existe un regimiento de traductores que al no estudiar filolog√≠a, se pueden considerar como una tropa de ineptos.
La tierra era esf√©rica antes que Col√≥n viaje a las Am√©ricas y en √©pocas de Sol√≥n, no tiene por qu√© haber sido distinto. Lo que nos lleva a cuestionar cualquier ubicaci√≥n de Atlantis que no se encuentre de cara al viento sur y de espaldas a la constelaci√≥n de la Osa. ¬ŅPor qu√© la osa? Por el simple motivo que la Osa gira alrededor de Polaris Alfa y desde la posici√≥n propuesta por el fil√≥logo, una parte del a√Īo se la ve de espaldas, de frente, de un lado y del otro lado, dependiendo del periodo del a√Īo que se mire la constelaci√≥n. Un cantar muy distinto es cuando se analiza la restricci√≥n astron√≥mica desde un punto la Astronom√≠a, que no es pariente de la filolog√≠a, ya que como todos sabemos, la Astronom√≠a, que se basa en las matem√°ticas, es menos ciencia que la filolog√≠a. ¬ŅO no?
Est√° claro que existen los movimientos de rotaci√≥n, traslaci√≥n, precesi√≥n, nutaci√≥n, excentricidad y otros menos importantes que var√≠an con el tiempo, pero en cuanto a los 23.5 grados de inclinaci√≥n del eje, la variaci√≥n en 3000 a√Īos no se mide en decenas de grados, sino que es miserablemente peque√Īo para este pesta√Īeo c√≥smico, lo que quiere decir que la Osa hace lo que le da la gana con la ubicaci√≥n propuesta por el fil√≥logo, ya que se encuentra en el hemisferio norte y a la astronom√≠a le importan muy poco las interpretaciones filol√≥gicas.
Supongamos que ca√≠mos a una orinada de vieja de Gibraltar, hace 3.000 a√Īos atr√°s o hace 11.500. En ese momento, al igual que en el presente, el viento del norte ser√° el viento helado y no resulta coherente decir que estamos protegidos por ese viento, salvo que la tierra haya invertido su eje, cosa que no ha ocurrido en aquella √©poca.
‚ÄúCosechaban la tierra dos veces por a√Īo, en invierno con las aguas provenientes de Zeus, y en verano conduc√≠an desde los canales las corrientes que produce la tierra.‚ÄĚ
No nos olvidemos que hace 11.500 a√Īos atr√°s, nuestros atlantes imaginarios o reales, deb√≠an cosechar la tierra dos veces al a√Īo, pero en el periodo Pleistoceno ‚Äď Holoceno, estar√≠a muy contento si consigo una sola cosecha en la ubicaci√≥n indicada por el fil√≥logo, ya que estar√≠a rodeado de focas en invierno y no faltar√≠a el oso blanco que se las d√© de excursionista en la nesos Ib√©rica.
¬ŅSaben qu√© pasa cuando se riega la cosecha con agua helada? S√≠, justamente eso que pensaron es lo que ocurre, pero como Plat√≥n o sus antecesores no sab√≠an medir a√Īos, sino meses, las dos cosechas debieron darse unos 3000 a√Īos atr√°s, lo que crea otro problema adicional que debe ser resuelto desde la filolog√≠a, ya que la geograf√≠a inexistente no ayuda mucho.
‚Äú‚Ķ Tambi√©n ten√≠a comida el resto de los animales que se alimenta en los pantanos, lagunas y r√≠os y los que pacen en las monta√Īas y en las llanuras, para todos hab√≠a en abundancia.‚ÄĚ
En esta zona de canales que atraviesan la llanura inexistente del ilustre fil√≥logo, deben existir pantanos, lagunas y r√≠os, donde no solo se alimenten nuestros queridos Atlantes, sino una fauna completa de bestias que no exist√≠an hace 3000 a√Īos atr√°s. Los canales rectos que atraviesan la geograf√≠a del ilustre Diaz-Montexano, no existen, ya que la extensa llanura no existe, como tampoco existe una isla de anillos conc√©ntricos que est√°n conectados con la llanura por ambos lados y sus medidas corresponden a las descritas por el mentirosillo de Critias.
‚ÄúAs√≠ bajaban a la ciudad la madera de las monta√Īas y prove√≠an con barcos el resto de los productos estacionales, ya que hab√≠an abierto comunicaciones transversales de unos canales a otros y hacia la ciudad.‚ÄĚ
¬ŅEn qu√© parte de la Iberia del poniente existen estas monta√Īas de donde se puede bajar madera y que adem√°s est√© comunicada por canales transversales que puedan transportarla? Est√° claro que si se siguen los canales rectos que propone el fil√≥logo en su hip√≥tesis, (que debe ser 100% real), deber√≠amos encontrarnos con la nesos de anillos conc√©ntricos. ¬ŅEl fil√≥logo nos puede mostrar los canales que bajan la madera desde las monta√Īas? Simplemente, quisiera poder ver estas obras de ingenier√≠a antigua, ya que se trata de uno de los tantos elementos f√≠sicos que se describen. ¬ŅD√≥nde se encuentran?
Un elemento simp√°tico de la sabana es que existe un mar trucho ‚ÄúEn realidad, era mar y la regi√≥n que lo rodeaba totalmente podr√≠a ser llamada con absoluta correcci√≥n tierra firme‚ÄĚ y las dimensiones de la sabana oblonga no est√°n completas, ya que no nos olvidemos de contar ‚Äúdos mil en el centro desde el mar hacia arriba.‚ÄĚ, pero como el mar trucho est√° rodeado de lo que con absoluta correcci√≥n ser√≠a tierra firme, lo que no se indica son las dimensiones desde el mar hacia abajo, lo que quiere decir que la sabana tiene que ser mayor que el √°rea de 3.000 x 2.000 estadios. ¬ŅEsta sabana es la que describe Diaz-Montexano?
Ojo que si encuentran canales fuera de una sabana, eso no vale, si sus canales no son rectos, la ubicaci√≥n no vale, si la sabana no es pantanosa y no est√° surcada por r√≠os, no vale y si el √°rea propuesta no cuenta con las obras hidr√°ulicas descritas en los di√°logos y de yapa, no puede alimentar millones de habitantes, la hip√≥tesis se cae, ya que los Atlantes ten√≠an cosechas dos veces al a√Īo y no solo por obra y gracia de Zeus, sino por obra y gracia de los mismos Atlantes.
El sitio propuesto debe tener la capacidad de alimentar millones de personas, ya que ‚ÄúEn cuanto n√ļmero, estaba dispuesto que cada distrito de la llanura con hombres √ļtiles para la guerra proveyera un jefe. La extensi√≥n del distrito era de diez veces diez estadios y los distritos eran sesenta mil. Se dec√≠a que la cantidad de hombres de la monta√Īa y del resto de la regi√≥n era innumerable.‚Ä̂Ķ ‚Äú. As√≠ estaba dispuesto lo concerniente a la guerra en la ciudad real, lo de las nueve restantes lo estaba de otra manera que llevar√≠a mucho tiempo relatar.‚ÄĚ O sea!!!, Si multiplicamos por 10 los n√ļmeros de habitantes, quiero ver en qu√© peque√Īa nesos, much√≠simo m√°s chica que Libia y Asia juntas, se las ingenia alg√ļn fil√≥logo para encajar tal cantidad de gente, ya que adem√°s debe incorporarle bosques y una megafauna capaz de coexistir en el mismo territorio.
¬ŅAlguien se ha fijado que el relato trucho de Plat√≥n no nombra un solo roble, una aceituna, un olivo, una frutilla, un cedro o una lechuga?, ¬ŅPor qu√© no lo hace?
‚ÄúAdem√°s, produc√≠a y criaba bien todo lo fragante que hoy da la tierra en cualquier lugar, ra√≠ces, follaje, madera, y jugos, destilados, sea de flores o frutos. Pero tambi√©n el fruto cultivado, el seco, que utilizamos para alimentarnos y cuanto usamos para comida -denominamos legumbres a todas sus clases- y todo lo que es de √°rboles y nos da bebidas, comidas y aceites, y el que usamos por solaz y placer y llega a ser dif√≠cil de almacenar, el fruto de los √°rboles frutales, y cuantos presentamos como postres agradables al enfermo para est√≠mulo de su apetito, la isla divina que estaba entonces bajo el sol, produc√≠a todas estas cosas bellas y admirables y en una cantidad ilimitada.‚ÄĚ
¬ŅD√≥nde qued√≥ la limonada y el olivo, el roble y la zanahoria? Yo no s√©, pero si yo veo un achachair√ļ, seguro que lo voy a llamar por su nombre, lo mismo que el jugo de guapur√ļ, o un buen masaco de yuca. Si veo un jichituriqui o un cupes√≠ no tengo motivo para no decirlo, ya que todos sabemos de qu√© se trata el asunto, lo mismo pasar√≠a si se trata de un motoyo√© o si me refiero al los cusis o al macoror√≥, ya que todos sabemos para qu√© se los utiliza. Es tan obvio el asunto que solo basta con nombrar el elemento por su nombre para describir su uso como en el caso del uruc√ļ. Obviamente que la peque√Īa nesos del fil√≥logo debe dar todo esto en forma abundante, ‚Äúilimitada‚ÄĚ, ya que si no es de esta manera, la geograf√≠a propuesta puede estar oliendo a pescado podrido y no hablo de ninguno de los nombres que utilic√©, sino de aquellos que sin decir un solo nombre, se describen en los di√°logos. ¬ŅRaro, no!!! Se describe la funci√≥n y el uso, pero no se da un solo nombre! ¬ŅPor qu√© ser√°? No lo s√©, ya que no soy fil√≥logo, sino un sarcast√≥logo de la escuela de Luciano.
Entrando al tema del hermano de Atlante, los di√°logos truchos dicen que:
‚ÄúAl gemelo que naci√≥ despu√©s de √©l, al que toc√≥ en suerte la parte externa de la isla, desde las columnas de Heracles hasta la zona denominada ahora en aquel lugar Gadirica, le dio en griego el nombre de Eumelo, pero en la lengua de la regi√≥n, Gadiro. Su nombre fue probablemente el origen del de esa regi√≥n.‚ÄĚ
Es a Atlante o a Gadiros al que le tocó la parte externa de la nesos, desde Gibraltar, (como punto de referencia), hasta Gadirica?, que en Atlante antiguo se decía Dodipepo. Lo que se ve, es que al menor no le tocó el centro de la nesos, que es la región materna que heredó su hermano mayor y es la del mar trucho y la sabana que no se corresponde con cualquiera de las propuestas del ilustre filólogo. Es la casa materna, la que contiene la isla de anillos concéntricos, así que mejor es no gastarse con el compadre Hércules, que perteneció al hermano menor y no a Atlante.
Yo s√© muy bien que el Guadalquivir queda en un valle del centro de Sudam√©rica y en esto no acepto discusiones. Tambi√©n puedo asegurar que el R√≠o Grande se encuentra en el hemisferio Sur, y puedo asegurar que existe Santa Cruz de la Sierra alejado de la sierra y que Formosa podr√≠a quedar en el Pac√≠fico. ¬ŅQu√© cretinadas estoy diciendo? Yo no s√©!!!, pero es una ma√Īa de los imperios dominantes rebautizar lugares en sus colonias y de testigos los pongo a los Riojanos, Santiaguinos, Madrile√Īos, Paulistas y a un extenso listado de tocayos de gentilicio que est√°n separados por inmensas geograf√≠as.
¬ŅAlguien oy√≥ hablar de Limoncito? Bueno, es una localidad que se encuentra en muchos lugares de los Antis, porque me faltan dedos para contar los pueblos con ese nombre. Si les gusta ver los Simpson. ¬ŅAlguien me puede decir d√≥nde queda Springfield?
‚ÄúSu nombre fue probablemente el origen del de esa regi√≥n.‚ÄĚ
Un momento que la est√°n peinando!!!, Desde qu√© momento la ‚Äúrigurosidad de la ciencia‚ÄĚ admite la base de ‚Äúprobablemente‚ÄĚ para arribar a una conclusi√≥n verdadera. Esto, simple y llanamente se llama paja mental y ser√≠a bueno que los Guajiros del extremo de la nesos continente, se tomen un cafecito con los ib√©ricos de C√°diz, para ver cu√°l Springfield es el que vale. ¬ŅVale?
¬ŅC√°diz, queda en Europa o en Dodipepo? El problema con C√°diz es que la geograf√≠a lo coloca en Europa, lo que deja sin encajar una pieza m√°s del relato.
‚ÄúEn efecto, nuestros escritos refieren c√≥mo vuestra ciudad detuvo en una ocasi√≥n la marcha insolente de un gran imperio, que avanzaba del exterior, desde el Oc√©ano Atl√°ntico, sobre toda Europa y Asia.‚ÄĚ En este caso, el Springfield llamado C√°diz, pertenece a Europa y en este caso, se tratar√≠a de una colonia. Aunque Colonia queda en Alemania y tambi√©n sirve para no oler a chivo correteado, pero al C√°diz que me refiero, no es a ninguno de las Am√©ricas, ya que aqu√≠ hay varios. ¬ŅO no?
Desde un punto de vista bastante personal, si yo hubiese sido el relator Dodipepoano y Atlantis se encontrase en Europa, yo diría que el lugar estaba ubicado en Europa y no en Dodipepo, así que con los más altos marroquíes o los más bajos, mejor es que primero los saquemos de Europa antes de largarnos con hipótesis probables o improbables de Springfield.
Si la persona est√° advertida de antemano, sabr√° leer entre l√≠neas y entender√° el hecho por el cual no tengo el m√°s m√≠nimo reparo en tratar a Plat√≥n, Sol√≥n o al sacerdote de Sais como una tropa de mentirosos. Advertidos de antemano, nadie se asombrar√≠a en lo m√°s m√≠nimo que yo utilice la figura cl√°sica que consiste en, desacreditar un relato que dice ser ‚Äúabsolutamente verdadero‚ÄĚ ya que me baso en uno de los m√©todos m√°s ortodoxos que se aplican a este tipo de dilemas existenciales.
Compa√Īeros de ficci√≥n, no nos metamos con las ciencias blandas, sino con las ciencias duras y supongamos que la Relatividad de Einstein es una volada que no tiene fundamento. ¬ŅSe entiende a d√≥nde apuntan los dardos? S√≠, los dardos est√°n apuntando a la luna, pero no cualquier luna, sino la luna en eclipse.
Fotograf√≠en la luna en eclipse y despu√©s de confirmar la posici√≥n de las estrellas que la rodean, afirmen que la masa del sol no tiene nada que ver en el asunto. Una vez hayan realizado el experimento, que obviamente no es filol√≥gico sino f√≠sico, vuelvan a Einstein a decirle que es un simple astr√≥logo jud√≠o. ¬ŅPodr√°n hacerlo?
Juro que no es culpa m√≠a que las ciencias duras utilicen el esquema de la demostraci√≥n por el absurdo, suponiendo hip√≥tesis de funciones divergentes, siendo que la prueba consiste en demostrar la convergencia. No es mi culpa que quien escriba, o quien lea, no tenga la capacidad de analizar varios de los m√©todos utilizados por las ciencias duras. No es mi culpa que quien hace gala del razonamiento y las evidencias, no tenga la capacidad de dominar una de las herramientas m√°s cl√°sicas de las ciencias, m√°s aun, si a cada vuelta de la tuerca hace gala de utilizar el ‚Äúrigor cient√≠fico.‚ÄĚ
El interlocutor, como buen ‚Äúcient√≠fico riguroso‚ÄĚ, debiera entender muy bien las bases del ‚ÄúTeorema del Enclaustramiento‚ÄĚ, que obviamente es de dominio p√ļblico y cualquier hijo de vecino debiera dominarlo, ya que simplemente se trata de f√≥rmulas con las que no se puede jugar a la regalada gana. Pero, obviamente que este no es el tema, ya que los m√©todos matem√°ticos son mucho menos rigurosos y cient√≠ficos que los m√©todos que utiliza la filolog√≠a, no creen!!!
Con respecto al tema de los Antis, resulta que cuando yo hablo de la Civilizaci√≥n Hidr√°ulica, no me refiero a ‚Äúchunchos, chascosos, campas, thampas, komparias, kuruparias y campitis‚ÄĚ como tampoco aseguro que se traten de arawakos o tup√≠ guaran√≠es, ya que estoy siguiendo exactamente la l√≠nea de la CEAM cuando habla de una ‚Äúlimnocultura.‚ÄĚ A lo que me refiero con Antis es al nombre ancestral de una regi√≥n geogr√°fica y no a los pueblos que en √©l actualmente moran.
‚ÄúEsta etnia amaz√≥nica nunca fue una civilizaci√≥n, pues ni siquiera ten√≠a un sistema de escritura propia.‚ÄĚ Claro que no, tiene Ud. toda la raz√≥n si nos hacemos los locos con la historia documentada y formalmente aceptada que no habla de UNA civilizaci√≥n sino de varias, que dicho sea de paso, dominaron territorios mucho m√°s extensos que los que domin√≥ Roma en su esplendor m√°ximo. Por si no lo sab√≠a, mi ilustre copleador, el mal llamado ‚ÄúCamino del Inca‚ÄĚ no es de origen incaico, sino much√≠simo m√°s antiguo y much√≠simo m√°s extenso que el que se ve en la cordillera de los Andis, Antis o Andes, que es el nombre con el que com√ļnmente se la conoce. Estas antiguas rutas no solo se encuentran en las monta√Īas, sino en plena sabana y se internan en la selva, pero deben haber sido construidas por un pueblo de n√≥madas, lo mismo que fueron n√≥madas incultos y poco menos que neandertales los que construyeron m√°s de 1000 megalagunas oblongas en forma de cuadril√°tero rectangular. Obviamente que corresponde a un pueblo de b√°rbaros de la edad del chu√Īo el haber confeccionado decenas de representaciones geogr√°ficas que coinciden con lujo de detalles con las actuales im√°genes satelitales. Obviamente que el territorio descrito en dichas representaciones no corresponde a un territorio del tama√Īo de Europa, ya que esto ser√≠a degradar la magnitud de las representaciones geogr√°ficas, que a vivas luces fueron hechas por gente sin el m√°s m√≠nimo grado de cultura y que solo conoc√≠a los quipus‚Ķ Un momento!!!, Alguien de esta esquina de la Blog√≥sfera me puede afirmar que los quipus no son una forma de escritura o al menos una forma de llevar las cuentas? Alguien me puede afirmar que cuando llegaron los europeos a las Am√©ricas no se encontraron con 8 tipos de escritura diferente? Alguien me puede explicar c√≥mo un pueblo de b√°rbaros, vestidos con taparrabos, pudieron realizar decenas de representaciones geogr√°ficas si no ten√≠an idea de la superioridad de la cultura europea del Medioevo? Es propio de un pueblo b√°rbaro construir 200.000 km de canales en la nesos del sur? Claro que s√≠!!!, fueron una tropa de flecheros incultos los que hicieron estas peque√Īas obras hidr√°ulicas!!! Es un cacique el que domin√≥ un territorio que comparativamente hablando ir√≠a al menos, desde Lisboa a Mosc√ļ y lo pobl√≥ de mega obras hidr√°ulicas? S√≠, obviamente que s√≠, ya que todo este sistema interconectado hoy es visible en su real magnitud desde el espacio y por lo visto, los b√°rbaros no son capaces de hacer lo que se encuentra en esta geograf√≠a.
Solo una tribu de incultos neandertales es capaz de coordinar un sistema hidr√°ulico interconectado que comprende embalses aterraplenados en monta√Īas, lagunillas artificiales de cientos de km2 y que no se encuentran solas, sino que son parte de un sistema de control hidr√°ulico monumental, que se conecta por canales a los millares de islas y millones de hect√°reas de campos de cultivo elevados. ¬ŅEsto obviamente que debe ser obra de b√°rbaros, porque as√≠ lo asegura la persona que endilga a otro el calificativo de ‚Äúsupina ignorancia‚ÄĚ? S√≠, es cierto, porque as√≠ lo dicen las academias Americanistas, como el CEAM y justamente es lo que pueden afirmar los investigadores del Smithsonian, que hicieron trabajos de campo en los Antis a mediados de los a√Īos 80. Si dudan de lo que dice V√≠ctor, por favor averig√ľen por su cuenta lo que opinan las ‚ÄúAcademias‚ÄĚ locales y no tan locales. Por favor preg√ļntenle a los Japoneses, Suizos, Alemanes y Franceses, que han trabajado en la zona y no crean gratuitamente los comentarios de alguien que, de entrada, no sabe el significado de Antis, ya que su filolog√≠a no contempla una lengua b√°rbara ajena al Griego, Lat√≠n o Egipcio.
Imag√≠nense por un momento una tropa desorganizada de emplumados tratando de construir una peque√Īa lomita de varios kil√≥metros cuadrados de di√°metro y que tenga decenas de metros de altura, pero a esos mismos emplumados, denle la tarea cientos de veces y d√≠ganle que deben conectarlo por miles de canales rectos con lagunas como las ya descritas anteriormente y de paso, imag√≠nenselos comiendo monos en el momento en que su mandam√°s les dice que deben crear salidas directas por el Amazonas y por el R√≠o de la Plata. Obviamente que, como son incultos, lo primero que har√°n es agarrar de las patas a su mandam√°s y lo dejar√°n colgado de la mara m√°s alta que encuentren, ya que solo con imaginarse la idea de semejante trabajo, da para derrocar hasta al m√°s pintado, sobre todo porque los b√°rbaros de la √©poca a lo m√°s que aspiraban es a tender su hamaca entre dos totaises y ver c√≥mo pasa el agua por el r√≠o.
¬ŅDistinguieron la s√°tira al ‚Äúerror de Holmberg‚ÄĚ? Si no la distinguieron, pueden leer a Charles Mann en su libro ‚Äú1941, una nueva historia de las Am√©ricas antes de Col√≥n‚ÄĚ, de paso, pueden leer a William Denevan o a su disc√≠pulo Clarck Erickson, que no son famosos por indigenistas, aunque yo s√© de fuentes bastante fiables, que Denevan no vio lo que comenta en sus libros, sino que se junt√≥ con Kenneth Lee y fue este segundo el que le cont√≥ el cuento. Esto lo s√© de boca de otro de los for√°neos que trabaj√≥ directamente con Kenneth Lee y no le pueden salir con cuentos chinos que se basan en informaci√≥n incompleta.
Por si las moscas. A quien lea esta s√°tira, le puedo contar que en esta gran nesos del sur, he tenido en mis manos un mont√≥n de huesos de caballos y de una extra√Īa raza de elefantes adaptada a los pantanos. No es joda lo que digo y est√°n a un click de confirmarlo. Busquen la megafauna que exist√≠a en Sudam√©rica hace 11.500 a√Īos atr√°s y van a ver que lo que digo es ‚ÄúAbsolutamente verdadero.‚ÄĚ La figura de estos bichos cornudos, alias, ‚Äútoribios‚ÄĚ es com√ļn en muchas de las reconstrucciones hechas por la SIARB. Aclaro que los gringos de la SIARB, no son muy ind√≠genas que digamos, sino que son bastante despintados, como bien se esperar√≠a de los Teutones.
Si le preguntan a Sch√∂nh√ľte si en el Coraz√≥n de la Nesos del sur, hay pinturas rupestres que tienen elefantes pintados, at√©nganse a la respuesta, ya que esta extra√Īa evidencia f√≠sica cuadra con Monte Verde ‚Äď Chile y Pedra Furada ‚Äď Brasil. No estoy diciendo que en estos lugares tambi√©n hayan elefantes pintados, sino que me refiero al paradigma de las ‚Äúacademias cl√°sicas‚ÄĚ con los cuales se confrontan.
‚ÄúPor favor, docum√©ntese un poco antes de seguir haciendo el rid√≠culo.‚ÄĚ
¬ŅEsta no es una frase tajante y agresiva? No, obviamente que no lo es, porque quien la escribi√≥ fue V√≠ctor y dicho se√Īor tiene piedra libre para escribir lo que sea, ya que directamente dice defender al due√Īo absoluto de la verdad, es decir, al ilustre fil√≥logo Diaz-Montexano.
Como yo soy un ‚Äúsupino ignorante‚ÄĚ, y de paso me identifico como camba, pese a que soy tan despintado como cualquiera de la liga Mediterr√°nea, me doy el lujo de asegurar desde mi ignorancia que entre mis manos he tenido restos √≥seos de distintos ‚Äúequidaes‚ÄĚ y ‚ÄúCuveronius‚ÄĚ, que tengo filmados y fotografiados, lo mismo que las pinturas que muestran animales fuera de contexto geogr√°fico, aunque la realidad es que la creencia popular es la que est√° fuera de contexto, ya que la evidencia f√≠sica es abundante y no solo se encuentra en la sabana que tiene forma de cuadril√°tero rectangular, sino en toda la nesos.
Por favor, necesito un favorcito, bien, bien chiquitito‚Ķ Alguien averig√ľe lo que digo antes de tildarme de rid√≠culo ignorante, ya que para eso me encargo, yo mismo, de demostrar lo rid√≠culo e ignorante que soy, sobre todo en el tema de los Antis, que obviamente es uno de los puntos en los que no tengo la m√°s p√°lida idea de lo que digo.
Alguien alguna vez dijo:
‚ÄúPor otra parte, los √ļnicos Antis que se conocen son un pueblo aborigen amaz√≥nico que hoy en d√≠a son conocidos como ash√°ninca o ash√°ninka.‚ÄĚ ¬ŅQu√© tal esa?, despu√©s de todo, acaso no era yo el ignorante?, ¬ŅQui√©n dijo que los √ļnicos Antis que existen corresponden a un pueblo aborigen? La frase equivale a decir que la √ļnica Europa que se conoce, es un antiguo pueblo que se hac√≠a llamar Helenos y que, de hecho, no eran europeos, sino que se trataba de su mitolog√≠a en la cual se hablaba de una vieja que fue raptada por un toro que se cre√≠a Zeus.
¬ŅQu√© significa Antis? No puede ser que un amante de la filolog√≠a no lo sepa, ya que el ignorante soy yo!!!
¬ŅLa ‚ÄúCivilizaci√≥n Hidr√°ulica de los Antis‚ÄĚ hace referencia a un pueblo o una tribu? Seg√ļn el que dice saber, s√≠, pero seg√ļn el que declara que no lo sabe, la respuesta es NO, ya que no se hace referencia a un pueblo, sino que al igual que los catalanes de la CEAM, con su t√©rmino m√°s conocido, se refiere a las obras hidr√°ulicas que se encuentran en una regi√≥n y los ash√°ninka no tienen velas en ese entierro.
De aqu√≠ en adelante estoy obligado a inculturizarme, porque si no lo hago, puede ser que termine creyendo que se trata de un solo pueblo. Faltaba m√°s!!! Ma√Īana mismo me voy a ir a ‚ÄúEl Buey‚ÄĚ, ‚ÄúToro muerto‚ÄĚ, ‚ÄúToro Toro‚ÄĚ y una trakilada de sitios precolombinos para contarles que no representen paparupadas, pero ya es demasiado tarde, porque se murieron antes que llegaran los europeos al sitio. Qu√© pena!!!, porque tal vez un gentil sabio del otro lado del Charco los hubiese rebautizado como Indios-Antis, pero sin su consentimiento.
‚Äú‚Ķni construyeron grandes acueductos en forma de puentes, o sea, acueductos que canalizaban las aguas por encima de puentes (al estilo de los usados en la Civilizaci√≥n Cl√°sica del Mediterr√°neo)‚ÄĚ. Claro que estos Indios-Antis no construyeron acueductos de la Civilizaci√≥n Cl√°sica del Mediterr√°neo!!! Ya que no tienen visa europea o de la comunidad Mediterr√°nea, pero el mentecato de Plat√≥n, no puede decir, porque no lo sabe, que en la nesos continente del sur existen much√≠simos m√°s canales que en la liga mediterr√°nea unida y obviamente que m√°s canalizaciones que las que se encuentran en la Libia y el Asia de la antig√ľedad.
¬ŅPor d√≥nde comenzamos? Por el mini sistema de canalizaci√≥n de Machupichu o nos ponemos m√°s serios y empezamos a medir en decenas de miles de kil√≥metros? Supongo que los griegos y romanos del mundo cl√°sico construyeron centenas de miles de kil√≥metros de canalizaciones y obviamente que en el periodo Pleistoceno-Holoceno, sus ancestros construyeron el equivalente a cinco vueltas al planeta, si se tratase de una canalizaci√≥n continua. ¬ŅEso hicieron los antiguos moradores de la liga Mediterr√°nea? Hombre!!!, no lo sab√≠a!!!
Si nos vamos a los puentes, ¬ŅDe d√≥nde sali√≥ la esot√©rica idea que en las Am√©ricas no se constru√≠an puentes?, si es sabido que los europeos se orinaban al cruzar los puentes de los antiguos, ya sea los que se constru√≠an de piedra o los que volaban sobre abismos, sin olvidarnos de los que se hac√≠an de madera, pero como yo soy el inculto, mejor no voy a aconsejar que se lean las cr√≥nicas de la Corona, porque debe tratarse de un regimiento de mentirosos que no vieron lo que vieron y Tenochtitl√°n no estaba en medio del lago, lo que quiere decir que solo llegaban a la isla en yates de lujo provenientes de alg√ļn puerto de la ribera. En este caso no tengo idea por qu√© los espa√Īoles, despu√©s de la ‚ÄúNoche Triste‚ÄĚ, salieron a pie de la ciudad de los Aztecas‚Ķ Cuentan las malas lenguas que los espa√Īoles, al ser barbados, eran considerados como dioses, as√≠ estos personajes terminaron crey√©ndose el cuento, lo que explica muy bien que salieran caminando, ya que los dioses tienen la gracia de caminar sobre las aguas. ¬ŅDigo la pura verdad o estoy mintiendo?
‚ÄúGeorgeos D√≠az-Montexano se ha centrado en el estudio paleogr√°fico, lexicogr√°fico, y lexicol√≥gico de las fuentes documentales m√°s antiguas conservadas, y en la traducci√≥n gramatical y lexicogr√°fica correcta, seg√ļn lo que indican todos los Lexicones, Diccionarios y Gram√°ticas Cl√°sicas autorizadas y actualizadas.‚ÄĚ
Muy bien por √©l y aplaudo mucho su loable esfuerzo, pero‚Ķ ¬ŅHa encontrado una isla de anillos conc√©ntricos con las medidas y caracter√≠sticas que indican los relatos truchos de Plat√≥n?
Se√Īores, si alguien me responde esta √ļnica pregunta, me doy por satisfecho, ya que conozco muy bien la respuesta y quisiera que alguien, que no sea yo, la escriba en letras may√ļsculas.
No me intenten modificar las medidas que si lo hacen deberán justificarlas muy bien, ya que en ninguna de las traducciones truchas del Critias han sido modificadas, como tampoco se han modificado la descripción detallada que se hace de esta nesos de anillos concéntricos.
¬ŅQu√© dir√≠an si aparece una nesos de anillos conc√©ntricos en otro lugar, distinto a cualquiera de los propuestos por el fil√≥logo, pero con todas las medidas cuadrando con los di√°logos truchos?
¬ŅQu√© dir√≠an si en ella existen puentes que atraviesan los anillos, agua fr√≠a y agua caliente en su interior?, ¬ŅQu√© dir√≠an si esa nesos tiene murallas circulares, tiene dos d√°rsenas huecas dobles en su interior y tres puertos externos?
Obviamente que no ser√≠a Atlantis, ya que el √ļnico que tiene raz√≥n sobre la ubicaci√≥n de Atlantis es un fil√≥logo.
Le rogaría a quien me escriba que primero responda las preguntas que hago, ya que la evidencia geográfica no admite mucha discusión como las palabras y las medidas debieran ser precisas y no con un error del 50%, no creen!!!
‚Äú‚Ķ√ļnico punto exacto donde la sit√ļa Plat√≥n, y que es (por mucho que le reviente) en el “Pi√©lago o Golfo del Atl√°ntico” (Atlantikou Pelagous), “ante o delante de la boca” (pro tou stomat√≥s) de las Columnas de H√©rcules, y “por encima” (h√ľper con genitivo) de las Columnas de H√©rcules (Cri. 108e), “de un lado”, o “al lado” de las Columnas de H√©rcules (pros con genitivo).‚ÄĚ
Muy bien, ¬Ņen este lugar existe la nesos de anillos conc√©ntricos?, ¬ŅSe la puede ver?, ¬ŅSe la puede medir?, si no es as√≠, estar√≠amos ante un estudio de pajolog√≠a cl√°sica que se basa en la ausencia de evidencia, utiliz√°ndola como evidencia de existencia. ¬ŅEsto lo admite el ‚Äúrigor cient√≠fico‚ÄĚ? Por favor, espero una respuesta contundente y no un ejercicio de especulolog√≠a.
Si no se me entrega la respuesta correcta, la misma pregunta la voy a repetir hasta el cansancio, porque soy uno de los herederos de Santo Tom√°s.
¬ŅQu√© Tom√°s?
Yo Tomo el pelo y no acepto gato por liebre.
Alguien dijo que:
‚Äú‚Ķ las Columnas de H√©rcules hubieran estado en la desembocadura del r√≠o que usted propone. Entonces no habr√≠a discusi√≥n alguna. Hasta el mismo D√≠az-Montexano no tendr√≠a problemas en admitir su teor√≠a. Pero la cuesti√≥n es que usted no puede re-colocar las Columnas de H√©rcules en tal desembocadura. Las Columnas de H√©rcules, seg√ļn testimonian todos los textos de la Antig√ľedad, ya eran colocadas por los griegos en Gibraltar.‚ÄĚ
¬ŅAcaso este no es territorio del hermano de Atlante?
Sí, suena bastante lógico que Atlante era Caín y Gadiro era Abel, así que nuestro Caín-Atlante mató por burro a su hermano Gadiro-Abel y le quitó su reino, luego desatornilló la morada materna ubicada en la sabana oblonga y con los templos en las valijas, hizo rodar los anillos de la nesos para colocarlos en frente de su compadre Hércules.
Si la nesos de Atlante, la casa materna, fuera territorio de Gadiro, no habr√≠a discusi√≥n, ya que a √©l le tocaron las columnas, pero eso no es lo que nos cuenta el mentiroso de Plat√≥n. ¬ŅO s√≠?
¬ŅSe acuerdan de Carlos V?, S√≠, ese que del otro lado solo se llamaba Carlitos. Si seguimos el razonamiento de Ca√≠n, resulta que Iberia queda a orillas del Rin, salvo que traslademos las columnas de las interpretaciones para hacer que encaje algo que la geograf√≠a no ayuda mucho.
No creen que un texto trucho, al que se le modifican los a√Īos, al ladito de las dimensiones, en frente de Ca√≠n, donde se le da chiquitolina a Libia y Asia. Donde las monta√Īas imponentes no aparecen porque est√°n bajo el agua, se pasa por las quetejedi a la Osa y propone NUEVE ubicaciones, se vuelve un relato m√°s trucho que billete de 3 $US o lo seguimos tomando como ‚Äúrigurosamente cient√≠fico‚ÄĚ?
No ser√≠a mucho m√°s sensato asumir la absurda postura del absurdo, que basado en evidencia f√≠sica , parte negando la evidencia f√≠sica mesurable y comprobable. Despu√©s de todo, las ‚ÄúAcademias‚ÄĚ actuales no son consideradas como muy serias si sus integrantes se dedican a buscar fantasmas, ovnis y Atl√°ntidas.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Alguien dijo:
‚Äú‚Ķlas definiciones de la lexicograf√≠a griega cl√°sica, s√≥lo permiten buscar la Atl√°ntida en los alrededores m√°s cercanos (al alcance siempre de la vista) del actual estrecho de Gibraltar.‚ÄĚ
Muy bien, busquemos el reloj donde hay m√°s luz. Vuelvo a preguntar‚Ķ ¬ŅCon toda la luz que existe en el sitio, ya se pill√≥ la isla de los anillos conc√©ntricos? Por favor, no me la charlen, que podr√≠a ponerme algo sarc√°stico.
‚Äú‚Ķning√ļn experto en Griego Cl√°sico ha contradicho ni ha cuestionado sus rectificaciones sobre los errores comunes en las traducciones al uso.‚ÄĚ Lo que no se nombra en el p√°rrafo es:
Diaz-Montexano ya encontr√≥ una isla de Anillos conc√©ntricos que coincide exactamente con las descripciones de Plat√≥n y esta no puede ser la opini√≥n de un experto en griego cl√°sico, ya que equivaldr√≠a a llevar al panadero, en vez de al taller mec√°nico, el auto que se qued√≥ parado en la carretera. ¬ŅO no?
Ok. El Panadero puede dar fe de que el pan se hornea de tal o cual manera, pero‚Ķ ¬ŅY la isla de los Anillos? Seguro que la tiene guardada en alg√ļn armario el Fil√≥logo y no quiere sacarla a la luz porque la verdad de su armario no se comparte.
‚Äú‚Ķ le recomiendo la tertulia o mesa redonda que √©l mantuvo con dos de las mayores autoridades en Filolog√≠a Griega (con reconocimiento internacional), la Dra. en Filolog√≠a Griega Monserrat Camps Gaset y el Dr. en Filolog√≠a Cl√°sicas Jame P√≥rtulas Ambr√≥s, quienes no solo no rebatieron las precisiones gramaticales y lexicol√≥gicas de D√≠az-Montexano sino que estuvieron de acuerdo en los puntos fundamentales, relativos a la √ļnica localizaci√≥n posible de la Atl√°ntida (en caso de que realmente hubiera existido, claro).‚ÄĚ
Yo recomiendo que no hablemos de panaderos.
‚Äú‚Ķconocimientos y dominio en materia de Griego Cl√°sico alcanzado por D√≠az-Montexano, podemos comprobar como el √ļnico que se atrevi√≥ incluso a pronunciar palabras griegas cl√°sicas fue el mismo D√≠az-Montexano. Y no olvidemos ante quienes estaba debatiendo.‚ÄĚ
Otra vez pan para quien no tiene dientes!!! Hombre!!! Qu√© capo el individuo ese!!!, qu√© instruido!!!, qu√© letrado!!!, pero, ¬Ņlo mismo puede hacer en Egipcio y Dodipepoano?
Una preguntilla, simplemente de bellaco que soy‚Ķ ¬ŅLas traducciones de los textos de Plat√≥n a las lenguas vivas son hechas del Griego o del Lat√≠n?, ¬ŅIgnoro el Lat√≠n, el Dodipepoano o lo que indican las traducciones? Ojo con su respuesta, que estoy atento a sus ‚Äúelogios.‚ÄĚ
Lo siento, no vuelvo a ser tan inculto.
Hay algo extra√Īo en esta tertulia, que alguien que no la haya seguido desde el principio se puede haber perdido. Resulta que desde el momento que toqu√© el tema de ‚ÄúLa Civilizaci√≥n Hidr√°ulica de los Antis‚ÄĚ que es 100% real, en las p√°ginas que participa Diaz-Montexano empec√© a recibir respuestas cargadas con una tinta reconocible, adem√°s de argumentos por dem√°s reconocibles. Alguien me puede explicar por qu√© el estilo de las respuestas que se me entregan en la Blog√≥sfera se parece mucho a aquel que aparece en una discusi√≥n de una p√°gina bloqueada en wikipedia por tratarse de una guerra de ediciones? Alguien me puede explicar por qu√© la l√≠nea discursiva no difiere de la del propio Diaz-Montexano?
Bien, yo no tengo respuestas, pero como antes de jochear los petos ten√≠a un perfil de quien me responder√≠a, me quedaba claro que el ego dolido es una de las peores afrentas que puede recibir una persona de estas caracter√≠sticas y estar√≠a obligada a responder con artiller√≠a pesada, utilizando adjetivos calificativos (Descalificativos), propios del ego dolido. ¬ŅEste comentario doli√≥? Es probable que as√≠ haya sido, ya que desnuda el alma y la inseguridad del interlocutor y eso que, en este preciso punto solo he escrito una apreciaci√≥n subjetiva.
Se√Īor Quien-sea, ¬ŅConoce el juego que en realidad estoy jugando?
Si responde ‚ÄúAtlantis‚ÄĚ, le aseguro que su respuesta es incorrecta.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Simplemente para que no se que lo extenso del tema.
Víctor asegura la fiabilidad del razonamiento lexicográfico de Diaz-Montexano y no solo lo hace con mi persona, sino con un Sr. De apellido Pérez que no conozco.
Víctor textualmente me dijo: “Lo primero (como usted afirma) no son unos códices en Latín, las primeras traducciones latinas se hicieron varios siglos después de existir ya los primeros textos en griego.
Una duda, ¬Ņpor casualidad no ser√°s amigo de un tal Jos√© P√©rez, que tambi√©n insiste en esta misma ignorancia?‚ÄĚ
Navegando por la Blog√≥sfera me top√© con otro P√©rez que habla exactamente del mismo tema, pero no se llama ‚ÄúJos√© P√©rez‚ÄĚ sino ‚ÄúJorge P√©rez‚ÄĚ, si la discusi√≥n la tuvieron en Dodipepoano cl√°sico, lo m√°s seguro es que el se√Īor realmente se llame ‚ÄúPro-tou-stomat√≥s P√©rez.‚ÄĚ Que en castellano cl√°sico quiere decir, Jorge o Jos√©, ya que ambos quedan justo en frente, o al ladito, ente 20 cm y 20 km de distancia, o a tirada de piedra el uno del otro.
http://latunicadeneso.wordpress.com/2009/02/20/la-atlantida-y-google-earth/#comment-459
Sigan la línea y veamos a dónde llagamos.
Jejejejeje
Salu2,
El que escribe largo y jode como loco.
http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Hola David muchas gracias por tu aportacion, como siempre muy interesante.

Votación: 3.0/5 (384 votos cast)

adoro su pagina es grandiosa tiene mucha informacion

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Gracias Samantha,

En realidad quienes la hacen interesante son ustedes con sus visitas y comentarios!

Votación: 3.0/5 (419 votos cast)

¬ŅAlguien conoce los peces de r√≠o llamados Beta?
Son peces multicolores, los hay rojos, azules, verdes, blancos, calipsos y todas las combinaciones que se les ocurra. Estos peque√Īos arco√≠ris son especiales para tenerlos en peceras esf√©ricas, donde la bomba de aire podr√≠a verse antiest√©tica, ya que una de las gracias que tienen, es el poder vivir en agua sin recirculaci√≥n de ox√≠geno.
Si est√°n pensando tener estos peque√Īos pavorreales en su pecera, no se apuren, porque se trata de peces agresivos que no toleran la compa√Ī√≠a de sus cong√©neres y se pelear√°n ‚Äúdesplum√°ndose‚ÄĚ hasta que en su pecera quede uno solo.
Si consiguen un Beta y lo dejan nadar solo en su pecera, lamentablemente sus colores se volverán opacos si no hacen algo al respecto. En este caso lo que se hace es conseguir un espejo para que el Beta se entretenga peleando contra su sombra. Está claro que lo que el pez ve en frente, no es su imagen en el espejo, sino a otro Beta que le intenta arrebatar su territorio y así comienza un baile que mucho se parece al del perro correteando su cola.
Si a alguien se le ocurre meter un Escalar en la pecera del Beta, mejor es que la piense dos veces si valora al Escalar, pero si el due√Īo de la pecera se las da de humorista y mete una Palometilla en la misma pecera, el chiste no lo entender√° el Beta, porque indudablemente el peque√Īo pavorreal tendr√° cara de alimento para este otro bicho que luce navajas en sus enc√≠as y no se caracteriza por comer lechuga.
Estos Betas son tan especiales en su despliegue tecnicolor, que amenazan de muerte a todo aquel que considere que está invadiendo su territorio, incluso si se trata de su propio reflejo, que sin ninguna intención, lo amenaza en la misma medida que el pez se pavonea, sin percatarse que en realidad el pleito se debe a una sombra. Está bastante claro que a este pez asesino, no le interesa saber nada de la verdad de su reflejo, porque mil veces se le puede acercar el espejo y las mil veces lo atacará sin preguntarse por qué es que esta sombra utiliza los mismos movimientos y gestos que él hace.
Lo que yo no he logrado descifrar hasta el momento es si la lucha la genera el pez, el reflejo o el espejo, pero invariablemente este pavorreal termina siendo un solitario y un incomprendido, pese a vestirse con los colores del arcoíris.
El Beta es como uno de los prisioneros de una hipotética caverna, ideada en la Escuela de Atenas. Un prisionero atado de pies y manos que está obligado a mirar las sombras que ante él se proyectan, aseverando posteriormente que se trata de la realidad y sin percatarse que a sus espaldas existe un mundo que desconoce.
El autor de una obra no se lo reconoce por la firma que aparece impresa en el cuadro, sino por los colores utilizados, el trazo, la composición y esos detalles sutiles que distinguen la mano que estuvo detrás. Como las musas del arte trabajan juntas, de manera similar se reconoce al escultor, al compositor y al escritor, dejando las sombras para aquel que viendo un Beta pensó que se trataba de una Palometilla.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

¬ęUn indio Moxo escribe los anales de su pueblo en una tabla o en un pedazo de ca√Īa, por medio de varios signos, cuya inteligencia y manejo pide mucha combinaci√≥n y una memoria feliz. Hay hombres que sin m√°s motivo ni raz√≥n que la de no alcanzar ni intender las ideas de los indios, fallan inmediatamente contra ellos, gradu√°ndolos de brutos: y es de admirar el s√©quito que han tenido sus sentencias. Da compasi√≥n o√≠rles decir: la lengua de los indios es una jerigonza incomprensible; son unos b√°rbaros, todo lo apuntan en unas ca√Īas o garrotes, que tienen llenos de rayas, etc. Si uno de estos cr√≠ticos vergonzantes hubiera visto a Newton, que con el m√°s y el menos algebraico (que tambi√©n se componen de rayas), se entreten√≠a en calcular el movimiento de los astros para determinar el verdadero sistema del mundo, hubiera dicho tambi√©n que el gran Newton era un idiota, y su an√°lisis un conjunto de garabatos, m√°s propio para adornar la puerta de un carbonero que para ilustrar el entendimiento humano.¬Ľ
Informe general del gobernador Ribera
Francisco de Viedma 1788
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01349419755460274088680/p0000004.htm
El mismo tema est√° escrito en ‚ÄúLa Geograf√≠a Cultural Aborigen de los llanos de Mojos‚ÄĚ de William M. Denevan, University of California Press, Berkeley, 1966 y en la versi√≥n castellana de Josep M. Barnadas en las p√°ginas 87 y 244.
Basado en los datos actuales, este peque√Īo detalle descrito por Viedma explicar√≠a c√≥mo fue que un pueblo anterior a los Moxos pudo realizar extensas representaciones geogr√°ficas precolombinas.
Un pueblo que usa obras hidr√°ulicas puede ser catalogado en distintas categor√≠as, a gusto del consumidor, pero un pueblo con escritura y con la capacidad de realizar extensas representaciones geogr√°ficas del tama√Īo de pa√≠ses sudamericanos, no se prestar√≠a f√°cilmente a un juego tan subjetivo.
Hasta donde se sabe, las ca√Īas y las tablas se han perdido, mientras que las representaciones geogr√°ficas siguen visibles y est√°n siendo protegidas.
Salu2,
David Antelo
http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

¬ęUn indio Moxo escribe los anales de su pueblo en una tabla o en un pedazo de ca√Īa, por medio de varios signos, cuya inteligencia y manejo pide mucha combinaci√≥n y una memoria feliz. Hay hombres que sin m√°s motivo ni raz√≥n que la de no alcanzar ni intender las ideas de los indios, fallan inmediatamente contra ellos, gradu√°ndolos de brutos: y es de admirar el s√©quito que han tenido sus sentencias. Da compasi√≥n o√≠rles decir: la lengua de los indios es una jerigonza incomprensible; son unos b√°rbaros, todo lo apuntan en unas ca√Īas o garrotes, que tienen llenos de rayas, etc. Si uno de estos cr√≠ticos vergonzantes hubiera visto a Newton, que con el m√°s y el menos algebraico (que tambi√©n se componen de rayas), se entreten√≠a en calcular el movimiento de los astros para determinar el verdadero sistema del mundo, hubiera dicho tambi√©n que el gran Newton era un idiota, y su an√°lisis un conjunto de garabatos, m√°s propio para adornar la puerta de un carbonero que para ilustrar el entendimiento humano.¬Ľ
Informe general del gobernador Ribera
Francisco de Viedma 1788
http://www.cervantesvirtual.com/servlet/SirveObras/01349419755460274088680/p0000004.htm
El mismo tema est√° escrito en ‚ÄúLa Geograf√≠a Cultural Aborigen de los llanos de Mojos‚ÄĚ de William M. Denevan, University of California Press, Berkeley, 1966 y en la versi√≥n castellana de Josep M. Barnadas en las p√°ginas 87 y 244.
Basado en los datos actuales, este peque√Īo detalle descrito por Viedma explicar√≠a c√≥mo fue que un pueblo anterior a los Moxos pudo realizar extensas representaciones geogr√°ficas precolombinas.
Un pueblo que usa obras hidr√°ulicas puede ser catalogado en distintas categor√≠as, a gusto del consumidor, pero un pueblo con escritura y con la capacidad de realizar extensas representaciones geogr√°ficas del tama√Īo de pa√≠ses sudamericanos, no se prestar√≠a f√°cilmente a un juego tan subjetivo.
Hasta donde se sabe, las ca√Īas y las tablas se han perdido, mientras que las representaciones geogr√°ficas siguen visibles y est√°n siendo protegidas.
Salu2,
David Antelo

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

No entiendo por qué nadie ha preguntado si en la No-Atlantis alguna vez existieron los animales descritos en la Atlántida de Platón.
Como nadie se digna a preguntar, yo mismo lo haré, porque este es el punto por el cual una persona informada podría partir.
Oye despistado, ¬ŅEn el territorio de los Antis alguna vez existieron manadas de caballos?
S√≠, hace unos 11.500 a√Īos atr√°s existieron los equidae en esta regi√≥n, pero se extinguieron en el borde del Pleistoceno ‚Äď Holoceno.
¬ŅEn el territorio de los Antis existi√≥ alguna raza de elefantes?
S√≠, tambi√©n se jodieron hace unos 11.500 a√Īos atr√°s, junto a los dientes de sable, megaterios y el saldo de mega fauna que existi√≥ en Sudam√©rica, dejando a las llamas y ciervos como los animales m√°s grandes, adem√°s de las Antas, Caimanes y Anacondas que viven en los pantanos.
¬ŅExistieron delfines en los Antis?
No, porque la pregunta est√° formulada en tiempo pasado. Los delfines, bufeos, a√ļn existen en los inmensos r√≠os y lagos de los Antis. Estos delfines de agua dulce tienen la desgracia de ser medio cegatones, por culpa de la turbiedad de las aguas, pero eso importa muy poco, ya que su sistema de sonar es espectacularmente bueno. Lo que quiere decir que los bufeos no cazan por solfa, sino por o√≠do.
Otra de sus gracias, que los diferencia de sus parientes marinos, es su aleta dorsal que es menos prominente, pero esta adaptaci√≥n les permite navegar entre los √°rboles sin enredarse y por el mismo motivo pueden doblar la cabeza. Estos extra√Īos animales blancos, grises y rosados no son como las motocicletas, que carecen de retro, ya que tienen la capacidad de nadar en reversa; caracter√≠stica que es muy √ļtil en galer√≠as de monte y sabanas inundables.
Oye, ahora s√≠ que sonaste, porque los Toros no figuran en tu No-Atlantis ¬ŅO s√≠ existieron?
Naturalmente que esto no tiene por qu√© parecerse al relato de Plat√≥n que habla de los Toros sagrados, ya que se trata de los Antis y no de Atlantis, pero resulta que los B√≥vidos tambi√©n fueron parte del elenco de la antigua extinci√≥n ocurrida hace 11.500 a√Īos.
No es cre√≠ble que cuando se unieron las Am√©ricas, hace entre 3 y 5 millones de a√Īos atr√°s, hayan cruzado del norte los equinos, smilodones, c√©rvidos y probosc√≠deos, dejando al margen del descubrimiento a los B√≥vidos. De hecho restos de un b√≥vido art√≠sticamente bautizado como Colombibos Atactodentus fueron encontrados en Colombia en 1960 por Hern√°ndez y Portas, mientras que en el 1971, en la Argentina, Holffstetter encontr√≥ el Plataterium.
Est√° claro que los restos de B√≥vidos en Sudam√©rica no son abundantes, pero esto no quiere decir que no hayan existido hace 11.500 a√Īos atr√°s. Adem√°s, no nos olvidemos que la zona en cuesti√≥n se llama Tr√≥pico y todos entendemos muy bien por qu√© raz√≥n es que los arque√≥logos y paleont√≥logos le huyen a estos lugares, concentr√°ndose en zonas des√©rticas, de monta√Īa y zonas tipo heladera.
Por lo visto, los equidae y los probosc√≠deos eran bastante abundantes en la regi√≥n tropical de los Antis, ya que, pese al clima extremo que intercala inundaciones y sequ√≠as, a√ļn se pueden encontrar sus restos en la sabana. En cuanto a los B√≥vidos, se sabe que no eran buenos navegantes y que su llegada a Sudam√©rica no se debe a la cig√ľe√Īa, as√≠ que la √ļnica alternativa que tuvieron para llegar hasta el sur fue sobre sus cuatro patas y sus restos √≥seos los delatan.
S√© muy bien que una de las preguntas m√°s cojudas que se puede hacer es el tema de los B√≥vidos, por el simple motivo de que se trata de una informaci√≥n muy poco difundida, que al ser ignorada induce a la mayor√≠a a afirmar que Sudam√©rica solo conoci√≥ a los B√≥vidos cuando los trajeron los europeos. Los hallazgos ‚Äúextra√Īos‚ÄĚ a los que hice referencia en p√°rrafos anteriores, se pueden considerar como peque√Īos agujeros negros que es mejor ignorar y seguir adelante con el paradigma establecido. La mayor√≠a de ellos no causan ning√ļn da√Īo, pero existen otros de mayor calibre que pueden hundir el bote y con esto me refiero a los hallazgos de Pedra Furada ‚Äď Brasil y Monte Verde ‚Äď Chile, que indudablemente atentan contra el Consenso de Clovis.

Salu2,
David Antelo

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Una hipótesis para el cataclismo del Younger Dryas.
http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
El cr√°ter se encuentra dentro de la sabana de los Antis y a menos de 240 km de la Isla de Anillos.

Salu2,
David Antelo

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

En el di√°logo de Timeo, o de la Naturaleza, se puede leer que el sacerdote de Sais, le comenta a Sol√≥n que la gran destrucci√≥n de Atlantis ocurri√≥ 9.000 a√Īos atr√°s. Esto quiere decir que se refer√≠a a un gran cataclismo ocurrido unos 11.500 a√Īos antes del presente.
La fecha en cuesti√≥n, a primera vista puede considerarse rid√≠cula, pero indudablemente que se trata de un periodo clave para distintas ramas de la ciencia moderna, que por razones ‚Äúobvias‚ÄĚ, no debieron ser del conocimiento del sacerdote de Sais. Sin embargo, su descripci√≥n y explicaci√≥n encaja perfectamente en una historia que nada tiene que ver con la mitolog√≠a.
Desde el punto de vista de los restos paleontol√≥gicos, se sabe muy bien que hace unos 11.500 a√Īos atr√°s ocurri√≥ una de las m√°s grandes extinciones en masa que ha visto el planeta. En este sentido, la Tierra, en su historia ha visto seis grandes extinciones y justamente una de ellas fue la que ocurri√≥ en el borde del Pleistoceno ‚Äď Holoceno.
Lo extra√Īo del asunto, es que no se puede culpar de la extinci√≥n en masa al periodo de deglaciaci√≥n, ya que antes de √©ste, hab√≠an ocurrido decenas de glaciaciones sin que se den las extinciones en masa que acontecieron en el Younger Dryas. Uno de los sospechosos que aparece en la lista es el humano, pero el problema es que nuestra especie ya hab√≠a visto eras de hielo anteriores y lo mismo se puede decir de nuestros primos Neandertales, que vivieron en Europa unos 250.000 a√Īos y en todas las eras de hielo que vieron pasar, no ocurri√≥ ninguna extinci√≥n masiva como la de Younger Dryas.
En un reciente reportaje de NatGeo, que trata sobre el Proyecto Genogr√°fico Humano, emprendido conjuntamente con IBM, por fin se dignaron a considerar, al menos tangencialmente, uno de los agujeros negros encontrado en Sudam√©rica. Esta peque√Īa referencia de NatGeo, hace unos pocos a√Īos atr√°s podr√≠a haberse considerado una herej√≠a absoluta, ya que pisa muchos callos y reputaciones del sacrosanto Consenso de Clovis, pero con 14.000 a√Īos de antig√ľedad certificada del humano en Sudam√©rica, la cuerda temporal del poblamiento tard√≠o se rompe muy f√°cilmente, ya que en este periodo, la masa Laurentina, no pudo crear un paso libre de hielos. De yapa, Monte Verde ‚Äď Chile, no queda a la vuelta de la esquina de Bering, sino en el hemisferio opuesto y es sabido que en esa √©poca no exist√≠a una sociedad Brit√°nico ‚ÄďFrancesa que construyese el Concorde.
En este sentido, si aplican el razonamiento de la Navaja de Occam al √ļltimo video de Yesusa`iri, ver√°n que cuenta con el ingrediente indispensable de la coherencia y la soluci√≥n m√°s simple explicar√≠a muchos agujeros negros en distintas ramas de la ciencia, como ser la Arqueolog√≠a, Antropolog√≠a, Geolog√≠a, Climatolog√≠a o la Paleontolog√≠a, pero si intentan desmenuzar un poco m√°s al detalle el asunto, se topar√°n con la explicaci√≥n del 10% de los Haplogrupos nucleares encontrados en las Am√©ricas y los extra√Īos Haplogrupos Mitocondriales.
El video lo pueden ver en:
http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
Si los Apocalipsis no los asustan, espero que se diviertan.
Alguien alguna vez hizo la pregunta capciosa de si me hab√≠a quedado sin argumentos. Si esta persona se toma el tiempo de ver el video, se dar√° cuenta f√°cilmente que se trata de un resumen de 10 minutos y antes que se le ocurra preguntar si me qued√© sin tinta, le responder√© que una cosa son sus deseos y otra muy distinta son los datos que a√ļn se guardan en Yesusa`iri. Si aun duda de esta afirmaci√≥n, est√° cordialmente invitado a pasearse por la pecera llena de palometillas y as√≠ todos veremos de qu√© est√°n hechas sus ‚Äúverdades‚ÄĚ.
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Como hace tiempo que no escribo, voy a copiar textualmente una noticia que me llegó anoche y dice lo siguiente:
“Querido Davico,
Te envío este articulo que acabo de encontrar en internet y que acaba de ser publicado.

¡Por fin! Habrían descubierto El Dorado

Por medio de fotograf√≠as tomadas desde el espacio, expertos han descubierto gigantescos mont√≠culos en la cuenca amaz√≥nica, apuntando a una sofisticada cultura precolombina. Una compleja red de estructuras que abarca m√°s de 250 kil√≥metros y que los conquistadores espa√Īoles buscaron infructuosamente.
POR RORY CARROLL | 09/01/2010 | 23:02

LONDRES (The Guardian). El Dorado fue una supuesta civilizaci√≥n amaz√≥nica que rivaliz√≥ con los incas y aztecas, pero que los conquistadores espa√Īoles jam√°s hallaron. En 1920, el brit√°nico Percy Fawcett dirigi√≥ una expedici√≥n para encontrarlo, pero nunca m√°s se supo de √©l, desaparici√≥n que inspir√≥ a Conan Doyle El mundo perdido.

Es la leyenda que atrajo a legiones de exploradores y aventureros a sus muertes: un antiguo imperio de ciudadelas y tesoros escondidos en lo profundo de la selva amaz√≥nica. Conquistadores espa√Īoles se aventuraron en su b√ļsqueda, seguidos a trav√©s de los siglos por otros convencidos de que encontrar√≠an una civilizaci√≥n perdida que rivaliza con aztecas e incas.

Algunos buscadores lo llamaban El Dorado, otros la Ciudad de Z. Pero la selva los tragaba y nada se encontró, solidificando su mito. La Amazonía era demasiado inhóspita, dijeron los eruditos del siglo XX, para permitir grandes asentamientos humanos.

Ahora, sin embargo, los condenados so√Īadores han demostrado estar en lo correcto: hubo una gran civilizaci√≥n. Nuevas im√°genes satelitales y sobrevuelos han revelado m√°s de 200 enormes obras terrestres geom√©tricas labradas en la cuenca del alto Amazonas cerca del l√≠mite de Brasil con Bolivia.

Cubriendo m√°s de 250 kil√≥metros, hay cuadrados y otras formas geom√©tricas formando una red de avenidas y veredas que se constru√≠an antes de que Col√≥n llegar√° al nuevo mundo. Algunos lo datan tan atr√°s como en 200 a.C., otros al a√Īo 1283.

Científicos que han mapeado las obras creen que podría haber otras 2.000 estructuras bajo la selva, vestigios de una sociedad desaparecida. Las estructuras, muchas de las cuales han sido reveladas por el despeje de bosques para la agricultura, apuntan a una sofisticada sociedad precolombina constructora de monumentos, dijo la revista Antiquity, que publicó la investigación.

El artículo agrega: El hasta ahora desconocido pueblo construyó obras de preciso plan geométrico conectado por vías rectas. La cultura se extiende por una región de más de 250 kilómetros, y explota tanto las planicies de inundación como las tierras altas no hemos visto hasta ahora más de una décima parte.

Las estructuras podrían haber mantenido a una población de 60 mil personas, más que en muchas ciudades medievales europeas.

Los descubrimientos han demolido las ideas de que los sue√Īos en el Alto Amazonas eran demasiado pobres para sustentar una agricultura extensiva, dice Denise Schaan, coautora del estudio y antrop√≥loga de la Universidad Federal de Par√°, en Bel√©m, Brasil. Dijo al National Geographic: Encontramos que este cuadro est√° equivocado. Y hay mucho m√°s por descubrir en estos lugares, es interminable. Cada semana encontramos nuevas estructuras.

Muchos de los montículos eran simétricos y se orientaban al norte, generando teorías de que tenían significación astronómica. A los investigadores les sorprendió especialmente que las obras en las planicies anegables y en las tierras altas fueran de un estilo similar, lo que sugiere que todas fueron construidas por la misma cultura. En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas, dijo Schaan.

Las primeras formas geométricas fueron detectadas en 1999, pero es sólo ahora, a medida que la imaginería satelital revela lugares, que está quedando clara la escala de los asentamientos. Algunos antropólogos dicen que rivalizan con las pirámides de Egipto.

Estas revelaciones est√°n reventando nuestras percepciones acerca de c√≥mo era realmente Am√©rica antes de Col√≥n, dijo David Grann, autor de La ciudad perdida de Z, un libro acerca de un intento de la d√©cada de 1920 por encontrar se√Īales de civilizaciones amaz√≥nicas.

Los descubrimientos est√°n desafiando presunciones largo tiempo instaladas respecto de la Amazon√≠a donde s√≥lo podr√≠an haber existido peque√Īas tribus primitivas, y respecto de los l√≠mites que el medio ambiente impon√≠a al auge de civilizaciones. Tambi√©n est√°n reivindicando, dijo Grann, a Percy Fawcett, el brit√°nico que dirigi√≥ la expedici√≥n para encontrar la Ciudad de Z. El grupo de Fawcett se esfum√≥, dando origen a un misterio e inspirando el libro de Conan Doyle El mundo perdido.‚ÄĚ
Salu2,
David
http://www.youtube.com/watch?v=t9-Maq2AJFo
http://www.youtube.com/watch?v=R-b6SjeaAkY

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

http://spanish.peopledaily.com.cn/92121/6871331.html

ESPA√ĎOL
Se descubren en Brasil las ruinas de una antigua civilización amazónica

Estas formas geométricas eran importantes símbolos de la época.
Los signos de lo que podría ser una civilización antigua previamente
desconocida est√°n saliendo de debajo de los √°rboles talados del la
región amazónica. En total son 260 enormes avenidas, largos canales de
riego y cercados para el ganado que han sido divisadas desde el aire
casi en la frontera entre Bolivia y Brasil.

Nuevas im√°genes satelitales y sobrevuelos por la zona han revelado m√°s
de 200 enormes obras terrestres geométricas labradas en la cuenca del
alto Amazonas, cerca del límite de Brasil con Bolivia. Cubriendo más
de 240 kilómetros, hay cuadrados y otras formas geométricas formando
una red de avenidas y veredas que se construyeron antes de que Colón
llegara al Nuevo Mundo. Algunos se remotan al a√Īo 200 AC , y otros al
a√Īo 1283.

“En la arqueología amazónica siempre se tiene esta idea de que se
encuentra a diferentes pueblos en diferentes ecosistemas‚ÄĚ, dijo Denise
Schaan, de la Universidad Federal de Par√°, en Bel√©m, Brasil. Seg√ļn su
cálculo, la construcción de estas obras necesitó del trabajo de unas
60 mil personas, mientras posiblemente a√ļn quedan miles de
construcciones semejantes en el fondo de la selva por descubrir.

La visi√≥n tradicional es que antes de la llegada de los espa√Īoles y
portugueses en el siglo XV no existían sociedades complejas en la
cuenca amazónica, en contraste con la región de los Andes, al oeste,
donde los Incas construyeron sus ciudades. Ahora la deforestación, el
aumento de los viajes aéreos y de las imágenes de satélite están
contando una historia diferente. (CIIC)
18/01/2010

Las imágenes satelitales muestran construcciones con formas geométricas.

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Un mito poco platónico.
Separemos lo real de lo aparente.
http://www.youtube.com/watch?v=B63cZjgykHo
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Rompamos alg√ļn paradigma.
¬ŅConocen las l√≠neas de Nazca?
Se trata de unas figuras bastante conocidas, pero lo m√°s probable es que desconozcan las mega figuras de los Antis formadas con camellones precolombinos.
http://www.youtube.com/watch?v=yuZjTQDy70M
A este hallazgo se lleg√≥ gracias a los mapas precolombinos descifrados en el 2006-2007 y que se encuentran en los bordes monta√Īosos de los Antis.
Que se diviertan!
Salu2,
David

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Les paso un video sobre la Civilización Hidráulica de los Antis.

http://www.youtube.com/watch?v=50vMwD0DIfk

Votación: 0.0/5 (0 votos cast)

Escriba un comentario


[x] Cerrar
E-mail